Estrategia de inversión

Del “offshoring” al “nearshoring”: Las oportunidades para América Latina

Sep 27, 2022

Los desafíos tienen soluciones y la región tiene una gran oportunidad para posicionarse como centro de fabricación ante Estados Unidos.

Uno de los primeros conceptos que enseñan las escuelas de negocios es el de las ventajas competitivas en la producción de bienes y los beneficios de la subcontratación para maximizar la eficiencia y rentabilidad. Cuando una empresa externaliza parte de sus procesos productivos en otro país se denomina “offshoring”. En muchos casos, esto implica trabajar con proveedores en ubicaciones remotas, donde los costos de producción son significativamente más bajos.
Este gráfico muestra las importaciones totales de productos manufacturados como % de la producción nacional, entre 2008 y 2021. El primer punto de datos llegó a 9,15% y en 2021 aumentó a 14,5%.
Desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) a finales de 2001, las importaciones a Estados Unidos desde ese país aumentaron 211% y una parte importante de la producción mundial se trasladó allí en búsqueda de costos más bajos, particularmente de mano de obra.
Este gráfico muestra las importaciones totales de productos manufacturados como % de la producción nacional, entre 2008 y 2021. El primer punto de datos llegó a 9,15% y en 2021 aumentó a 14,5%.
Este gráfico muestra los costos laborales unitarios de Estados Unidos y China, entre diciembre de 1995 y agosto de 2022. El primer punto de datos para Estados Unidos llegó a 97,1 y en agosto de 2001 aumentó a 122. Luego disminuyó antes de volver a subir a 115,15. Mientras tanto, los de China llegaron a 34,82 y crecieron constantemente hasta 100 en octubre de 2016. Luego bajaron un poco antes de volver a subir hasta 99,04.

Sin embargo, a medida que la tecnología avanza y la producción es menos intensiva en mano de obra, minimizar costos logísticos gana relevancia. Las empresas descubren que pueden optimizar la producción si las cadenas de suministro están integradas regionalmente, compartiendo zona horaria y flexibilidad logística. La necesidad de externalización se conjuga con la cercanía o “nearshoring”.

Por otro lado, desde la crisis financiera global de 2008-2009, la globalización ha perdido su brillo y líderes populistas en todo el mundo, tanto de izquierda como de derecha, han tratado de capitalizar votos con un enfoque nacionalista (¿Recuerda el Brexit?). Estados Unidos no ha sido diferente. El empuje del expresidente Donald Trump al "compre productos de Estados Unidos" dio un impulso aún mayor para el nearshoring. Una semana después de que Trump llegara al poder, el artículo de portada de The Economist titulado: “La retirada de la empresa global”, anticipó las tensiones comerciales y amenazas en torno a los aranceles que se materializaron más tarde.

Sin embargo, ni siquiera el discurso político más proteccionista puede desafiar la rentabilidad financiera de las empresas, lo que significa que el comercio continuará, pero muy probablemente de forma diferente. El impulso al nearshoring se hizo aún mayor después de la pandemia de COVID-19, cuando quedó en evidencia la fragilidad asociada a las cadenas de suministro globales. Luego, cuando se pensaba que por fin se veía la luz al final del túnel, Rusia invadió Ucrania, lo que trajo consigo el riesgo de escasez de gas en Europa y un choque en los precios mundiales de alimentos. En el artículo “La globalización en la era de Trump”, publicado por el Harvard Business Review en 2017, Pakaj Ghemawat afirmaba  que “las empresas… deberían buscar oportunidades en las que puedan encontrar afinidades culturales, administrativas/políticas, geográficas y económicas”. Sin saberlo, su declaración, o mejor dicho, premonición, estaba en lo cierto. Google Trends muestra que las búsquedas del término "nearshoring" aumentaron 32% entre febrero y julio de 2022, en comparación con el mismo período de 2021. Durante la pandemia (2020 y 2021), las mismas búsquedas crecieron un 63% en relación los niveles previos a la pandemia. Asimismo, las búsquedas en América Latina subieron ~130% año tras año en 2021, mientras que en los países de Asia-Pacífico (APAC) solo lo hicieron en ~4%.

