Si la situación económica reciente ha generado una necesidad de liquidez, recurrir al credito puede ayudarle a mantener la estrategia de su cartera a largo plazo hasta que el mercado se recupere

La reciente volatilidad del mercado ha tenido un fuerte impacto económico: la escasez de liquidez y las espirales de ventas han alterado los ingresos y algunas estrategias de inversión cuidadosamente planificadas se han visto en peligro.

  • Use líneas de crédito existentes o nuevas para atender a sus necesidades de liquidez, en vez de vender activos a largo plazo.
  •  El crédito puede ayudarle a satisfacer necesidades de su estilo de vida o su negocio hasta que los mercados se recuperen.
  •  Evite materializar pérdidas y alterar la planificación de la cartera a largo plazo.

Los flujos de efectivo habituales (como dividendos, ingresos de alquiler, primas y remuneración de ejecutivos) se están resintiendo y muchas personas están recurriendo más a sus activos financieros a largo plazo para apoyar sus negocios, financiar sus estilos de vida y pagar impuestos y otros gastos que no pueden aplazar. Gracias al crédito, pueden obtener lo que más necesitan: tiempo.

El diagrama de abajo muestra las maneras en que muchos de nosotros tratamos nuestro patrimonio, desglosándolo en cuatro partes: para gastar, asignar, preservar e incrementar. En el entorno actual, la reducción de los rendimientos de inversión o de los ingresos de un negocio implica en muchos casos que los fondos disponibles para gastar se han agotado. Esto ejerce presión sobre los activos reservados para preservar e incrementar el patrimonio para proporcionar esos ingresos necesarios, lo cual no es fácil. En vez de vender estos activos a largo plazo, podría usarlos como garantía y tomar dinero prestado de una línea de crédito hasta que los ingresos se recuperen y los mercados se normalicen.

Por ejemplo, un comercio minorista de un cliente del Reino Unido hace poco se vio bajo presión cuando tuvo que cerrar debido a las medidas de confinamiento. El propietario dispuso de 20 millones de dólares de una línea de crédito a largo plazo (ya autorizada) sin utilizar para cubrir sus costes y ayudar a salvar el negocio hasta que pudiera volver a abrir. Esta estrategia evitó la quiebra del negocio y, gracias a ella, el cliente no tuvo que vender activos a largo plazo, sino que estos se utilizaron como garantía para la línea de crédito. Cuando los ingresos se recuperen, prevé ir reembolsando la línea de crédito a medida que los flujos de tesorería del negocio vayan volviendo a la normalidad.

La infografía muestra cómo dividimos muchos de nosotros nuestro patrimonio: para gastar, asignar, preservar e incrementar. El entorno actual ha desembocado en que los fondos disponibles a efectos de gasto se hayan agotado para muchas personas, un hecho que ejerce presión sobre los activos reservados para preservar e incrementar el patrimonio. En vez de vender estos activos, tomar un préstamo/crédito puede ayudarle a compensar los ingresos hasta que el mercado se normalice, sin alterar la estrategia de su cartera a largo plazo.

La pérdida de los ingresos por dividendos reduce la liquidez

Las distribuciones de dividendos han estado en el punto de mira durante la pandemia de COVID-19, al quedar sectores enteros afectados por el confinamiento y miles de trabajadores en paro temporal. Las empresas se ven bajo presión para reducir o suspender dividendos con el fin de:

  • asegurar el futuro del negocio;
  • evitar una mala opinión pública por remunerar indebidamente a los accionistas; y
  • cumplir las disposiciones normativas y gubernamentales.

Esta reducción podría causar problemas de liquidez inmediatos a cualquiera que dependa de los ingresos por dividendos de su cartera de inversión.

Algunos bancos centrales, como la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra, han intervenido con contundencia, y las autoridades han manifestado su intención de apoyar la economía y mantener unos tipos de interés excepcionalmente bajos durante los próximos años. Estas medidas, junto con unos indicios prometedores de que la tasa de propagación del virus está ralentizando y la desescalada de los confinamientos, han ayudado a los mercados de renta variable a rebotar desde sus mínimos de marzo, si bien aún siguen por debajo de sus rentabilidades previstas a largo plazo.

Vender activos financieros en tiempos de elevada volatilidad e incertidumbre podría suponer la materialización de pérdidas y poner en peligro la capacidad de obtener ganancias futuras. En vez de vender sus activos, podría recurrir a la financiación como una manera de ganar tiempo, para no trastornar las rentabilidades esperadas a largo plazo de su cartera y materializar las pérdidas. En cuanto los mercados se estabilicen y los ingresos se recuperen, puede reembolsar el préstamo.

Rentabilidad de una cartera moderada sin alt. USD

Rentabilidad del equipo del director de inversiones (CIO) de J.P. Morgan Private Bank: datos a 11 de junio de 2020
El gráfico muestra cómo habrían variado las perspectivas de los inversores en función de cuándo entraron en el mercado, con el ejemplo de una inversión en una cartera equilibrada sin inversiones alternativas a principios de 2018, principios de 2019, hace un año y desde principios de 2020, comparado con la rentabilidad esperada de la cartera subyacente. Si empezó solamente en 2020, experimentaría una caída al cabo de solo 2 meses, pero a más largo plazo los movimientos se suavizan; por eso, es importante mantener las inversiones a largo plazo, y no dejar que la volatilidad a corto plazo altere sus planes.

El gráfico de arriba muestra cómo habrían variado las perspectivas de los inversores en función de cuándo entraron en el mercado, con el ejemplo de una inversión en una cartera moderada sin alternativos líquidos a principios de 2018, principios de 2019, hace un año y desde principios de 2020, comparado con la rentabilidad esperada de la cartera subyacente.

Diseñamos nuestras carteras de inversión para que resistan en los periodos en que los mercados son más volátiles. Si tenemos en cuenta las hipótesis sobre los mercados de capitales a largo plazo de J.P. Morgan, junto con los bajos costes actuales del crédito y de financiación, cobra sentido recurrir al crédito a corto plazo para mantener los objetivos de gestión patrimonial a largo plazo.

Gracias al crédito, es posible que evite materializar pérdidas y alterar sus objetivos de gestión patrimonial a largo plazo. J.P. Morgan Private Bank está a su disposición para ayudarle a entender su situación financiera global y sus posibles necesidades de liquidez. La conversación debería centrarse en la provisión de crédito para ayudarle a atravesar este periodo sin precedentes, y así ganar tiempo para encauzar su situación financiera sin tener que alterar sus planes a largo plazo.