Oficinas cerca de usted

Mercados

Estrategia de inversión

Cómo invertir en la transición energética global

11 jul. 2023

Para que las compañías globales puedan dirigirse hacia una economía con cero emisiones netas de carbono en 2050, se tendrán que acelerar considerablemente las inversiones, no sólo en activos de generación de energías renovables, sino en el conjunto de las energías limpias. Por este motivo, consideramos que la acción energética global es una oportunidad de inversión.

Matthew Landon, Global Investment Strategist

La economía global está atravesando un periodo de grandes cambios. Los confinamientos de la pandemia y las tensiones geopolíticas han revelado las vulnerabilidades que pueden surgir cuando las cadenas de suministro globales están demasiado interrelacionadas, tras varias décadas de globalización. Los responsables políticos de todo el mundo están respondiendo a este desafío.

En Europa, su impacto se ha hecho sentir de forma más aguda que en otras regiones. Las vulnerabilidades de las cadenas de suministro, especialmente en relación con la energía, han disparado la inflación y asfixiado a los hogares.

Los responsables políticos han respondido con enormes paquetes de estímulos, y las compañías se están posicionando para beneficiarse de estos incentivos. En nuestra opinión, este entorno puede generar oportunidades de inversión atractivas a largo plazo.


Tras un impresionante rebote después de la pandemia, la recuperación europea se ha visto lastrada por la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Las sanciones han disparado los precios del gas natural, presionando al alza la inflación, con efectos en la producción manufacturera en toda la región.

Un invierno cálido ayudó a Europa mantenerse relativamente intacta. No obstante, los responsables políticos no pueden confiar en que la meteorología les vuelva a salvar en el futuro, en especial ahora que probablemente aumentará la escasez de las fuentes de energía alternativas, a medida que se incremente la demanda de China. Se necesita una solución a más largo plazo para asegurar el suministro de energía, alimentos y otros recursos esenciales.

Como la mayoría de las regiones, Europa ha respondido con paquetes de estímulos. A medida que este dinero va fluyendo por la economía, estamos observando importantes cambios en la forma en la que las empresas despliegan su capital, con implicaciones para los pedidos a lo largo de las cadenas de suministro. Creemos que el aumento del gasto público en la economía real fomentará la inversión privada, y queremos aumentar nuestra exposición a las compañías que liderarán el próximo ciclo.

Mirando hacia atrás, vemos que la política industrial no es un fenómeno nuevo en Europa, especialmente en lo que se refiere a la transición energética. Desde que creó el régimen de comercio de derechos de emisiones de 2005 (el primer y mayor mercado de emisiones de carbono del mundo), Europa ha liderado la lucha contra el cambio climático. El llamado Pacto Verde europeo de 2019 continuó este impulso con una serie de políticas diseñadas para lograr la neutralidad de carbono en Europa en 2050.

Para apoyar este movimiento hacia un futuro más sostenible, la UE ha implementado medidas de estímulo a gran escala. La piedra angular de estos esfuerzos es el Fondo de Recuperación, un paquete de 2 billones de euros anunciado como respuesta a la crisis del COVID-19.

Más de una tercera parte de esta financiación (en forma tanto de subvenciones como de préstamos) ha sido asignada al Pacto Verde europeo. Las propuestas de financiación de los Estados miembros sugieren que los países del sur de Europa están especialmente bien posicionados para beneficiarse (gráfico 1).

Gráfico 1: Cada país ha presentado planes de financiación

El gráfico superior muestra los fondos asignados por país a través del Fondo de Recuperación de la UE.

Desde entonces, se ha comprometido un gasto adicional al amparo del programa REPowerEU. Mientras tanto, el plan industrial del Pacto Verde busca impulsar la competitividad de la industria europea de emisiones cero y a dirigir el cambio hacia la neutralidad climática.

La política industrial europea va más allá de la energía.

El objetivo subyacente de todos los proyectos de la UE es impulsar la competitividad de Europa a escala global. Ante todo, esto incluye asegurar los suministros esenciales, de los cuales ninguno es más importante en el mundo actual que los semiconductores.

En Europa está la sede de algunas de las empresas de semiconductores más importantes, pero sigue dependiendo demasiado de las importaciones –su cuota del mercado global de microchips tan sólo asciende al 10%. La Ley Europea de Chips busca movilizar más de 43.000 millones de euros en inversiones públicas y privadas para doblar esta cuota de mercado antes de 2030.

Se están adoptando distintas medidas para crear una economía más sostenible en el futuro, pero ya se están sufriendo algunos perjuicios. Por ejemplo, entre 1991 y 2021, Europa se ha calentado a una ritmo de 0,5 °C por década, que duplica la media global. Es necesario adaptar los edificios y construir infraestructuras para gestionar los incendios veraniegos. El aire acondicionado podría ser el próximo gran tema de inversión.


