Se están explorando tipos de referencia alternativos al LIBOR y a otros tipos de interés interbancarios.

El LIBOR es un reconocido tipo de interés que se ha utilizado de manera generalizada como parámetro de referencia de los productos financieros de todo el mundo durante más de tres décadas, y su reemplazo está previsto para finales de 2021.

A escala mundial, los bancos centrales y varios agentes sectoriales, entre los que se incluye J.P. Morgan, están trabajando codo con codo para identificar tipos alternativos basados en los principios fundamentales establecidos por la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO), el organismo que establece las normas de regulación de los mercados de valores en todo el planeta.

J.P. Morgan le mantendrá al corriente de los principales acontecimientos en este frente.

El tipo de interés interbancario de oferta de Londres (LIBOR) se emplea, entre otras cosas, para calcular los tipos de interés de ciertos productos que las empresas ofrecen a los clientes. Se basa en los tipos diarios de un determinado grupo de bancos en Londres que calculan cuánto costaría prestarse mutuamente dinero sin garantía en diferentes plazos (de un día a otro, un mes, tres meses, seis meses y un año).

El LIBOR ha sido calificado como el «parámetro más importante del mundo», puesto que ha sido el tipo de interés de referencia más utilizado de entre los diferentes tipos de interés interbancarios de oferta (IBOR). El LIBOR ha sido empleado como referencia para la determinación del precio de una amplia variedad de contratos financieros, desde préstamos de consumo hasta contratos de derivados de tipos de interés en USD por valor de 190 billones de dólares estadounidenses1.

Un volumen total de contratos referenciados al LIBOR en las divisas principales2 (entre las que se incluyen la libra esterlina, el yen japonés, el franco suizo, el euro y el dólar estadounidense) por valor de 400 billones de dólares estadounidenses tendrán que migrar del LIBOR a otros tipos alternativos.

En los últimos años, a medida que los bancos han ido reduciendo sus préstamos no garantizados a corto plazo, el mercado que el LIBOR trata de medir se ha vuelto menos activo. En este contexto, la Autoridad de Conducta Financiera (FCA), la autoridad reguladora británica que se encarga de la supervisión del LIBOR, ha anunciado que no incitará ni obligará a los bancos a comunicar los tipos diarios necesarios para calcular el LIBOR una vez finalizado el año 2021.

El Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), un organismo internacional que supervisa y formula recomendaciones sobre el sistema financiero mundial, ha venido coordinando los esfuerzos internacionales para reformar los tipos de interés de referencia y la transición del LIBOR. Existen grupos de trabajo nacionales en las jurisdicciones del FSB, como Estados Unidos, Japón, la Unión Europea.

J.P. Morgan opera con clientes en más de 100 países diferentes. Desde el principio, hemos mostrado un firme compromiso con los esfuerzos de transición a escala internacional, y atesoramos conocimientos en iniciativas de reforma en diferentes regiones y sus posibles repercusiones en los mercados mundiales.

Lo que esta transición significará para usted dependerá de la naturaleza de sus inversiones o productos de crédito. Nos comprometemos a ofrecerle toda la información de la que vayamos disponiendo. Su equipo de J.P. Morgan también está a su disposición para responder a todas las preguntas que desee plantear en cualquier momento.

A escala internacional, ciertos países han empezado a utilizar algunos de los tipos de interés de referencia que se han propuesto para reemplazar el LIBOR y los tipos de interés interbancarios de oferta.

1 «Leaving LIBOR: A Landmark Transition», J.P. Morgan, enero de 2019, https://www.jpmorgan.com/global/markets/libor-sofr.

2 «Más allá del LIBOR: un análisis de las nuevas tasas de referencia», BPI, marzo de 2019, https://www.bis.org/publ/qtrpdf/r_qt1903e_es.htm.