El primer punto de datos llegó a -0,35 y en 2019 aumentó a 0,98. Desde allí disminuyó a -1,54.
Este gráfico muestra las búsquedas globales de externalización cercana de Google Trends por año y las mismas entre los meses de febrero y julio, desde 2007 hasta 2022. El primer punto de datos para las búsquedas globales por año llegó a 103 y disminuyó hasta 82 en 2016. Luego, en 2022 aumentó a 213. Por otro lado, el primer punto de datos para las búsquedas globales entre febrero y julio llegó específicamente a 48 y bajó a 32 en 2012. En 2022 aumentó a 145.
Este gráfico muestra las búsquedas de externalización cercana en América Latina y Asia-Pacífico en Google, entre 2006 y 2021. Entre 2006 y 2017, las búsquedas fueron escasas, pero aumentaron a partir de 2017. En 2021, América Latina tenía 282 y Asia-Pacífico 84.
El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que el nearshoring podría traer consigo una oportunidad de 80 mil millones de dólares adicionales para las exportaciones de América Latina y el Caribe en los próximos años, principalmente por el aumento del comercio de bienes (+82%), pero también del relacionado con el intercambio de servicios. Como es de esperarse, dados sus tamaños relativos en la región, Brasil y México  se llevarían las mayores ventajas, pero incluso países más pequeños como República Dominicana o Haití se beneficiarían de un cambio en la dinámica del comercio mundial.
Esta tabla muestra el comercio de bienes, en millones de dólares, por país.

Sin embargo, existen desafíos para que este panorama se concrete, especialmente si se tiene en cuenta los problemas estructurales que también han impedido que América Latina alcance su potencial de crecimiento. Para ello, el BID recomienda a los países la estrategia “3i”: inversión, infraestructura e integración.

Uno de los mayores desafíos es la incertidumbre en torno a la inversión. En términos generales, América Latina se encuentra en un punto intermedio en lo que respecta a los indicadores de Estado de Derecho (según la clasificación del Proyecto de Justicia Social, WJP por sus siglas en inglés). Sin embargo, el puntaje ha ido deteriorándose constantemente desde 2016, arrastrado por el empeoramiento en el respeto de los derechos fundamentales, que el WJP describe como la ausencia de discriminación, derecho a la vida y a la seguridad, proceso legal debido y libertad de propiedad, expresión, reunión y creencias, así como el respeto de los derechos laborales fundamentales. Si bien la percepción de los derechos fundamentales empeoró en todos los principales países, Brasil ha estado detrás de una gran parte del descenso en estos indicadores.. Según el Banco Mundial, de las cinco economías más grandes de la región, solo dos experimentaron mejoras en algunas categorías medidas por el WJP: apertura del gobierno y cumplimiento normativo en el caso de Argentina, y orden y seguridad en el caso de Colombia.

Este gráfico muestra la clasificación del estado de derecho, entre 2016 y 2021.
Este gráfico muestra los indicadores de la clasificación del estado de derecho para América Latina, entre 2016 y 2021. El mejor fue Apertura del gobierno, mientras que los derechos fundamentales ocuparon el último lugar.
Este gráfico muestra la clasificación del estado de derecho por país, entre 2016 y 2021. Chile superó a todos de manera consistente, mientras que México quedó rezagado.
Este gráfico muestra la clasificación del estado de derecho y sus indicadores correspondientes por país, entre 2016 y 2021. Argentina, Colombia y Chile se mantuvieron bien, mientras que Brasil y México tuvieron un desempeño deficiente en todos los ámbitos.
Además del respeto al Estado de Derecho, América Latina enfrenta una serie de problemas estructurales como inseguridad, desigualdad y baja penetración de servicios financieros formales, lo cual no ayuda en la atracción de capital privado. Las inversiones públicas también se han tambaleado, registrando una de las tasas de inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) más bajas como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB). Hasta que esto cambie y haya un mayor enfoque en el acceso a educación de calidad, el resultado final será mayor creación de empleos pero de baja calidad y, eventualmente, sustituible por avances tecnológicos. Es de destacar que, a pesar de menos inscripciones en educación superior, América Latina produce más graduados en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas que Estados Unidos.
Este gráfico muestra el Índice de Percepción de la Corrupción (0-100). Reino Unido lidera con 80, mientras que México ocupa el último lugar con 28.
Este gráfico muestra el Índice de Desigualdad GINI en 2021 o el último disponible. El país con mayor desigualdad es Sudáfrica (0,62), seguido de varios países latinoamericanos: Costa Rica (0,49), Brasil (0,48), Chile (0,46) y México (0,42). El país con el índice más bajo es Alemania (0,29).
Este gráfico muestra el promedio de sucursales bancarias por cada 100 mil habitantes y el puntaje del Foro Económico Mundial (FEM) de acceso a financiamiento, desde 2018. Estados Unidos y Reino Unido lideraron ambos puntajes, mientras que Perú y México quedaron rezagados en ambos.
Este gráfico muestra el porcentaje de graduados en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM) en educación superior. México, Perú y Colombia lideraron con la mayoría, mientras que Estados Unidos ocupó el último lugar.
Este gráfico muestra los gastos del gobierno en Investigación y Desarrollo (I+D) como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), entre 2007 y 2019. Rusia lidera el grupo, seguida de cerca por Estados Unidos y Alemania, mientras que Chile, Colombia y México ocupan el último lugar.
En términos de infraestructura, la region queda muy por detrás de sus competidores asiaticos. Según el Banco Mundial, América Latina ocupa una posición baja en términos de infraestructura y, en general, desde 2007 ha experimentado un deterioro constante en las clasificaciones globales. Hace 15 años, Chile, líder regional en calidad de infraestructura general, se ubicó en el puesto 30 de 134 países. Sin embargo, en 2017 cayó al lugar 35 mientras que Brasil alcanzó el puesto 108.
Este gráfico muestra la calidad de la infraestructura por países, según la clasificación del Foro Económico Mundial, respaldada por el Banco Mundial. Cuanto más baja, mejor.