Es fácil que los árboles no nos dejen ver el bosque. La financiación pública sólo es el principio, y estas medidas han sido diseñadas para impulsar la enorme cantidad de financiación privada que requiere la transición verde.

Los planes de política industrial en Europa y Estados Unidos probablemente afecten a las compañías de distintas formas. Mientras que la ley de reducción de la inflación estadounidense ofrece créditos fiscales a los fabricantes para fomentar la inversión en energías renovables, el marco comunitario dificulta su implementación. Esto podría cambiar, pero, por ahora, ya estamos observando el efecto de las medidas de estímulo alternativas europeas.

Las carteras de pedidos de los proveedores esenciales están empezando a llenarse, y los analistas están aumentando las expectativas de beneficios de las compañías expuestas a esta tendencia. Algunas han aumentado de forma significativa su cápex en proyectos enfocados en la sostenibilidad, incluso ahora que se está incrementando el coste de capital.

Un tema central son los materiales y la construcción de edificios en Europa. Según la UE, los edificios son responsables del 40% del consumo de energía y del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero. La Comisión Europea ha estimado que va a necesitarse una inversión de casi 300.000 millones de euros para lograr los objetivos de mejora de la eficiencia energética en el sector. Esto tiene implicaciones para las compañías de toda la cadena de suministro, desde los materiales a la construcción.

Un análisis de sensibilidad realizado por J.P. Morgan Investment Bank sugiere que el impulso de este incremento del gasto podría implicar una subida de los beneficios de explotación de un 29% sólo en este año en una compañía de materiales de construcción representativa. Las implicaciones a largo plazo podrían ser aún más significativas.

En todos los sectores pueden encontrarse ejemplos similares. Las expectativas de mayores beneficios y de regulaciones más estrictas han hecho que las compañías de energías tradicionales inviertan en prácticas de sostenibilidad para asegurar sus flujos de efectivo futuros. En otros sectores, el entusiasmo reciente por la inteligencia artificial ha favorecido que los planes de gasto incorporen la IA en sus modelos de negocio, y la necesidad de actualizar la red eléctrica europea ha puesto el foco en los centros de datos y en las redes. Creemos que las oportunidades son significativas y de gran alcance.


Existen muchas formas de aumentar la exposición a estas tendencias, y creemos que ahora es el momento de considerar la posibilidad de incorporarlas a su cartera. Nuestro artículo de Perspectivas 2023 subrayó la importancia de identificar e invertir en los líderes del próximo ciclo. Seguimos apoyando esta idea de “seguir al cápex”.

Recientemente realizamos una encuesta en nuestros roadshows para inversores, en la que identificamos que más del 60% de nuestros clientes europeos creen que la nueva era de desglobalización y descarbonización presenta una gran oportunidad. Sin embargo, la mayoría siguen teniendo una exposición insuficiente a estos temas, fundamentalmente debido a la infrarrepresentación de acciones de la economía real en los índices de renta variable tradicional (Gráfico 2).

Gráfico 2: Los activos reales están infrarrepresentados en los índices de renta variable

Este gráfico muestra la infrarrepresentación de los activos reales en los índices de renta variable como el MSCI World Index. Caen desde un máximo del 25% en 2010 a entre el 10% y el 15% en 2021 y 2022.

Una de las formas más sencillas de ganar exposición a los activos reales es a través de las materias primas. Por ejemplo, es probable que la demanda de petróleo siga siendo alta, a medida que China continúa levantando las medidas de la pandemia y, al mismo tiempo, es probable que la insuficiente inversión en fuentes tradicionales de energía durante la última década límite la oferta. El uso de productos estructurados puede ayudarle a protegerse frente al riesgo bajista, permitiendo exposición al recorrido alcista.

Otras materias primas esenciales para la transición energética, del litio al cobalto, podrían ofrecer rentabilidades atractivas menos correlacionadas con las de una cartera típica.

Además, es probable que muchas compañías se beneficien de los temas comentados en este artículo. La inversión de capital en seguridad energética probablemente continúe respaldando a las acciones de energías tradicionales, que a menudo ofrecen flujos de caja libres y rentabilidades por dividendo altas. En Europa, muchas de estas compañías se están pasando a prácticas más ecológicas para asegurar el crecimiento de sus beneficios a más largo plazo.

Si desea adoptar un enfoque más directo a la hora de invertir en la transición energética, existen posibles oportunidades en toda la cadena de suministro, desde los beneficiarios directos del sector de los suministros públicos a las compañías esenciales para facilitar la transición en los sectores industrial, de materiales y tecnológico.

