PLANIFICACIÓN BASADA EN OBJETIVOS

Más padres quieren ayudar a sus hijos a comprar una casa

Históricamente, muchos padres toman la decisión de ayudar a sus hijos a comprar casa. Sin embargo, en el ajustado mercado actual (con tasas de interés más altas, número récord de compradores jóvenes y escasez de vivienda en algunos lugares), la adquisición de bienes raíces residenciales se ha convertido, más que nunca, en un asunto familiar.

Para aquellos padres que desean apoyar a sus hijos financieramente en este tipo de compras, la pregunta pasa a ser: ¿cuáles son las opciones? Para ayudarle a decidir, repasamos algunas de las cuestiones clave que quizás desee explorar y analizamos las principales herramientas que los padres suelen utilizar para ayudar a sus hijos a comprar una casa: donaciones directas, préstamos, arrendamientos y donaciones a fideicomisos irrevocables.

La presión aumenta: tendencias demográficas e inmobiliarias

Últimamente, cada vez más clientes nos preguntan cuál es la mejor forma de ayudar a sus hijos a comprar su primera vivienda. Esto no nos sorprende, dada la fuerte competencia, los precios y las tasas hipotecarias tan altas.

Durante la pandemia, muchos mercados inmobiliarios locales en Estados Unidos experimentaron dramáticos aumentos de precios (el promedio nacional se ubicó en un sorprendente 39% entre junio de 2020 y agosto de 20221). Si bien en algunas áreas estos pueden haber bajado un poco, la disminución no ha sido significativa en la mayor parte del país, ni se espera que ocurra, porque:

  • La demanda sigue siendo fuerte. Los millennials (personas entre 27 y 44 años) son ahora el grupo generacional más grande en Estados Unidos (alrededor de 72 millones) y representan el mayor porcentaje de compradores de viviendas nuevas (43%, según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios). Se espera que sean la fuerza dominante en el mercado interno en los próximos años2.
  • La oferta sigue siendo limitada. Desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, el desarrollo de nuevas viviendas en Estados Unidos ha estado por detrás de la demanda. Estimamos que hoy esta brecha totaliza aproximadamente entre 2 y 2.5 millones de unidades3.

Además, el reciente aumento de las tasas hipotecarias está exacerbando la escasez –aunque parezca contraintuitivo-- , ya que los propietarios que refinanciaron cuando éstas eran bajas no tienen incentivos para mudarse y asumir una nueva hipoteca más cara (2020 registró el mayor número de refinanciamientos y 2021 el tercero, sólo por detrás de 2003)4.

Los hijos de nuestros clientes, acostumbrados a determinados estilos de vida, buscan distritos escolares con buenas calificaciones para la educación de sus hijos, que suelen estar ubicados en las zonas de mayor precio.

¿Cuánto puede (y/o quiere) ayudar?

Antes de decidir qué herramientas podría utilizar para ayudar a sus hijos a comprar una casa, le recomendamos que evalúe cuidadosamente el impacto potencial que podría tener sobre sus propios objetivos patrimoniales.

Por ejemplo, ¿quiere ayudar solo con el pago inicial o con el precio total de la compra? ¿Quién será responsable de los costos de mantenimiento y mejoras futuras? Si tiene varios hijos, ¿tiene la capacidad y voluntad de hacer lo mismo con todos?

Es importante que incluya sus respuestas en su plan patrimonial personal para asegurar que no está poniendo en riesgo ningún otro objetivo.

También le recomendamos que considere todas las posibles consecuencias familiares que podrían surgir a raíz de esta decisión. Por ejemplo: ¿qué tipo de política de regalos le gustaría adoptar y cómo la comunicaría? Hay muchas formas de hacerlo. Mientras algunos padres dicen a sus hijos "esta es tu herencia anticipada", otros establecen una cierta cantidad de dólares como regalo sin importar en qué la usen.

Independientemente de lo que decida, queda pendiente aún la cuestión de cómo, exactamente, puede ayudar a su hijo.

1. Regalos: solo dé el dinero a sus hijos

Probablemente la opción más sencilla es dar el efectivo para el pago inicial de una casa o comprarla sin deudas. En Estados Unidos es casi seguro que tendrá que presentar una declaración de impuesto sobre donaciones. Podría estar exento de pagarlo si con el regalo excede el monto total de donaciones de por vida sujetas a impuestos, el cual, en 2023, es de 12.9 millones de dólares por persona5.

