Oportunidades y retos a la hora de constituir un fondo familiar de capital riesgo

A numerosas familias empresarias y adineradas les entusiasma la idea de promover un espíritu emprendedor en la siguiente generación. Para un emprendedor de primera generación, su pasión, sus habilidades y sus atributos son quizá los aspectos más valiosos que puede transmitir. Las generaciones más jóvenes a menudo absorben esos rasgos emprendedores observando a sus familias o conversando con ellas mientras crecen. Numerosas familias hablan conscientemente sobre la transmisión de estos valores.

Cohen y Sharma consideran que las familias emprendedoras de mayor éxito son aquellas en las que cada generación aporta al trabajo de las anteriores nuevos rasgos emprendedores con el fin de hacer evolucionar el negocio y desarrollar sus familias de forma simultánea1. Esta idea no implica que todos los miembros de la generación más joven deban fundar nuevos negocios, lo cual, de hecho, puede ser irrelevante. Por ejemplo, que una familia disponga de un negocio operativo puede traducirse en abrir nuevos mercados o aportar nuevas maneras de hacer negocios. En el caso de las familias con patrimonios elevados, puede significar contar con la capacidad y las habilidades necesarias para invertir en otros negocios o con otros empresarios. En ambos casos, puede significar un estilo de liderazgo emprendedor.

¿Por qué constituir un fondo familiar de capital riesgo?

Numerosas familias deciden constituir fondos de capital riesgo en el marco de la planificación de la transición generacional. Así puede percibirse en familias que transmiten su patrimonio de la primera a la segunda generación donde el emprendedor que ha forjado el patrimonio es la figura dominante, al igual que en familias de quinta generación que desean brindar oportunidades empresariales a las generaciones futuras.

Algunas familias empresarias, con independencia de que se encuentren en Asia o América Latina, insisten en que su negocio principal lo administren profesionales. Al tiempo, se anima a los miembros de la familia a fundar nuevos negocios que, con el tiempo, puedan incorporarse a la cartera familiar. Este enfoque puede resultar muy motivador para las generaciones más jóvenes y les ofrece un medio para expresarse, así como para promover su autoestima. Iniciar una nueva empresa puede brindar una curva de aprendizaje de gran valor, con independencia de que el proyecto sea o no un éxito.

Fondos familiares de capital riesgo, en la práctica

Un fondo familiar de capital riesgo suena a propuesta atractiva. Para que sea un éxito, tanto para la familia como para el emprendedor, es importante prestar mucha atención a los detalles. El fondo debe resultar atractivo para los miembros de la familia, así como ser justo y no una fuente potencial de conflictos. Las familias deben velar por no enviar ningún mensaje subliminal a sus hijos de que los padres favorecerán a los que decidan ser emprendedores. Para tomar decisiones de financiación, es fundamental que el proceso sea justo; además, la familia debe acordar o, al menos, tener claro qué sucede si un proyecto es un éxito o un fracaso. 

En un primer momento, resulta útil considerar, tratar y abordar los siguientes tipos de preguntas para evitar malentendidos:

  • ¿Por qué constituir un fondo familiar de capital riesgo?
  • ¿Quién puede solicitar financiación? Por ejemplo, ¿Se incluye a los cónyuges?
  • ¿Cuál es el proceso de solicitud? Por ejemplo, es práctica habitual solicitar un plan de negocio.
  • ¿Quién decide? Numerosas familias contratan a ejecutivos o asesores profesionales de confianza ajenos a la familia, que incorporan al consejo familiar, para que aporten una perspectiva diferente e independencia.
  • ¿Existen criterios para invertir? Por ejemplo, ¿Existen sectores o industrias particulares preferentes o no preferentes? ¿El fondo ofrece capital inicial, de crecimiento o ambos?
  • ¿La financiación se facilita en forma de préstamo o de participación en el capital? ¿Puede considerarse un anticipo contra dividendos futuros? ¿Existe asistencia no financiera, como mecanismos de apoyo, tiempo y puesta en común de conocimientos o redes de contactos familiares?
  • ¿Cómo se informará al consejo familiar y con qué frecuencia?
  • ¿Cuáles son las opciones de salida? Por ejemplo, ¿Regresando a la empresa de la familia o comprando el emprendedor la compañía a la familia?
  • ¿Qué sucede si el negocio fracasa?
  • ¿Qué sucede si la empresa cosecha un gran éxito?