Estas oportunidades existen en todas las regiones. Tras una década de resultados superiores, uchos inversores siguen manteniendo sobreponderación en Estados Unidos, pero creemos que ahora podría ser un buen momento para diversificar entre regiones. Europa sigue estando en la vanguardia de la transición energética y, en nuestra opinión, podría estar preparada para obtener mejores resultados durante el curso del próximo ciclo.

Posiblemente muchos lectores sean demasiado jóvenes para recordar los primeros años del milenio, cuando las acciones europeas impulsaron las rentabilidades de las carteras. La historia nos ha enseñado que los periodos de mejores resultados de una región tienden a ir por ciclos, y creemos que el próximo podría suponer el retorno de Europa (Gráfico 3).

El trasfondo macroeconómico, caracterizado por una inflación y unos tipos de interés estructuralmente más altos, junto con un interés renovado por invertir en la economía real, podrían favorecer la composición del mercado europeo. Ya hemos visto cómo ha empezado a manifestarse en parte esta tendencia desde que el mercado tocó suelo en octubre de 2022, pero creemos que aún tiene mucho recorrido.

Figure 3: Los resultados superiores de las regiones tienden a moverse en ciclos

Este gráfico muestra la comparativa de resultados entre Estados Unidos y Europa, y hace un seguimiento de la diferencia entre los índices MSCI USA y MSCI Europe.

Las rentabilidades pasadas no constituyen ninguna garantía de resultados futuros. no es posible invertir directamente en un índice.​​​


No es fácil invertir en este espacio. Por ello, creemos que los inversores pueden beneficiarse de un enfoque de inversión activo, aprovechando la labor de gestores especialistas para identificar las oportunidades que podrían beneficiarse a medio plazo de la política industrial europea.

Y no solo esto; es posible que la mejor forma de aprovechar algunas oportunidades únicas sean las inversiones alternativas. En particular, los fondos de infraestructuras podrían impulsar el rendimiento y las rentabilidades de las carteras, al permitirle acceder a áreas del mercado que de otro modo no habría considerado. Por ejemplo, los gestores privados de nuestra plataforma han invertido en activos como instalaciones de gas natural licuado en Europa, almacenamiento con baterías y más.

Creemos que se ha iniciado una nueva era de inversión en la economía real. Probablemente conlleve una inflación y unos tipos de interés más altos, lo que tendrá implicaciones para todas las clases de activos.

Creemos que no acabar con la infraponderación de la economía real a largo plazo podría dañar las rentabilidades de las carteras en los próximos años. Hemos venido defendiendo oportunidades de inversión en toda la cadena de suministros y en todas las clases de activos, buscando identificar los líderes del próximo ciclo. Este tema puede explorarse directamente mediante la inversión en materias primas o a través de bonos verdes, acciones o inversiones alternativas; todas ellas pueden aportar su propio valor a las carteras.

Como siempre, si desea comentar la mejor manera de implementar estas ideas, póngase en contacto con su equipo de J.P. Morgan.

 

Definiciones

El índice MSCI USA es un índice de renta variable de capitalización bursátil ajustado para tener en cuenta el capital flotante. Fue desarrollado con valor base de 100 a 31 de diciembre de 1969.

El índice MSCI Europe Index en euros es un índice de renta variable de capitalización bursátil ajustado para reflejar el capital flotante que mide los resultados de los mercados desarrollados europeos. Fue desarrollado con valor base de 100 a 31 de diciembre de 1998.

Más información sobre cómo ser cliente de J.P. Morgan Banca Privada

Por favor, cuéntenos sobre usted y un miembro de nuestro equipo le contactará

*Campos obligatorios

Más información sobre cómo ser cliente de J.P. Morgan Banca Privada

Por favor, cuéntenos sobre usted y un miembro de nuestro equipo le contactará

Introduzca su nombre

> o < no están permitidos

Only 40 characters allowed

Introduzca sus apellidos

> o < no están permitidos

Only 40 characters allowed

Seleccione su país de residencia

Introduzca una dirección postal válida

> or < are not allowed

Only 150 characters allowed

Introduzca su ciudad

> o < no están permitidos

Only 35 characters allowed

Seleccione su estado

> or < are not allowed

Introduzca su código ZIP

Introduzca un código postal válido

> or < are not allowed

Only 10 characters allowed

Introduzca su código postal

Introduzca un código postal válido

> or < are not allowed

Only 10 characters allowed

Introduzca el prefijo de su país

Introduzca el prefijo de su país

> or < are not allowed

Introduzca su número de teléfono

El número de teléfono debe constar de 10 dígitos

Introduzca un número de teléfono válido

> or < are not allowed

Only 15 characters allowed

Introduzca su número de teléfono

Introduzca un número de teléfono válido

> or < are not allowed

Only 15 characters allowed

Cuéntenos más acerca de usted

0/1000

Only 1000 characters allowed

> or < are not allowed

La casilla no ha sido marcada

Su historial reciente

Información importante

Riesgos clave

Las inversiones en materias primas podrían tener mayor volatilidad que las inversiones en valores tradicionales. El valor de las materias primas podría verse afectado por cambios en los movimientos de los mercados en general, la volatilidad de los índices de materias primas, los cambios en los tipos de interés o factores que afecten a un sector o materia prima en particular, tales como sequía, inundaciones, fenómenos meteorológicos, enfermedades del ganado, embargos, aranceles y sucesos de economía política y regulación internacional. La inversión en materias primas conlleva la oportunidad de lograr mayores rentabilidades, pero, al mismo tiempo implica la posibilidad de una mayor pérdida.​