Si usted aporta sólo lo suficiente para el pago inicial, su hijo probablemente solicitará una hipoteca para el resto de la compra. Si los ingresos y/o bienes de éste no son suficientes por sí solos para calificar, usted podría actuar como co-prestatario o (bajo ciertas circunstancias) como garante6.

Esta estrategia de donación supone que su hijo será el propietario, ya sea solo o con su cónyuge. Esto significa que la casa podría estar sujeta a posibles acreedores, entre estos el mismo cónyuge en caso de divorcio (podría salvarlo de perderla si coloca el aporte en un fideicomiso bien redactado y administrado en lugar de darle el dinero directamente).

2. Préstamos: actúe como el banco de su hijo

También podría prestarle dinero a su hijo (incluso el monto total de la compra) y pedirle que ponga el título de propiedad solo a nombre de sí mismo (para protegerse contra las reclamaciones de potenciales acreedores, el préstamo podría otorgarse a un fideicomiso en beneficio de su hijo, quien pasaría entonces a ser el titular).

El préstamo debe quedar registrado en una nota. Para que el Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés) no trate parte alguna de este préstamo como un regalo, debe tener una tasa de interés mínima (Tasa Federal Aplicable o “AFR” por sus siglas en inglés), que casi siempre es más baja que la hipotecaria.

El interés que reciba de este préstamo sería un ingreso sujeto a impuestos para usted. Si éste está garantizado por una hipoteca, su hijo podría tratar los intereses de los primeros 750 mil dólares de la deuda como intereses hipotecarios deducibles.

En muchos casos, los padres optan por no cobrar intereses e, incluso, tienden a perdonar el aporte total hasta el monto de exclusión anual del impuesto sobre donaciones (en 2023: 17 mil dólares por cada padre/donatario o 34 mil dólares por pareja). En este caso, los intereses condonados siguen siendo ingresos para los padres y el impuesto se paga a tasas ordinarias7.

Es común que los padres utilicen su propio dinero en efectivo para la donación o préstamo intrafamiliar que permite al hijo comprar casa. Pero hay otra opción que brinda más flexibilidad: algunas empresas permiten usar activos (generalmente valores negociables) como garantía. A menudo, esta garantía es usada en lugar de un pago inicial y ofrece el beneficio de permitir que esos activos permanezcan invertidos y sigan creciendo con el tiempo, y evita cualquier implicación relacionada con donaciones.

3. Arrendamientos: alquile a su hijo

Si es propietario de la casa en la que vive su hijo, puede evitar las consecuencias del impuesto sobre donaciones alquilándosela por un monto que refleje el valor justo de mercado (puede ser determinado por un agente de bienes raíces). Estos ingresos estarían sujetos al impuesto sobre la renta. Si la vivienda es una propiedad comercial, los costos de mantenimiento ordinarios (como impuestos, mantenimiento, entre otros) pueden ser deducibles8.

Debido a que usted es el propietario, la casa formará parte de su patrimonio (o del de su cónyuge). Por lo tanto, querrá incluirla en sus planes patrimoniales generales.

4. Fideicomisos: opciones complicadas pero interesantes

Utilizar un fideicomiso irrevocable puede ser una forma elegante de brindar asistencia financiera, pero su implementación no es fácil ni económica. Es posible que usted ya tenga uno en beneficio de su hijo y posiblemente pueda usarlo para facilitar la compra de una casa.

Si elige seguir este camino, existen opciones:

  • El fideicomiso irrevocable podría comprar la propiedad.

El fideicomiso podría comprar la casa al contado, tal vez después de vender algunos activos o pedir prestado contra estos.

También podría usar su propio efectivo para hacer un pago inicial y el resto del precio de compra se financiaría con una hipoteca. En este caso, el fideicomiso sería el prestatario, casi siempre respaldado por una garantía personal de un particular.

De cualquier manera, el fideicomiso irrevocable es dueño de la casa y pagaría todos los gastos que corresponden a un “propietario” (impuestos, seguro y cargos comunes), por lo que necesitará tener suficiente liquidez para ello. Su hijo (porque es beneficiario del fideicomiso) tendría derecho a vivir allí sin pagar alquiler, pero el cónyuge no tendría derecho actual o futuro alguno sobre la propiedad.