Existen multitud de maneras en que las familias estructuran sus fondos de capital riesgo. A continuación, analizamos tres ejemplos:

1. Familia empresaria europea de cuarta generación

Objetivos del fondo

La familia constituyó un fondo de capital riesgo para:

  • Alimentar y promover el espíritu emprendedor en cada generación.
  • Crear nuevos negocios que incorporar a su cartera principal.
  • Desarrollar sucesores activos y seguros.

Principios clave

  • Invertir en start-ups y negocios relativamente nuevos.
  • Pueden solicitar financiación tanto familiares directos como parejas y cónyuges.
  • El fondo familiar invierte hasta 150.000 euros.
  • Se espera que los miembros de la familia inviertan, al menos, el 10% de los fondos solicitados de su propio dinero y su propia red de contactos
  • El emprendedor de la familia recibe, al menos, el 50% de las acciones, con independencia de la cuantía invertida por el fondo familiar.
  • No existe penalización en caso de que el negocio no prospere: los miembros de la familia pueden volver a solicitar financiación hasta en tres ocasiones para negocios distintos durante su vida, siempre que dispongan de un plan de negocio adecuado.

2. Familia empresaria de Asia oriental de tercera generación

Objetivos del fondo

La familia creó un fondo de capital riesgo para brindar a las generaciones más jóvenes la oportunidad de crear patrimonio por derecho propio.

Principios clave

  • Cualquier descendiente puede solicitar financiación.
  • Los miembros de la familia deben presentar un plan de negocio detallado con previsiones financieras, un estudio de viabilidad y requisitos de flujos de caja; también deben demostrar haber contratado a asesores independientes, como un consejero no ejecutivo o un director financiero.
  • El sector en que se enmarque el negocio debe encajar en los valores de la familia.
  • La empresa no puede competir con ninguna de las líneas de negocio existentes de la familia.
  • Se otorga, como máximo, 1 millón de dólares a cambio de una participación minoritaria en el capital, con la suscripción del correspondiente contrato.
  • Se espera que el miembro de la familia utilice sus dividendos personales para financiar, al menos, parte del capital necesario.
  • Se prevé que se aporten informes trimestrales sobre los progresos.

3. Familia adinerada de Oriente Medio de segunda generación que ha vendido su negocio operativo

Objetivos del fondo

La familia constituyó un fondo de capital riesgo para:

  • Promover el espíritu emprendedor y cierta asunción de riesgos en las generaciones más jóvenes para dotarles de un sentido de la finalidad y la realización; y
  • Facilitar capital inicial o de crecimiento.

Principios clave

  • Abierto a cualquier miembro directo de la familia.
  • Puede solicitarse financiación por importe de hasta 1 millón de euros, acompañado de un plan de negocio.
  • Los ejecutivos del family office asesorarán al miembro de la familia en la elaboración del plan de negocio y las previsiones financieras.
  • El CEO del family office se incorporará al consejo familiar para revisar y aprobar la financiación.
  • Los fondos se facilitarán en forma de préstamo con un interés del 0% y un plan de amortización que comienza dos años después del préstamo y que se fijará en función de cada caso.
  • Si el negocio prospera, el empresario podrá ostentar su propiedad íntegra (con supeditación a otros socios, que podrán o no participar).
  • En caso de que fracase, el miembro de la familia deberá valorar las lecciones aprendidas y podrá solicitar financiación para otro negocio una vez más a lo largo de su vida.

Cómo dar con el enfoque adecuado

Tal y como demuestran estos casos prácticos, existen numerosas formas de crear y gestionar fondos familiares de capital riesgo. Es vital tener objetivos claros y principios clave que todo el mundo comprenda y con los que esté de acuerdo. Si bien los fondos familiares de capital riesgo pueden brindar numerosas oportunidades emocionantes, también es importante tener en cuenta las consecuencias no deseadas que podrían derivarse.