Habla español? Join us as we share market-centric commentary focused in Latin America and beyond. Hosted by Franco Uccelli, the five-minute episodes narrated in Spanish cover investment-related issues on a weekly basis—from finance, to elections, to trade.

Europa se pone de moda

LOS PRODUCTOS DE INVERSIÓN NO ESTÁN ASEGURADOS POR LA FDIC, NO TIENEN GARANTÍA BANCARIA Y PUEDEN PERDER VALOR. Favor de leer otra información importante, que puede encontrarse en el enlace al final de la transmisión de audio.

De un tiempo a esta parte, Europa, o más específicamente la Eurozona—una aglomeración de 19 de los 27 países que conforman la Unión Europea y que comparten el euro como su moneda común—no ha sido uno de los principales motores del crecimiento económico global. Esa tarea le ha correspondido en vez a las dos potencias económicas más grandes del mundo, Estados Unidos y China, las cuales, hasta hace muy poco crecían por encima de su potencial y por lo tanto eran las que de forma efectiva impulsaban el crecimiento global. Pero eso fue antes de que un virus, tan vil como imprevisto, gatillara una pandemia que sacudió al mundo entero y obligó a las autoridades a imponer restricciones para prevenir su propagación, y fueron justamente esas medidas las que de forma casi instantánea paralizaron la producción y sumieron a la economía global en su recesión más profunda desde la Segunda Guerra Mundial.

Bienvenidos a una nueva presentación de audio de El Pulso de América Latina. Mi nombre es Franco Uccelli, y soy el Director Ejecutivo y Jefe de Estrategia de Inversiones de Clientes Latinoamericanos de J.P. Morgan Private Bank. Hoy, haremos una evaluación de los factores que han hecho de la Eurozona una de las regiones que más exitosamente le han hecho frente a la pandemia y de cómo esto podría favorecer su recuperación económica y por ende convertirla en un atractivo destino de inversión.

Hace unos meses, la Eurozona se convirtió en uno de los primeros epicentros de la pandemia global. Sin embargo, la respuesta de las autoridades europeas fue no solamente severa, sino también prácticamente inmediata. Se impusieron exigentes protocolos de distanciamiento social, incluyendo estrictas cuarentenas, que ayudaron a contener la propagación del virus de forma certera, y los resultados han sido evidentes. Aunque no ha sido posible derrotar al virus enteramente, la trayectoria que siguió la curva de contagio en el continente europeo fue similar a la que siguió en aquellos países asiáticos donde se controló a la pandemia de forma más eficaz. El sacrificio que estuvo dispuesta a aceptar la Eurozona al auto-imponerse restricciones draconianas sin precedentes para resguardar tanto la salud pública como la de la economía, bastante más severas que las que se impusieron en otras partes del mundo, pareciera haber rendido buenos frutos. Al haber reducido fuertemente el riesgo de un rebrote masivo, la región ha podido flexibilizar ciertas restricciones y así poder echar a andar la maquinaria económica nuevamente.

Pero consciente de que la batalla contra la pandemia y sus secuelas económicas todavía no ha sido enteramente ganada, las autoridades europeas, tanto monetarias como fiscales, no solo han fortalecido las ayudas oficiales a todo nivel, también han llegado por unanimidad a un acuerdo histórico que les permitirá proteger a aquellos de sus miembros que más lo necesiten y ponerlos firmemente en la senda de la recuperación. El llamado Fondo Europeo de Recuperación, que fuera aprobado por los 24 países miembros de la Unión Europea y que busca contribuir a la reparación de los daños económicos y sociales provocados por la pandemia, ha sido interpretado por muchos expertos como un posible primer paso hacia una mayor integración regional fiscal. Sea como sea, el consenso entiende que tanto el relativo éxito controlando la pandemia como el acuerdo de cooperación mutua son una excelente noticia para la Eurozona, la que por varios años ha venido rezagada respecto a los Estados Unidos, dando a veces la impresión de estar navegando sin rumbo fijo y creciendo muy por debajo de su potencial.

A pesar de que se espera que las severas restricciones que fueron impuestas por sus países miembros resulten en una importante contracción en la actividad económica de la Eurozona este año, las expectativas futuras en el corto plazo son bastante más alentadoras. Luego de contraerse 6.4% en el 2020, se proyecta que la economía de la Eurozona se expandirá a un ritmo de 6.2% en el 2021, más del doble de lo que se espera que podría crecer la economía de los Estados Unidos. Esto quiere decir que, al menos en el corto plazo, la Eurozona podría ofrecer inusuales oportunidades de inversión.

En gran parte debido a las menores utilidades generadas por las empresas europeas, el precio de sus acciones ha sido habitualmente inferior al de las acciones de empresas estadounidenses. Eso ha hecho que en el contexto de una esperada ágil recuperación económica en la Eurozona, las valuaciones relativas de sus empresas se vean atractivas, y el mercado pareciera haber tomado nota. Aunque ha habido periodos en que las acciones europeas han tenido un mejor desempeño que las de los Estados Unidos, normalmente ése no ha sido el caso. Pero dadas las circunstancias actuales, con la pandemia relativamente controlada en la Eurozona, voluntad política de buscar soluciones conjuntas a desafíos comunes y la expectativa de un mayor crecimiento que en los Estados Unidos en el corto plazo, el repunte de los mercados bursátiles europeos que empezó a mediados de mayo podría continuar, al menos mientras la expansión económica global se mantenga firme y los riesgos regionales de la Eurozona permanezcan acotados. Las buenas oportunidades de invertir en la Eurozona, cuando se dan, suelen ofrecer atractivos retornos y los beneficios de diversificación, que cuando menos, ameritan consideración.

Muchas gracias por su atención y hasta pronto.

Este audio se ha preparado con fines informativos solamente, y es una comunicación en nombre de J.P. Morgan Secretees LLC, miembro de FINRA y de SIPC. Las visiones que se describen pueden no ser adecuadas para todos los inversionistas y no constituyen asesoría de inversión personal ni pretenden ser una invitación a ofertar, ni una recomendación. Las perspectivas y rentabilidades pasadas no son garantía de resultados futuros. Este no es un documento de análisis de inversiones. Favor de leer otra información importante, que puede encontrarse aquí: 

Suscríbase para recibir Perspectivas.

Previous Episodes