Los productos estructurados implican derivados y riesgos que podrían no ser adecuados para todos los inversores. Los riesgos más comunes incluyen, sin limitación, el riesgo de sucesos negativos o imprevistos en los mercados, riesgo de calidad crediticia del emisor, riesgo derivado de la falta de precios estándar uniformes, riesgo de sucesos adversos que impliquen obligaciones de referencia subyacentes, riesgo de alta volatilidad, riesgo de iliquidez/ausencia o reducido tamaño del mercado secundario y riesgo de conflictos de interés. Antes de invertir en un producto estructurado, los inversores deberán revisar el documento de oferta que lo acompañe, el folleto o el suplemento del folleto para comprender las condiciones y los riesgos clave asociados a cada producto estructurado individual. Cualquier pago relacionado con un producto estructurado estará sujeto al riesgo de crédito del emisor y/o del garante. Los inversores podrían perder la totalidad de su inversión, es decir, incurrir en una pérdida ilimitada.

Los riesgos detallados anteriormente no son exhaustivos. Si desea obtener una lista exhaustiva de los riesgos implicados en este producto concreto, le rogamos hable con su equipo de J.P. Morgan.

La rentabilidad por dividendo se deriva del dividendo anualizado más reciente, tomado como porcentaje del precio de la acción en la fecha señalada. El precio del valor subyacente, el importe del dividendo pagado y, por consiguiente, la rentabilidad estimada están sujetos a cambios, lo cual también afecta al cálculo de la rentabilidad. Los dividendos se pagan a discreción de los consejos de administración de las compañías, y no están garantizados.​

La inversión en activos alternativos implica mayores riesgos que las inversiones tradicionales, y resulta apta únicamente para inversores sofisticados. Las inversiones alternativas implican riesgos más altos que las inversiones tradicionales, y no deben considerarse como un programa de inversión completo. No son eficientes desde un. de vista fiscal, y los inversores deben consultar con sus asesores fiscales antes de invertir. Las inversiones alternativas tienen comisiones más altas que las inversiones tradicionales, y también pueden aplicar un nivel elevado de apalancamiento y poner en práctica técnicas de inversión especulativas, que pueden magnificar la potencial ganancia o pérdida de inversión. El valor de la inversión podría caer, no sólo subir, y los inversores podrían recuperar menos de lo que invirtieron.

Este material se ofrece únicamente a efectos informativos, y podrá informarle de ciertos productos y servicios ofrecidos por los negocios de banca privada que forman parte de J.P. Morgan Chase & Co. (“JPM”). Los productos y servicios descritos, así como las comisiones, cargos y tipos de interés asociados a los mismos, están sujetos a cambios de conformidad con los contratos aplicables a las distintas cuentas, y podrían diferir en distintas regiones geográficas. No todos los productos y servicios se ofrecen en todas las ubicaciones. Si sufre usted una discapacidad y necesita apoyo adicional para acceder a este material, póngase en contacto con su equipo de J.P. Morgan o envíenos un correo electrónico a accessibility.support@J.P.Morgan.com para obtener ayuda. Le rogamos lea toda la Información Importante.

RIESGOS PRINCIPALES

Este documento es solo para fines informativos y puede orientarle acerca de determinados productos y servicios ofrecidos por los negocios de gestión de patrimonios de J.P. Morgan, que pertenece a JPMorgan Chase & Co. (“JPM”). Los productos y servicios descritos, así como las comisiones, los gastos y los tipos de interés asociados, pueden sufrir modificaciones de acuerdo con los contratos de cuenta aplicables, además de diferir entre ámbitos geográficos.

No todos los productos y servicios se ofrecen en todas las regiones. Si es una persona con discapacidad y necesita asistencia adicional para acceder a este documento, póngase en contacto con su equipo de J.P. Morgan o envíenos un correo electrónico a accessibility.support@jpmorgan.com para obtener ayuda. Lea íntegramente esta información importante.