Finalmente, la importancia de la integración radica en la oportunidad de maximizar el valor agregado. Cuando el comercio no logra integrarse regionalmente, el valor agregado se minimiza dados los costos logísticos del envío de insumos a largas distancias. Por ejemplo, importar piezas sueltas desde Asia para ensamblar un automóvil en México reduce las instalaciones de manufactura mexicanas a meras ensambladoras, lo que implica que las exigencias tecnológicas y de calidad son menores. Por otro lado, la producción regionalizada requiere el intercambio de nuevas habilidades y tecnologías, mejores prácticas y mejora de la capacidad de gestión, lo cual maximiza el valor agregado.

En términos generales, América Latina está bien integrada con el mundo. Chile y México están a la cabeza con 55 y 37 acuerdos comerciales regionales (ACR) para bienes y acuerdos de integración económica (AIE) para servicios, respectivamente. Brasil tiene un importante margen de mejora, ya que, a pesar de ser la economía más grande y un importante productor de materias primas, no tiene ningún ACR con China o América del Norte, excluyendo a México.

Este gráfico muestra el número de acuerdos comerciales e integración económica vigentes para el comercio de servicios para países seleccionados.

Pero, ¿por qué América Latina está tan “aislada” a pesar de tener varios acuerdos comerciales para fomentar el comercio dentro de la región? Hay dos culpables principales: la política y la infraestructura. Los continuos vaivenes de izquierda a derecha y viceversa han mantenido a los gobiernos enfocados en las idiosincrasias de sus países, limitando las opciones reales de regionalización económica. Además de los desafíos de infraestructura, la logística también es compleja dentro de la propia región. A pesar de una extensa frontera, solo hay cuatro cruces entre Argentina y Chile y una sola línea de tren enlaza a los dos países. Para conectar el Atlántico con el Pacífico, solo hay una carretera que atraviesa Brasil y Perú o el Canal de Panamá. Y todo esto excluye el tiempo y esfuerzo adicionales de la burocracia que genera trámites, certificaciones e inspecciones y abre espacio para la corrupción. En su libro “La era de la productividad: Cómo transformar las economías desde sus cimientos”, el BID estima que, en conjunto, América Latina gasta casi el doble que Estados Unidos en la importación de bienes, ya que, por ejemplo, solo los costos de flete representan 6,6% del valor total frente a 3,4% de Estados Unidos. Según la publicación, una reducción de 10% de estos costos podría, en promedio, aumentar la productividad de las plantas en Chile y Brasil en 0,6%.

No obstante, los desafíos tienen solución y la región tiene una gran oportunidad para posicionarse ante Estados Unidos como centro de  producción dada la proximidad geográfica. Sus ventajas no han pasado desapercibidas para las firmas de capital privado que han invertido más de 15 mil millones de dólares solo en la primera mitad de 2022, según la Asociación para la Inversión de Capital Privado en América Latina.

Desde una perspectiva de bienes, las exportaciones de América Latina, lideradas por México, se enfocan principalmente en maquinaria y transporte. Sin embargo, todavía hay espacio para aumentar la participación, ya que esta categoría representa 67% de las importaciones totales de Estados Unidos frente a solo 49% de las exportaciones de la región. Po otro lado, la industria textil representa la mayor oportunidad para los países centroamericanos, entre los que Honduras, El Salvador y Guatemala muestran el mejor posicionamiento (sin contar a México).

Este gráfico muestra cuánto capital privado ha ingresado a la región desde 2015.