  • El fideicomiso irrevocable hace una distribución para que su hijo y su cónyuge puedan comprar y ser propietarios de la vivienda de forma conjunta.

La ley estatal regirá cómo se tratará esta “propiedad conyugal”. Generalmente, una distribución fiduciaria a un beneficiario casado es solo de su propiedad. Sin embargo, si éste utiliza el monto distribuido para comprar una vivienda junto a su cónyuges, se puede considerar que, efectivamente, ha realizado una donación a su pareja.

Obtener su capital...

Cada individuo y familia son únicos. Dicho esto, muchos compradores jóvenes podrían encontrar que una hipoteca a tasa variable (ARM por sus siglas en inglés) tiene más sentido que una a tasa fija porque:

  1. Creemos que es probable que las tasas bajen en los próximos años, por lo que podría pagar una ARM más baja ahora (en comparación con una hipoteca a tasa fija) y refinanciar más tarde, potencialmente a un producto fijo.
  2. La mayoría de los compradores de entre 20 y 30 años no compran casa “para siempre” y es probable que la vendan en los próximos cinco a 10 años (el promedio histórico de este grupo para una hipoteca es de siete años).

Además, los hijos de padres con una relación establecida con la empresa financiera adecuada podrían:

  • Obtener condiciones más favorables para las hipotecas.
  • Disfrutar de un aval flexible (que puede ser importante para quienes carecen de un historial de ingresos y dependen de distribuciones fiduciarias).
  • Proteger su privacidad: mediante el uso de entidades (por ejemplo, fideicomisos y compañías de responsabilidad limitada) para estructurar la hipoteca.

Podemos ayudarlo

Su equipo de J.P. Morgan está disponible para ayudarlo a usted y a sus hijos a analizar todas sus opciones y encontrar el enfoque que mejor se adapte a su familia.

1Fuente: Standard & Poor's, Haver Analytics. Información al 31 de diciembre de 2022.

2Fuente: Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios. Información al 30 de septiembre de 2023.

3Fuentes: Haver Analytics y Banco Privado de J.P. Morgan. Información al 30 de septiembre de 2023.

4Freddie Mac.

5Sólo Connecticut tiene un impuesto sobre donaciones y el límite para la exención es de 12.9 millones de dólares. Este material se distribuye no constituye asesoramiento contable, legal o fiscal. Consulte con su asesor legal o fiscal sobre dichos asuntos. Para discutir en detalle los riesgos asociados con cualquier inversión, revise el memorando de oferta y hable con su asesor de J.P. Morgan. JPMorgan Chase & Co. y sus subsidiarias no brindan asesoramiento contable, legal o fiscal.

6Si bien muchos asesores legales y fiscales consideran que la garantía de los padres sobre la hipoteca de un hijo no es un regalo, recomendamos confirmarlo con sus asesores fiscales.

7Fuente: Código de Rentas Internas, Sección 61(A)(5).

8Para obtener información adicional, consulte la publicación 527 del IRS, “Propiedad de alquiler residencial” en https://www.irs.gov/publications/p527. Este material se distribuye no constituye asesoramiento contable, legal o fiscal. Consulte con su asesor legal o fiscal sobre dichos asuntos. Para discutir en detalle los riesgos asociados con cualquier inversión, revise el memorando de oferta y hable con su asesor de J.P. Morgan. JPMorgan Chase & Co. y sus subsidiarias no brindan asesoramiento contable, legal o fiscal.

Si usted es uno de ellos, esta guía rápida le ofrece información sobre las principales herramientas y otras cuestiones clave que tener en cuenta

EXPLORE TODAS LAS POSIBILIDADES DE SU PATRIMONIO

Contáctenos
Información importante

INFORMACIÓN IMPORTANTE

Este documento es solo para fines informativos y puede orientarle acerca de determinados productos y servicios ofrecidos por los negocios de gestión de patrimonios de J.P. Morgan, que pertenece a JPMorgan Chase & Co. (“JPM”). Los productos y servicios descritos, así como las comisiones, los gastos y los tipos de interés asociados, pueden sufrir modificaciones de acuerdo con los contratos de cuenta aplicables, además de diferir entre ámbitos geográficos.