RIESGOS Y CONSIDERACIONES GENERALES

Las opiniones, las estrategias y los productos que se describen en este documento pueden no ser adecuados para todas las personas y comportan riesgos. Los inversores podrían recuperar menos del importe invertido y la rentabilidad histórica no es un indicador fiable de resultados futuros. La asignación/diversificación de activos no garantiza beneficios o protección contra pérdidas. Nada de lo incluido en este documento debe utilizarse como único elemento de juicio para tomar una decisión de inversión. Se le insta a analizar minuciosamente si los servicios, los productos, las clases de activos (por ejemplo, renta variable, renta fija, inversiones alterativas y materias primas) o las estrategias que se abordan resultan adecuados en vista de sus necesidades. También debe tener en cuenta los objetivos, los riesgos, las comisiones y los gastos asociados al servicio, el producto o la estrategia de inversión antes de tomar una decisión de inversión. Para ello y para obtener información más completa, así como para abordar sus objetivos y su situación, póngase en contacto con su equipo de J.P. Morgan.

FIABILIDAD DE LA INFORMACIÓN AQUÍ INCLUIDA

Ciertos datos incluidos en este documento se consideran fiables; sin embargo, JPM no declara ni garantiza su precisión, su fiabilidad o su integridad y excluye cualquier responsabilidad por pérdidas o daños (directos o indirectos) derivados de la utilización, total o parcial, de este documento. JPM no formula declaraciones o garantías con respecto a los cálculos, los gráficos, las tablas, los diagramas o los comentarios que pueda contener este documento, cuya finalidad es meramente ilustrativa/orientativa. Las perspectivas, las opiniones, las estimaciones y las estrategias que se abordan en este documento constituyen nuestro juicio con base en las condiciones actuales del mercado y pueden cambiar sin previo aviso. JPM no asume obligación alguna de actualizar la información que se recoge en este documento en caso de que se produzcan cambios en ella. Las perspectivas, las opiniones, las estimaciones y las estrategias que aquí se abordan pueden diferir de las expresadas por otras áreas de JPM y de las opiniones expresadas con otros propósitos o en otros contextos; este documento no debe considerarse un informe de análisis. Los resultados y los riesgos proyectados se basan únicamente en los ejemplos hipotéticos citados y los resultados y los riesgos reales variarán según circunstancias específicas. Las declaraciones prospectivas no deben considerarse garantías o predicciones de eventos futuros.

Nada de lo indicado en este documento se entenderá que da lugar a obligación de asistencia o relación de asesoramiento alguna hacia usted o un tercero. Nada de lo indicado en este documento debe considerarse oferta, invitación, recomendación o asesoramiento (de carácter financiero, contable, jurídico, fiscal o de otro tipo) por parte de J.P. Morgan y/o sus equipos o empleados, con independencia de que dicha comunicación haya sido facilitada a petición suya o no. J.P. Morgan y sus filiales y empleados no prestan servicios de asesoramiento fiscal, jurídico o contable. Consulte a sus propios asesores fiscales, jurídicos y contables antes de realizar operaciones financieras.

INFORMACIÓN IMPORTANTE ACERCA DE SUS INVERSIONES Y POSIBLES CONFLICTOS DE INTERESES

Surgirán conflictos de interés cuando JPMorgan Chase Bank, N.A. o cualquiera de sus filiales (conjuntamente, “J.P. Morgan”) tengan un incentivo real o supuesto, de índole económica o de otro tipo, en la gestión de las carteras de nuestros clientes para actuar de un modo que beneficie a J.P. Morgan. Surgirán conflictos, por ejemplo (en la medida en que las siguientes actividades estén autorizadas en su cuenta): (1) cuando J.P. Morgan invierta en un producto de inversión, como un fondo de inversión, un producto estructurado, una cuenta de gestión separada o un hedge fund que emita o gestione JPMorgan Chase Bank, N.A. o una filial, como J.P. Morgan Investment Management Inc.; (2) cuando una entidad de J.P. Morgan obtenga servicios, incluidas la ejecución y la compensación de operaciones, de una filial; (3) cuando J.P. Morgan reciba un pago como resultado de la compra de un producto de inversión por cuenta de un cliente; o (4) cuando J.P. Morgan reciba un pago por la prestación de servicios (incluidos servicios a accionistas, mantenimiento de registros o custodia) con respecto a productos de inversión adquiridos para la cartera de un cliente. Otros conflictos surgirán por las relaciones que J.P. Morgan mantenga con otros clientes o cuando J.P. Morgan actúe por cuenta propia.

Las estrategias de inversión se seleccionan entre las de los gestores de J.P. Morgan y otros externos y son objeto de un proceso de revisión por parte de nuestros equipos de análisis de gestores. De ese grupo de estrategias, nuestros equipos de elaboración de carteras seleccionan aquellas que consideramos adecuadas conforme a nuestros objetivos de asignación de activos y previsiones a fin de cumplir el objetivo de inversión de la cartera.