América Latina: ahora o nunca


En un mundo de integración continua, las ventajas competitivas están pasando de una perspectiva pura de costos a considerar la logística y la geopolítica. Hace unos meses, la expresidenta de la Reserva Fed, Janet Yellen, acuñó el término "friendshoring" o externalización hacia países “amigos” como la nueva externalización cercana, en el contexto de la guerra entre Rusia y Ucrania, cuando el mundo se dio cuenta de que garantizar un comercio ininterrumpido va más allá de las fronteras geográficas y debe tener en cuenta las idiosincrasias culturales y políticas.

América Latina está posicionada para aprovechar la oportunidad que se presenta, especialmente porque las empresas latinoamericanas han invertido a lo largo de los años y ahora son tan sofisticadas y globales para competir en igualdad de condiciones con sus pares del mercado desarrollado. Gran parte de la responsabilidad, sin embargo, recae en los gobiernos. En primer lugar, independientemente de las ideologías políticas, las instituciones deben ser respetadas y trabajar para generar un crecimiento más inclusivo y sostenible. Esto debería permitir una mayor certeza de inversión y fuerte sentido de respeto hacia el Estado de Derecho. Es necesario reducir al mínimo la burocracia, ya que la integración regional se sitúa al frente de las prioridades comerciales. Finalmente, las inversiones públicas en infraestructura y educación no solo facilitarían el comercio, sino que asegurarían en los próximos años un lugar para la región como centro de fabricación global, a medida que la tecnología empuja aún más hacia la fabricación de cerebros.  

Más información sobre cómo convertirse en cliente de la banca privada de J.P. Morgan

Por favor, cuéntenos sobre usted y un miembro de nuestro equipo le contactará

*Campos obligatorios

Más información sobre cómo convertirse en cliente de la banca privada de J.P. Morgan

Por favor, cuéntenos sobre usted y un miembro de nuestro equipo le contactará

Introduzca su nombre

> or < are not allowed

Only 40 characters allowed

Introduzca sus apellidos

> or < are not allowed

Only 40 characters allowed

Seleccione su país de residencia

Introduzca el prefijo de su país

Introduzca el prefijo de su país

> or < are not allowed

Introduzca su número de teléfono

El número de teléfono debe constar de 10 dígitos

Por favor ingrese su teléfono

> or < are not allowed

Only 15 characters allowed

Introduzca su número de teléfono

Por favor ingrese su teléfono

> or < are not allowed

Only 15 characters allowed

Introduzca una dirección postal válida

> or < are not allowed

Only 35 characters allowed

> or < are not allowed

Only 35 characters allowed

Introduzca su ciudad

> or < are not allowed

Only 35 characters allowed

Seleccione su estado

> or < are not allowed

Introduzca su código ZIP

Por favor, proporcione un código postal válido

> or < are not allowed

Only 9 characters allowed

Introduzca su código postal

Por favor, proporcione un código postal válido

> or < are not allowed

Only 9 characters allowed

Cuéntenos más acerca de usted

0/1000

Only 1000 characters allowed

La casilla no ha sido marcada

Sus búsquedas recientes

Información importante

Este material es solo para fines informativos y puede informarle de ciertos productos y servicios ofrecidos por los negocios de banca privada de J.P. Morgan, parte de JPMorgan Chase & Co. ("JPM"). Los productos y servicios descritos, así como los honorarios, cargos y tasas de interés asociados, están sujetos a cambios de conformidad con los acuerdos de cuenta aplicables y pueden diferir entre las distintas ubicaciones geográficas.

No todos los productos y servicios se ofrecen en todos los lugares. Si usted es una persona con una discapacidad y necesita apoyo adicional para tener acceso a este material, por favor, póngase en contacto con su equipo de J.P. Morgan o envíe un correo electrónico a accessibility.support@jpmorgan.com para recibir ayuda. Por favor, lea toda la información importante.

RIESGOS Y CONSIDERACIONES GENERALES. Cualquier opinión, estrategia o producto discutido en este material puede no ser apropiado para todas las personas y está sujeto a riesgos. Los inversores pueden obtener menos de lo que invirtieron, y el desempeño pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. La asignación o diversificación de activos no garantiza una ganancia o protección contra pérdidas. Nada de lo contenido en este material debe utilizarse de forma aislada con el fin de tomar una decisión de inversión. Se le insta a considerar cuidadosamente si los servicios, productos, clases de activos (por ejemplo, acciones, ingreso fijo, inversiones alternativas, materias primas, etc.) o si las estrategias discutidas son adecuadas a sus necesidades. También debe considerar los objetivos, riesgos, cargos y gastos asociados con un servicio, producto o estrategia de inversión antes de tomar una decisión de inversión. Para esto y para obtener información más completa, incluido el análisis de sus metas y situación, comuníquese con su equipo de J.P. Morgan.