No todos los productos y servicios se ofrecen en todas las regiones. Si es una persona con discapacidad y necesita asistencia adicional para acceder a este documento, póngase en contacto con su equipo de J.P. Morgan o envíenos un correo electrónico a accessibility.support@jpmorgan.com para obtener ayuda. Por favor, lea toda la información importante.

RIESGOS Y CONSIDERACIONES GENERALES. Las opiniones, las estrategias y los productos que se describen en este documento pueden no ser adecuados para todas las personas y comportan riesgos. Los inversores podrían recuperar menos del importe invertido y la rentabilidad histórica no es un indicador fiable de resultados futuros. La asignación/diversificación de activos no garantiza beneficios o protección contra pérdidas. Nada de lo incluido en este documento debe utilizarse como único elemento de juicio para tomar una decisión de inversión. Se le insta a analizar minuciosamente si los servicios, los productos, las clases de activos (por ejemplo, renta variable, renta fija, inversiones alterativas y materias primas) o las estrategias que se abordan resultan adecuados en vista de sus necesidades. También debe tener en cuenta los objetivos, los riesgos, las comisiones y los gastos asociados al servicio, el producto o la estrategia de inversión antes de tomar una decisión de inversión. Para ello y para obtener información más completa, así como para abordar sus objetivos y su situación, póngase en contacto con su equipo de J.P. Morgan.

NO CONFIANZA. Ciertos datos incluidos en este documento se consideran fiables; sin embargo, JPM no declara ni garantiza su precisión, su fiabilidad o su integridad y excluye cualquier responsabilidad por pérdidas o daños (directos o indirectos) derivados de la utilización, total o parcial, de este documento. JPM no formula declaraciones o garantías con respecto a los cálculos, los gráficos, las tablas, los diagramas o los comentarios que pueda contener este documento, cuya finalidad es meramente ilustrativa/orientativa. Las perspectivas, las opiniones, las estimaciones y las estrategias que se abordan en este documento constituyen nuestro juicio con base en las condiciones actuales del mercado y pueden cambiar sin previo aviso. JPM no asume obligación alguna de actualizar la información que se recoge en este documento en caso de que se produzcan cambios en ella. Las perspectivas, las opiniones, las estimaciones y las estrategias que aquí se abordan pueden diferir de las expresadas por otras áreas de JPM y de las opiniones expresadas con otros propósitos o en otros contextos; este documento no debe considerarse un informe de análisis. Los resultados y los riesgos proyectados se basan únicamente en los ejemplos hipotéticos citados y los resultados y los riesgos reales variarán según circunstancias específicas. Las declaraciones prospectivas no deben considerarse garantías o predicciones de eventos futuros.

Nada de lo indicado en este documento se entenderá que da lugar a obligación de asistencia o relación de asesoramiento alguna hacia usted o un tercero. Nada de lo indicado en este documento debe considerarse oferta, invitación, recomendación o asesoramiento (de carácter financiero, contable, jurídico, fiscal o de otro tipo) por parte de J.P. Morgan y/o sus equipos o empleados, con independencia de que dicha comunicación haya sido facilitada a petición suya o no. J.P. Morgan y sus filiales y empleados no prestan servicios de asesoramiento fiscal, jurídico o contable. Consulte a sus propios asesores fiscales, jurídicos y contables antes de realizar operaciones financieras.

INFORMACIÓN IMPORTANTE SOBRE SUS INVERSIONES Y POSIBLES CONFLICTOS DE INTERÉS

Surgirán conflictos de interés cuando JPMorgan Chase Bank, N.A. o cualquiera de sus filiales (conjuntamente, “J.P. Morgan”) tengan un incentivo real o supuesto, de índole económica o de otro tipo, en la gestión de las carteras de nuestros clientes para actuar de un modo que beneficie a J.P. Morgan. Surgirán conflictos, por ejemplo (en la medida en que las siguientes actividades estén autorizadas en su cuenta): (1) cuando J.P. Morgan invierta en un producto de inversión, como un fondo de inversión, un producto estructurado, una cuenta de gestión separada o un hedge fund que emita o gestione JPMorgan Chase Bank, N.A. o una filial, como J.P. Morgan Investment Management Inc.; (2) cuando una entidad de J.P. Morgan obtenga servicios, incluidas la ejecución y la compensación de operaciones, de una filial; (3) cuando J.P. Morgan reciba un pago como resultado de la compra de un producto de inversión por cuenta de un cliente; o (4) cuando J.P. Morgan reciba un pago por la prestación de servicios (incluidos servicios a accionistas, mantenimiento de registros o custodia) con respecto a productos de inversión adquiridos para la cartera de un cliente. Otros conflictos surgirán por las relaciones que J.P. Morgan mantenga con otros clientes o cuando J.P. Morgan actúe por cuenta propia.