Por lo general, preferimos las estrategias gestionadas por J.P. Morgan. Esperamos que el porcentaje de estrategias gestionadas por J.P. Morgan sea alto (de hecho, hasta de un 100%) en estrategias como, por ejemplo, de liquidez y renta fija de alta calidad, con supeditación a la legislación vigente y a cualesquiera consideraciones específicas de la cuenta.

Si bien nuestras estrategias de gestión interna suelen estar bien alineadas con nuestras previsiones y estamos familiarizados con los procesos de inversión y con la filosofía de riesgos y cumplimiento de la firma, debemos señalar que J.P. Morgan percibe en conjunto más comisiones cuando se incluyen estrategias gestionadas internamente. Ofrecemos la opción de excluir estrategias gestionadas por J.P. Morgan (que no sean productos de efectivo y liquidez) en determinadas carteras.

Six Circles Funds son fondos de inversión inscritos en Estados Unidos gestionados por J.P. Morgan y que cuentan con el asesoramiento de terceros. Aunque se consideran estrategias gestionadas a escala interna, JPMC no cobra comisiones por gestionar los fondos o prestar otros servicios conexos.

PERSONAS JURÍDICAS, MARCAS E INFORMACIÓN REGULATORIA

En Estados Unidos, los depósitos bancarios y los servicios relacionados, incluidas las cuentas corrientes, las cuentas de ahorro y los préstamos bancarios, los ofrece JPMorgan Chase Bank, N.A. Miembro de la FDIC.

JPMorgan Chase Bank, N.A. y sus filiales (conjuntamente, “JPMCB”) ofrecen productos de inversión, que pueden incluir cuentas bancarias de inversión gestionadas y de custodia, en el marco de sus servicios fiduciarios y de administración. Otros productos y servicios de inversión, tales como las cuentas de intermediación y asesoramiento, se ofrecen a través de J.P. Morgan Securities LLC (“JPMS”), miembro de la FINRA y la SIPC. Las rentas vitalicias están disponibles a través de Chase Insurance Agency, Inc. (CIA), agencia de seguros con licencia, que lleva a cabo su actividad como Chase Insurance Agency Services, Inc. en Florida. JPMCB, JPMS y CIA son sociedades filiales bajo el control común de JPM. Productos no disponibles en todos los estados.

En Alemania, este documento lo emite J.P. Morgan SE, con domicilio social en Taunustor 1 (TaunusTurm), 60310 Fráncfort (Alemania), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE). En Luxemburgo, este documento lo emite J.P. Morgan SE – Luxembourg Branch, con domicilio social en European Bank and Business Centre, 6 route de Trèves, L-2633 Senningerberg (Luxemburgo), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Luxembourg Branch también está supervisada por la Commission de Surveillance du Secteur Financier (CSSF); inscrita en el Registro mercantil de Luxemburgo con el número B255938. En el Reino Unido, este documento lo emite J.P. Morgan SE – London Branch, con domicilio social en 25 Bank Street, Canary Wharf, Londres E14 5JP, autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – London Branch también está supervisada por la Autoridad de Conducta Financiera y la Autoridad de Regulación Prudencial. En España, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE, Sucursal en España, con domicilio social en Paseo de la Castellana 31, 28046 Madrid (España), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE, Sucursal en España también está supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV); inscrita en el Banco de España como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 1567. En Italia, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Milan Branch, con domicilio social en Via Cordusio, n.3, 20123 Milán (Italia), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Milan Branch también está supervisada por el Banco de Italia y la Commissione Nazionale per le Società e la Borsa (CONSOB); inscrita en el Banco de Italia como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 8076; número de registro de la Cámara de Comercio de Milán: REA MI - 2536325. En los Países Bajos, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Amsterdam Branch, con domicilio social en World Trade Centre, Tower B, Strawinskylaan 1135, 1077 XX, Ámsterdam (Países Bajos), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Amsterdam Branch también está autorizada y supervisada por De Nederlandsche Bank (DNB) y la Autoriteit Financiële Markten (AFM) en los Países Bajos. Inscrita en la Kamer van Koophandel como sucursal de J.P. Morgan SE con el número de registro 72610220. En Dinamarca, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Copenhagen Branch, filial de J.P. Morgan SE, Tyskland, con domicilio social en Kalvebod Brygge 39-41, 1560 København V (Dinamarca), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Copenhagen Branch, filial de J.P. Morgan SE, Tyskland también está sujeta a la supervisión de la Finanstilsynet (la autoridad danesa de supervisión financiera) e inscrita en la Finanstilsynet como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 29010. En Suecia, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Stockholm Bankfilial, con domicilio social en Hamngatan 15, 11147 Estocolmo (Suecia), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Stockholm Bankfilial también está sujeta a la supervisión de Finansinspektionen (la autoridad sueca de supervisión financiera); inscrita en Finansinspektionen como sucursal de J.P. Morgan SE. En Francia, este documento lo distribuye JPMorgan Chase Bank, N.A. – Paris Branch, con domicilio social en 14, Place Vendôme, París 75001 (Francia), inscrita en el Registro del Tribunal mercantil de París con el número 712 041 334, titular de licencia concedida por la Autoridad bancaria francesa, la Autorité de Contrôle Prudentiel et de Résolution, y supervisada por la Autorité des Marchés Financiers para prestar servicios de inversión en territorio francés. En Suiza, este documento lo distribuye J.P. Morgan (Suisse) SA, regulada en Suiza por la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero de Suiza (FINMA).