NO CONFIANZA. Cierta información contenida en este material se considera confiable; sin embargo, JPM no representa ni garantiza su exactitud, confiabilidad o integridad, ni acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida o daño (ya sea directo o indirecto) que surja del uso de todo o parte de este material. No se debe hacer ninguna representación o garantía con respecto a los cálculos, gráficos, tablas, diagramas o comentarios de este material, que se proporcionan solo con fines ilustrativos o de referencia. Los puntos de vista, opiniones, estimaciones y estrategias aquí expresadas constituyen nuestro juicio basado en las condiciones actuales del mercado y están sujetos a cambios sin previo aviso. JPM no asume ninguna obligación de actualizar la información de este material en caso de que dicha información cambie. Los puntos de vista, opiniones, estimaciones y estrategias aquí expresados pueden diferir de los expresados por otras áreas de JPM, así como de los puntos de vista expresados para otros propósitos o en otros contextos. Este material no debe ser considerado como un informe de investigación. Los resultados y riesgos proyectados se basan únicamente en ejemplos hipotéticos citados, y los resultados y riesgos reales variarán dependiendo de las circunstancias específicas. Las declaraciones a futuro no deben ser consideradas como garantías o predicciones de eventos futuros.

Nada de lo contenido en este documento se debe interpretar como si diera lugar a un deber de cuidado o a una relación de asesoramiento con usted o con un tercero. Nada de lo contenido en este documento se considerará como una oferta, solicitud, recomendación o asesoramiento (ya sea financiero, contable, legal, fiscal o de otro tipo) realizado por J.P. Morgan y/o sus directivos o empleados, independientemente de que dicha comunicación se haya realizado o no a petición suya. J.P. Morgan y sus filiales y empleados no proporcionan asesoramiento fiscal, legal ni contable. Usted debería consultar a sus propios asesores fiscales, legales y contables antes de realizar cualquier transacción financiera.

INFORMACIÓN IMPORTANTE SOBRE SUS INVERSIONES Y POSIBLES CONFLICTOS DE INTERÉS

Surgirán conflictos de interés cuando JPMorgan Chase Bank, N.A. o cualquiera de sus afiliados (en conjunto, “J.P. Morgan”) tengan un incentivo económico o de otro tipo, real o percibido, en la gestión de las carteras de nuestros clientes para actuar de forma que beneficie a J.P. Morgan. Se producirán conflictos, por ejemplo (en la medida en que las siguientes actividades estén permitidas en su cuenta): (1) cuando J.P. Morgan invierte en un producto de inversión, como un fondo mutualista, un producto estructurado, una cuenta gestionada por separado o un fondo de cobertura emitido o gestionado por JPMorgan Chase Bank, N.A. o un afiliado, como J.P. Morgan Investment Management Inc; (2) cuando una entidad obtiene servicios, incluyendo ejecución de operaciones y compensación de operaciones, de un afiliado;(3) cuando J.P. Morgan recibe un pago como resultado de la compra de un producto de inversión por una cuenta de un cliente; o (4) cuando J.P. Morgan recibe un pago por la prestación de servicios (incluyendo el servicio a los accionistas, el mantenimiento de registros o la custodia) con respecto a productos de inversión adquiridos para la cartera de un cliente. Otros conflictos se producirán por las relaciones que J.P. Morgan tenga con otros clientes o cuando J.P. Morgan actúe por cuenta propia. Las estrategias de inversión se seleccionan tanto de J.P. Morgan como de gestores de activos de terceros y están sujetas a un proceso de revisión por parte de nuestros equipos de investigación de gestión. De este conjunto de estrategias, nuestros equipos de construcción de cartera seleccionan aquellas que consideramos que se ajustan a nuestros objetivos de asignación de activos y a nuestra visión del futuro para cumplir con el objetivo de inversión de la cartera.

Como cuestión general, preferimos las estrategias gestionadas por J.P. Morgan. Esperamos que la proporción de estrategias gestionadas por J.P. Morgan sea alta (de hecho, hasta el 100 por ciento) en estrategias como, por ejemplo, dinero en efectivo e ingreso fijo de alta calidad, sujetos a la ley aplicable y a cualquier consideración específica de la cuenta.

Si bien nuestras estrategias gestionadas de forma interna generalmente se alinean bien con nuestra visión de futuro, y estamos familiarizados con los procesos de inversión, así como con la filosofía de riesgo y cumplimiento de la firma, es importante señalar que J.P. Morgan recibe más tasas generales cuando se incluyen las estrategias gestionadas de forma interna. Ofrecemos la opción de excluir las estrategias gestionadas por J.P. Morgan (distintas de los productos de efectivo y liquidez) en determinadas carteras.