Las estrategias de inversión se seleccionan entre las de los gestores de J.P. Morgan y otros externos y son objeto de un proceso de revisión por parte de nuestros equipos de análisis de gestores. De ese grupo de estrategias, nuestros equipos de elaboración de carteras seleccionan aquellas que consideramos adecuadas conforme a nuestros objetivos de asignación de activos y previsiones a fin de cumplir el objetivo de inversión de la cartera.

Por lo general, preferimos las estrategias gestionadas por J.P. Morgan. Esperamos que el porcentaje de estrategias gestionadas por J.P. Morgan sea alto (de hecho, hasta de un 100%) en estrategias como, por ejemplo, de liquidez y renta fija de alta calidad, con supeditación a la legislación vigente y a cualesquiera consideraciones específicas de la cuenta.

Si bien nuestras estrategias de gestión interna suelen estar bien alineadas con nuestras previsiones y estamos familiarizados con los procesos de inversión y con la filosofía de riesgos y cumplimiento de la firma, debemos señalar que J.P. Morgan percibe en conjunto más comisiones cuando se incluyen estrategias gestionadas internamente. Ofrecemos la opción de excluir estrategias gestionadas por J.P. Morgan (que no sean productos de efectivo y liquidez) en determinadas carteras.

ENTIDAD LEGAL, MARCA E INFORMACIÓN REGULATORIA

En Estados Unidos, los depósitos bancarios y los servicios relacionados, incluidas las cuentas corrientes, las cuentas de ahorro y los préstamos bancarios, los ofrece JPMorgan Chase Bank, N.A. Miembro de la FDIC.

JPMorgan Chase Bank, N.A. y sus filiales (conjuntamente, “JPMCB”) ofrecen productos de inversión, que pueden incluir cuentas bancarias de inversión gestionadas y de custodia, en el marco de sus servicios fiduciarios y de administración. Otros productos y servicios de inversión, tales como las cuentas de intermediación y asesoramiento, se ofrecen a través de J.P. Morgan Securities LLC (“JPMS”), miembro de la FINRA y la SIPC. Los productos de seguro están disponibles a través de Chase Insurance Agency, Inc. (CIA), agencia de seguros con licencia, que lleva a cabo su actividad como Chase Insurance Agency Services, Inc. en Florida. JPMCB, JPMS y CIA son sociedades filiales bajo el control común de JPM. Productos no disponibles en todos los estados.