J.P. Morgan (Suisse) SA, con domicilio social en rue du Rhône, 35, 1204, Ginebra (Suiza), autorizada y supervisada por la Autoridad Supervisora del Mercado Financiero de Suiza (FINMA), como banco y agente de valores en Suiza. 

Esta comunicación constituye publicidad a efectos de la Directiva relativa a los Mercados de Instrumentos Financieros (MiFID II), y la Ley de Servicios Financieros de Suiza (FinsA). Los inversores no deben suscribir ni comprar ningún instrumento financiero mencionado en este documento publicitario si no es basándose en la información incluida en cualquier documento legal aplicable que se esté o vaya a estar disponible en las jurisdicciones relevantes (según se requiera).

En Hong Kong, este documento lo distribuye JPMCB, Hong Kong Branch. JPMCB, sucursal de Hong Kong está regulada por la Autoridad Monetaria de Hong Kong y la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En Hong Kong, dejaremos de utilizar sus datos personales para fines de marketing sin cargo alguno si así lo solicita. En Singapur, este documento lo distribuye JPMCB, Singapore Branch. JPMCB, sucursal de Singapur está regulada por la Autoridad Monetaria de Singapur. Los servicios de negociación y asesoramiento, así como los de gestión discrecional de inversiones, se los presta JPMCB, sucursal de Hong Kong/Singapur (según se le notifique). Los servicios bancarios y de custodia se los presta JPMCB Singapore Branch. El contenido de este documento no lo ha revisado ninguna autoridad reguladora de Hong Kong, Singapur ni de ninguna otra jurisdicción. Le recomendamos que actúe con precaución en lo que respecta a este documento. Si tiene alguna duda sobre algo de lo que se indica en este documento, le recomendamos que solicite asesoramiento profesional independiente. En el caso de los documentos que constituyen publicidad de productos con arreglo a la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act) y la Ley de asesores financieros (Financial Advisers Act), se hace constar que dicha publicidad no la ha revisado la Autoridad Monetaria de Singapur. JPMorgan Chase Bank, N.A. es una sociedad bancaria nacional constituida con arreglo a las leyes de Estados Unidos y, como persona jurídica, la responsabilidad de sus accionistas es limitada.

En lo concerniente a los países latinoamericanos, puede que la distribución de este documento esté restringida en ciertas jurisdicciones. Es posible que le ofrezcamos y/o le vendamos valores u otros instrumentos financieros que no puedan registrarse y no sean objeto de una oferta pública en virtud de la legislación de valores u otras normativas financieras vigentes en su país de origen. Le ofrecemos y/o vendemos dichos valores o instrumentos exclusivamente de forma privada. Las comunicaciones que le enviemos con respecto a dichos valores o instrumentos —incluidos, entre otros, un folleto, un pliego de condiciones u otro documento de oferta— no tienen como fin constituir oferta de venta o invitación para comprar valores o instrumentos en ninguna jurisdicción en la que dicha oferta o invitación sea ilegal. Además, la transferencia posterior por su parte de dichos valores o instrumentos puede estar sujeta a ciertas restricciones regulatorias y/o contractuales, siendo usted el único responsable de verificarlas y cumplirlas. En la medida en que el contenido de este documento haga referencia a un fondo, el fondo no podrá ofrecerse públicamente en ningún país de América Latina sin antes registrar los títulos del fondo de acuerdo con las leyes de la jurisdicción correspondiente. Queda terminantemente prohibida la oferta pública de cualquier valor, incluidas las participaciones del fondo, que no se haya inscrito previamente en la Comisión de Valores y Mercados (CVM) de Brasil. Es posible que las plataformas de Brasil y de México no ofrezcan actualmente algunos de los productos o servicios incluidos en este documento.