ENTIDAD LEGAL, MARCA E INFORMACIÓN REGULATORIA

En los Estados Unidos, JPMorgan Chase Bank, N.A. ofrece cuentas de depósito bancario y servicios relacionados, tales como cheques, ahorros y préstamos bancarios. Miembro de la FDIC (Corporación Federal de Seguro de Depósitos).

JPMorgan Chase Bank, N.A. y sus afiliadas (colectivamente “JPMCB”) ofrecen productos de inversión que pueden incluir cuentas de inversión administradas por bancos y custodia como parte de sus servicios fiduciarios. Otros productos y servicios de inversión, como cuentas de corretaje y asesoramiento, se ofrecen a través de J.P. Morgan Securities LLC (JPMS), miembro de FINRA y SIPC. Las anualidades están disponibles a través de Chase Insurance Agency, Inc. (CIA), una agencia de seguros con licencia que hace negocios como Chase Insurance Agency Services, Inc. en Florida. JPMCB, JPMS y CIA son empresas afiliadas bajo el control común de JPM. Productos no disponibles en todos los estados.

En Alemania, este material es emitido por J.P. Morgan SE, con domicilio social en Taunustor 1 (TaunusTurm), 60310 Fráncfort del Meno, Alemania, autorizada por el Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por el Banco Central Alemán (Deutsche Bundesaufsicht) y el Banco Central Europeo (BEC). En Luxemburgo, este material es publicado por J.P. Morgan SE – Sucursal de Luxemburgo, con domicilio social en European Bank and Business Centre, 6 route de Treves, L-2633, Senningerberg, Luxemburgo, autorizada por el Bundesanstalt, el Banco Central Alemán (Benzdienstleististungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por el BFin, el Banco Central de Alemania, el Banco Central de Alemania (Balancéut). Morgan SE – Sucursal de Luxemburgo también está supervisada por la Commission de Surveillance du Secteur Financier (CSSF); registrada en virtud del R.C.S. Luxembourg B255938. En el Reino Unido, este material es emitido por J.P. Morgan SE – sucursal de Londres, con domicilio social en 25 Bank Street, Canary Wharf, Londres E14 5JP, autorizada por el Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por el BaFin, el Banco Central Alemán (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BEC); J.P. Morgan SE – sucursal de Londres también está supervisada por la Autoridad de Conducta Financiera y la Autoridad de Regulación Prudencial. En España, este material es distribuido por J.P. Morgan SE, Sucursal en España, con domicilio social en Paseo de la Castellana, 31, 28046 Madrid, España, autorizada por el Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por el Banco Central Alemán (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE, Sucursal en España, también está supervisada por la Comisión Española del Mercado de Valores (CNMV), registrada en el Banco de España como sucursal de J.P. Morgan SE bajo el código 1567. En Italia, este material es distribuido por DE P.J. Morgan SE – Milán Sucursal, con domicilio social en Via Cordusio, n.3, Milán 20123, Italia, autorizada por el Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por el Banco Central Alemán (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Sucursal de Milán también está supervisada por el Banco de Italia y la Comisión Nazionale per le Società e la Borsa (CONSOB); registrada en el Banco de Italia como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 8076; Cámara de Comercio de Milán Número de registro: REA MI 2536325. En los Países Bajos, este material es distribuido por J.P. Morgan SE – Sucursal de Ámsterdam, con domicilio social en World Trade Centre, Torre B, Strawinskylaan 1135, 1077 XX, Ámsterdam, Países Bajos, autorizada por el Bundesanstalt, Banco Central de Alemania (Deutchedienstististististungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por el BaFin, el Banco Central de Alemania (Bancés) Morgan SE – Amsterdam Branch también está supervisada por De Nederlandsche Bank (DNB) y Autoriteit Financiële Markten (AFM) en los Países Bajos. Registrado con Kamer van Koophandel como sucursal de DE P.J. Morgan SE con número de registro 72610220. En Dinamarca, este material es distribuido por J.P. Morgan SE – Sucursal de Copenhague, filial de J.P. Morgan SE, Tyskland, con domicilio social en Kalvebod Brygge 39-41, 1560 København V, Dinamarca, autorizada por el Bundesanstalt für Finanzenstleistungsaufsicht (Fin) y supervisada conjuntamente por el BaFin, el Banco Central Alemán (Deutr Findienstististungsaufsicht) y el Bundchebanke. Morgan SE – Sucursal de Copenhague, filial de J.P. Morgan SE, Tyskland también está supervisada por Finanstilsynet (FSA danesa) y está registrada con Finanstilsynet como sucursal de J.P. Morgan SE bajo el código 29010. En Suecia, este material es distribuido por J.P. Morgan SE – Stockholm Bankfilial, con domicilio social en Hamngatan 15, Estocolmo, 11147, Suecia, autorizada por el Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por el Banco Central Alemán (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BEC);. Morgan SE – Stockholm Bankfilial también está supervisada por Finansinspektionen (FSA sueca); registrada con Finansinspektionen como sucursal de J.P. de Morgan SE. En Francia, este material es distribuido por JPMorgan Chase Bank, N.A. Sucursal de París, con domicilio social en 14,Place Vendome, París 75001, Francia, inscrita en el Registro del Tribunal Comercial de París con el número 712 041 334 y con licencia de la Autorité de contrôle prudentiel et de resolution (ACPR) y supervisada por el ACPR y la Autorité des Marchés Financiers.. En Suiza, este material es distribuido por J.P. Morgan (Suisse) SA, con domicilio social en rue du Rhône, 35, 1204, Ginebra, Suiza, que está autorizada y supervisada por la Autoridad Suiza de Supervisión del Mercado Financiero (FINMA), como banco y como comerciante de valores en Suiza.