En Alemania, este documento lo emite J.P. Morgan SE, con domicilio social en Taunustor 1 (TaunusTurm), 60310 Fráncfort (Alemania), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE). En Luxemburgo, este documento lo emite J.P. Morgan SE – Luxembourg Branch, con domicilio social en European Bank and Business Centre, 6 route de Trèves, L-2633 Senningerberg (Luxemburgo), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Luxembourg Branch también está supervisada por la Commission de Surveillance du Secteur Financier (CSSF); inscrita en el Registro mercantil de Luxemburgo con el número B255938. En el Reino Unido, este documento lo emite J.P. Morgan SE – London Branch, con domicilio social en 25 Bank Street, Canary Wharf, Londres E14 5JP, autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – London Branch también está supervisada por la Autoridad de Conducta Financiera y la Autoridad de Regulación Prudencial. En España, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE, Sucursal en España, con domicilio social en Paseo de la Castellana 31, 28046 Madrid (España), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE, Sucursal en España también está supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV); inscrita en el Banco de España como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 1567. En Italia, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Milan Branch, con domicilio social en Via Cordusio, n.3, 20123 Milán (Italia), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Milan Branch también está supervisada por el Banco de Italia y la Commissione Nazionale per le Società e la Borsa (CONSOB); inscrita en el Banco de Italia como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 8076; número de registro de la Cámara de Comercio de Milán: REA MI - 2536325. En los Países Bajos, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Amsterdam Branch, con domicilio social en World Trade Centre, Tower B, Strawinskylaan 1135, 1077 XX, Ámsterdam (Países Bajos), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Amsterdam Branch también está autorizada y supervisada por De Nederlandsche Bank (DNB) y la Autoriteit Financiële Markten (AFM) en los Países Bajos. Inscrita en la Kamer van Koophandel como sucursal de J.P. Morgan SE con el número de registro 72610220. En Dinamarca, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Copenhagen Branch, filial de J.P. Morgan SE, Tyskland, con domicilio social en Kalvebod Brygge 39-41, 1560 København V (Dinamarca), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Copenhagen Branch, filial de J.P. Morgan SE, Tyskland también está sujeta a la supervisión de la Finanstilsynet (la autoridad danesa de supervisión financiera) e inscrita en la Finanstilsynet como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 29010. En Suecia, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Stockholm Bankfilial, con domicilio social en Hamngatan 15, 11147 Estocolmo (Suecia), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Stockholm Bankfilial también está sujeta a la supervisión de Finansinspektionen (la autoridad sueca de supervisión financiera); inscrita en Finansinspektionen como sucursal de J.P. Morgan SE. En Bélgica, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Brussels Branch, con domicilio social en 35 Boulevard du Régent, 1000 Bruselas (Bélgica), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central Alemán (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE Brussels Branch también se encuentra supeditada a la supervisión del Banco Nacional de Bélgica (NBB) y la Autoridad de Servicios y Mercados Financieros (FSMA) en Bélgica; inscrita ante el NBB con el número de registro 0715.622.844. En Grecia, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Athens Branch, con domicilio social en 3 Haritos Street, 10675 Atenas (Grecia), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central Alemán (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Athens Branch también está supeditada a la supervisión del Banco de Grecia; inscrita ante el Banco de Grecia como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 124; número de registro en la Cámara de Comercio de Atenas 158683760001; número de IVA 99676577. En Francia, este documento lo distribuye JPMorgan Chase Bank, N.A. – Paris Branch, con domicilio social en 14, Place Vendôme, París 75001 (Francia), inscrita en el Registro del Tribunal mercantil de París con el número 712 041 334, titular de licencia concedida por la Autoridad bancaria francesa, la Autorité de Contrôle Prudentiel et de Résolution, y supervisada por la Autorité des Marchés Financiers para prestar servicios de inversión en territorio francés. En Suiza, este documento lo distribuye J.P. Morgan (Suisse) SA, regulada en Suiza por la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero de Suiza (FINMA). J.P. Morgan (Suisse) SA, con domicilio social en rue du Rhône, 35, 1204, Ginebra (Suiza), autorizada y supervisada por la Autoridad Supervisora del Mercado Financiero de Suiza (FINMA), como banco y agente de valores en Suiza. 

Esta comunicación constituye publicidad a efectos de la Directiva relativa a los Mercados de Instrumentos Financieros (MiFID II), y la Ley de Servicios Financieros de Suiza (FinsA). Los inversores no deben suscribir ni comprar ningún instrumento financiero mencionado en este documento publicitario si no es basándose en la información incluida en cualquier documento legal aplicable que se esté o vaya a estar disponible en las jurisdicciones relevantes (según se requiera).

En Hong Kong, este documento lo distribuye JPMCB, Hong Kong Branch. JPMCB, sucursal de Hong Kong está regulada por la Autoridad Monetaria de Hong Kong y la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En Hong Kong, dejaremos de utilizar sus datos personales para fines de marketing sin cargo alguno si así lo solicita. En Singapur, este documento lo distribuye JPMCB, Singapore Branch. JPMCB, sucursal de Singapur está regulada por la Autoridad Monetaria de Singapur. Los servicios de negociación y asesoramiento, así como los de gestión discrecional de inversiones, se los presta JPMCB, sucursal de Hong Kong/Singapur (según se le notifique). Los servicios bancarios y de custodia se los presta JPMCB Singapore Branch. El contenido de este documento no lo ha revisado ninguna autoridad reguladora de Hong Kong, Singapur ni de ninguna otra jurisdicción. Le recomendamos que actúe con precaución en lo que respecta a este documento. Si tiene alguna duda sobre algo de lo que se indica en este documento, le recomendamos que solicite asesoramiento profesional independiente. En el caso de los documentos que constituyen publicidad de productos con arreglo a la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act) y la Ley de asesores financieros (Financial Advisers Act), se hace constar que dicha publicidad no la ha revisado la Autoridad Monetaria de Singapur. JPMorgan Chase Bank, N.A. es una sociedad bancaria nacional constituida con arreglo a las leyes de Estados Unidos y, como persona jurídica, la responsabilidad de sus accionistas es limitada.