JPMorgan Chase Bank, N.A. (JPMCBNA) (ABN 43 074 112 011/n.º de licencia de AFS: 238367) está regulada por la Comisión de Inversiones y Valores de Australia y la Autoridad de Regulación Prudencial de Australia. El documento proporcionado por JPMCBNA en Australia se dirige solamente a “clientes mayoristas”. A los efectos de este párrafo, el término “cliente mayorista” tiene el significado que se le otorga en el artículo 761G de la Ley de sociedades (Corporations Act) de 2001 (Cth). Le rogamos nos informe si no es un cliente mayorista en la actualidad o si deja de ser un cliente mayorista en cualquier momento en el futuro.

JPMS es una sociedad extranjera inscrita (exterior) (ARBN 109293610) constituida en Delaware, Estados Unidos. Con arreglo a los requisitos de licencia que regulan los servicios financieros en Australia, llevar a cabo un negocio de servicios financieros en Australia exige que el proveedor de servicios financieros, como J.P. Morgan Securities LLC (JPMS), posea una licencia australiana de servicios financieros (AFSL), a menos que se aplique una exención. JPMS está exenta del requisito de poseer una AFSL conforme a la Ley de sociedades (Corporations Act) de 2001 (Cth) (la “Ley”) en relación con los servicios financieros que le presta y se encuentra regulada por la SEC, la FINRA y la CFTC según las leyes de Estados Unidos, que difieren de las leyes australianas. El documento proporcionado por JPMS en Australia se dirige solamente a “clientes mayoristas”. La información incluida en este documento no tiene como fin, ni deberá, distribuirse o transmitirse, directa o indirectamente, a cualquier otra clase de personas de Australia. A los efectos de este párrafo, el término “cliente mayorista” tiene el significado que se le otorga en el artículo 761G de la Ley. Le rogamos nos informe de inmediato si no es un cliente mayorista en la actualidad o si deja de ser un cliente mayorista en cualquier momento en el futuro.

Este documento no ha sido elaborado específicamente para inversores australianos. Este documento:

  • puede incluir referencias a importes en dólares distintos de dólares australianos;
  • puede incluir información financiera no elaborada con arreglo a las leyes o las prácticas australianas;
  • puede no tratar riesgos asociados a la inversión en instrumentos denominados en monedas extranjeras; y
  • no aborda cuestiones relacionadas con la fiscalidad australiana.

Las referencias a “J.P. Morgan” remiten a JPM, sus sociedades dependientes y sus filiales de todo el mundo. “J.P. Morgan Private Bank” es el nombre comercial de la división de banca privada de JPM. Este documento tiene como fin su uso personal y no debe distribuirse a, ni ser utilizado por, otras personas, ni ser copiado para fines no personales sin nuestro permiso. Si tiene alguna pregunta o no desea continuar recibiendo estas comunicaciones, no dude en ponerse en contacto con su equipo de J.P. Morgan. 

© 2023 JPMorgan Chase & Co. Todos los derechos reservados

MÁS INFORMACIÓN sobre nuestra firma y profesionales de la inversión en FINRA BrokerCheck

Para obtener más información sobre el negocio de inversión de J.P. Morgan, incluidos productos, servicios y cuentas, así como nuestra relación con usted, consulte nuestro Formulario CRS de J.P. Morgan Securities LLC y nuestra Guía de servicios de inversión y productos de intermediación.

 

JPMorgan Chase Bank, N.A. y sus filiales (conjuntamente, “JPMCB”) ofrecen productos de inversión, que pueden incluir cuentas bancarias gestionadas y de custodia como parte de sus servicios fiduciarios y de administración. Otros productos y servicios de inversión, como las cuentas de intermediación y asesoramiento, se ofrecen a través de J.P. Morgan Securities LLC  ("JPMS"), miembro de la  FINRA  y la SIPC. Los productos de seguros están disponibles a través de Chase Insurance Agency, Inc. (CIA), una agencia de seguros autorizada, que opera bajo el nombre de Chase Insurance Agency Services, Inc. en Florida. JPMCB, JPMS y CIA son empresas afiliadas bajo el control común de JPMorgan Chase & Co. Los productos no están disponibles en todos los estados. Lea el aviso de exención de responsabilidad  junto con estas páginas. 

LOS PRODUCTOS DE INVERSIÓN: • NO ESTÁN ASEGURADOS POR LA FDIC • NO SON UN DEPÓSITO U OTRA OBLIGACIÓN DE, NI ESTÁN GARANTIZADOS POR JPMORGAN CHASE BANK, N.A. NI NINGUNA DE SUS AFILIADAS • ESTÁN SUJETOS A RIESGOS DE INVERSIÓN, INCLUIDA LA POTENCIAL PÉRDIDA DEL MONTO DEL CAPITAL INVERTIDO

Los productos de depósitos bancarios, como por ejemplo las cuentas corrientes, de ahorros y préstamos bancarios, son ofrecidos por JPMorgan Chase Bank, N.A. Miembro de la FDIC. No es un compromiso de préstamo. Toda extensión de crédito está sujeta a aprobación de crédito.