Esta comunicación tiene fines publicitarios según  la Markets in Financial Instruments Directive (MIFID II) y la Swiss Financial Services Act (FINSA). Los inversores no deberían suscribir o comprar ningún instrumento financiero referido en esta pieza publicitaria excepto sobre la base de información contenida en documentos legales aplicables, lo cual está o estará disponible  en las jurisdicciones relevantes.

En Hong Kong, este material es distribuido por JPMCB, sucursal de Hong Kong. JPMCB, sucursal de Hong Kong, está regulada por la Autoridad Monetaria de Hong Kong (Hong Kong Monetary Authority) y la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong (Securities and Futures Commission of Hong Kong). En Hong Kong, dejaremos de utilizar sus datos personales para nuestros fines de marketing sin cargo alguno si así lo solicita. En Singapur, este material es distribuido por JPMCB, Sucursal en Singapur. JPMCB, Sucursal en Singapur, está regulada por la Autoridad Monetaria de Singapur (Monetary Authority of Singapore). JPMCB, Sucursal en Hong Kong/Singapur (según se le notifique), le ofrece servicios de negociación y asesoramiento, así como servicios discrecionales de gestión de inversiones. Los servicios bancarios y de custodia son proporcionados por JPMCB Sucursal en Singapur. El contenido de este documento no ha sido revisado por ninguna autoridad reguladora en Hong Kong, Singapur o cualquier otra jurisdicción. Se recomienda actuar con cautela con respecto a la información proporcionada en este documento. Si tiene alguna duda sobre el contenido de este documento, debe obtener asesoramiento profesional independiente. Para aquellos materiales que constituyen promoción de productos conforme a la Ley de Títulos y Futuros y la Ley de Asesores Financieros, esta promoción no ha sido revisada por la Autoridad Monetaria de Singapur. JPMorgan Chase Bank, N.A. es una asociación bancaria nacional constituida bajo las leyes de los Estados Unidos y, como entidad corporativa, la responsabilidad de sus accionistas es limitada.

Con respecto a los países de América Latina, la distribución de este material puede estar restringida en ciertas jurisdicciones. Es posible que le ofrezcamos y/o vendamos valores u otros instrumentos financieros que no estén registrados y no sean objeto de una oferta pública en virtud de los valores u otras leyes de regulación financiera de su país de origen. Dichos valores o instrumentos se ofrecen y/o se venden a usted únicamente en forma privada. Cualquier comunicación que le enviemos con respecto a dichos valores o instrumentos, incluyendo sin limitación la entrega de un folleto, hoja de términos u otro documento de oferta, no pretende ser una oferta de venta o una solicitud de una oferta para comprar valores o instrumentos en cualquier jurisdicción en la que dicha oferta o solicitud sea ilegal. Además, dichos valores o instrumentos pueden estar sujetos a ciertas restricciones regulatorias y/o contractuales sobre su posterior transferencia, y usted es el único responsable de verificar y cumplir con dichas restricciones. En la medida en que este contenido haga referencia a un fondo, el Fondo no podrá ser ofertado públicamente en ningún país latinoamericano sin el registro previo de dichos valores de conformidad con las leyes de la jurisdicción correspondiente. La oferta pública de cualquier valor, incluyendo las acciones del Fondo, sin registro previo en la Comisión Nacional de Valores Mobiliarios de Brasil (CVM) está totalmente prohibida. Las plataformas de Brasil y México podrían no proporcionar en la actualidad algunos productos o servicios contenidos en los materiales.