En lo concerniente a los países latinoamericanos, puede que la distribución de este documento esté restringida en ciertas jurisdicciones. Es posible que le ofrezcamos y/o le vendamos valores u otros instrumentos financieros que no puedan registrarse y no sean objeto de una oferta pública en virtud de la legislación de valores u otras normativas financieras vigentes en su país de origen. Le ofrecemos y/o vendemos dichos valores o instrumentos exclusivamente de forma privada. Las comunicaciones que le enviemos con respecto a dichos valores o instrumentos —incluidos, entre otros, un folleto, un pliego de condiciones u otro documento de oferta— no tienen como fin constituir oferta de venta o invitación para comprar valores o instrumentos en ninguna jurisdicción en la que dicha oferta o invitación sea ilegal. Además, la transferencia posterior por su parte de dichos valores o instrumentos puede estar sujeta a ciertas restricciones regulatorias y/o contractuales, siendo usted el único responsable de verificarlas y cumplirlas. En la medida en que el contenido de este documento haga referencia a un fondo, el fondo no podrá ofrecerse públicamente en ningún país de América Latina sin antes registrar los títulos del fondo de acuerdo con las leyes de la jurisdicción correspondiente.

Las referencias a “J.P. Morgan” remiten a JPM, sus sociedades dependientes y sus filiales de todo el mundo. “J.P. Morgan Private Bank” es el nombre comercial de la división de banca privada de JPM. Este documento tiene como fin su uso personal y no debe distribuirse a, ni ser utilizado por, otras personas, ni ser copiado para fines no personales sin nuestro permiso. Si tiene alguna pregunta o no desea continuar recibiendo estas comunicaciones, no dude en ponerse en contacto con su equipo de J.P. Morgan.

© 2023 JPMorgan Chase & Co. Todos los derechos reservados.

CONOZCA MÁS Acerca de nuestra firma y los profesionales de la inversión a través de FINRA Brokercheck

Para conocer más sobre el negocio de inversiones de J.P. Morgan, incluyendo nuestras cuentas, productos y servicios, así como nuestra relación con usted, por favor revise nuestro Formulario CRS de J.P. Morgan Securities LLC y la Guía de Servicios de Inversión y Productos de Corretaje.

 

JPMorgan Chase Bank, N.A. y sus afiliadas (colectivamente “JPMCB”) ofrecen productos de inversión que pueden incluir cuentas de inversión administradas por bancos y custodia como parte de sus servicios fiduciarios. Otros productos y servicios de inversión como cuentas de corretaje y asesoramiento se ofrecen a través de J.P. Morgan Securities LLC ("JPMS"), miembro de FINRA y SIPC. Los productos de seguros están disponibles a través de Chase Insurance Agency, Inc. (CIA), una agencia de seguros autorizada, que opera bajo el nombre de Chase Insurance Agency Services, Inc. en Florida. JPMCB, JPMS y CIA son empresas afiliadas bajo el control común de JPMorgan Chase & Co. Productos no disponibles en todos los estados. Por favor, lea la Exención de responsabilidad legal junto con estas páginas.

LOS PRODUCTOS DE INVERSIÓN: • NO ESTÁN ASEGURADOS POR LA FDIC • NO SON UN DEPÓSITO U OTRA OBLIGACIÓN DE, NI ESTÁN GARANTIZADOS POR JPMORGAN CHASE BANK, N.A. NI NINGUNA DE SUS AFILIADAS • ESTÁN SUJETOS A RIESGOS DE INVERSIÓN, INCLUIDA LA POTENCIAL PÉRDIDA DEL MONTO DEL CAPITAL INVERTIDO

Los productos de depósitos bancarios, como por ejemplo las cuentas corrientes, de ahorros y préstamos bancarios, son ofrecidos por JPMorgan Chase Bank, N.A. Miembro de la FDIC. No es un compromiso de préstamo. Toda extensión de crédito está sujeta a aprobación de crédito.