JPMorgan Chase Bank, N.A. (JPMCBNA) (ABN 43 074 112 011 / AFS License No: 238367) está regulado por la Comisión Australiana de Valores e Inversiones y la Autoridad Australiana de Regulación Prudencial. El material proporcionado por JPMCBNA en Australia está destinado únicamente a "clientes mayoristas". Para los propósitos de este párrafo, el término "cliente mayorista" tiene el significado que se le da en la sección 761G de la Ley de Sociedades Anónimas de 2001 (Cth). Infórmenos si no es un cliente mayorista ahora o si deja de ser un cliente mayorista en cualquier momento en el futuro.

JPMS es una empresa extranjera registrada (en el extranjero) (ARBN 109293610) constituida en Delaware, EE. UU. Según los requisitos de licencia de servicios financieros de Australia, llevar a cabo un negocio de servicios financieros en Australia requiere un proveedor de servicios financieros, como JP Morgan Securities LLC (JPMS), para poseer una Licencia de Servicios Financieros de Australia (AFSL), a menos que se aplique una exención. JPMS está exento del requisito de tener un AFSL bajo la Ley de Corporaciones de 2001 (Cth) (Ley) con respecto a los servicios financieros que le brinda, y está regulado por la SEC, FINRA y CFTC bajo EE. UU. leyes, que difieren de las leyes australianas. El material proporcionado por JPMS en Australia está destinado únicamente a "clientes mayoristas". La información proporcionada en este material no tiene la intención de ser, y no debe ser, distribuida o transmitida, directa o indirectamente, a ninguna otra clase de personas en Australia. Para los propósitos de este párrafo, el término "cliente mayorista" tiene el significado que se le da en la sección 761G de la Ley. Infórmenos de inmediato si no es un cliente mayorista ahora o si deja de ser un cliente mayorista en cualquier momento en el futuro.

Este material no se ha preparado específicamente para inversores australianos:

  • Puede contener referencias a montos en dólares que no son dólares australianos;
  • Puede contener información financiera que no esté preparada de acuerdo con las leyes o prácticas australianas;
  • No puede abordar los riesgos asociados con la inversión en inversiones denominadas en moneda extranjera; y
  • No aborda cuestiones fiscales australianas.

Las referencias a "J.P. Morgan" se refieren a JPM, sus subsidiarias y afiliadas de todo el mundo. "J.P. Morgan Private Bank" es el nombre comercial de la banca privada que dirige JPM. Este material está destinado para su uso personal y no debe ser distribuido o utilizado por ninguna otra persona, ni duplicado para uso no personal, sin nuestro permiso. Si tiene alguna pregunta o desea dejar de recibir estos mensajes, póngase en contacto con su equipo de J.P. Morgan.

© 2022 JPMorgan Chase & Co. Todos los derechos reservados.

CONOZCA MÁS acerca de nuestra firma y los profesionales de la inversión a través de FINRA Brokercheck

Para conocer más sobre el negocio de inversiones de J.P. Morgan, incluyendo nuestras cuentas, productos y servicios, así como nuestra relación con usted, por favor revise nuestro Formulario CRS de J.P. Morgan Securities LLC y la Guía de Servicios de Inversión y Productos de Corretaje.

 

JPMorgan Chase Bank, N.A. y sus afiliadas (colectivamente “JPMCB”) ofrecen productos de inversión que pueden incluir cuentas de inversión administradas por bancos y custodia como parte de sus servicios fiduciarios. Otros productos y servicios de inversión como cuentas de corretaje y asesoramiento se ofrecen a través de J.P. Morgan Securities LLC ("JPMS"), miembro de FINRA y SIPC. JPMCB and JPMS son empresas afiliadas bajo el control común de JPMorgan Chase & Co. Los productos no están disponibles en todos los estados. Por favor, lea la Exención de responsabilidad legal junto con estas páginas.

LOS PRODUCTOS DE INVERSIÓN: • NO ESTÁN ASEGURADOS POR LA FDIC • NO SON UN DEPÓSITO U OTRA OBLIGACIÓN DE, NI ESTÁN GARANTIZADOS POR JPMORGAN CHASE BANK, N.A. NI NINGUNA DE SUS AFILIADAS • ESTÁN SUJETOS A RIESGOS DE INVERSIÓN, INCLUIDA LA POTENCIAL PÉRDIDA DEL MONTO DEL CAPITAL INVERTIDO

ehl image Los productos de depósitos bancarios, como por ejemplo las cuentas corrientes, de ahorros y préstamos bancarios, son ofrecidos por JPMorgan Chase Bank, N.A. Miembro de la FDIC. No es un compromiso de préstamo. Toda extensión de crédito está sujeta a aprobación de crédito.