Estrategia de inversión

El fin de una era de tipos de interés bajos. Estos cinco gráficos lo demuestran

Jul 19, 2022

Las subidas de los tipos de interés y unas condiciones financieras más ajustadas generan desafíos para las economías y los mercados financieros. Esto es lo que necesita saber.

La campaña de la Reserva Federal contra la inflación ha sido el motor principal de los mercados financieros globales este año. La inflación general, que alcanzó su nivel máximo de los últimos 40 años, junto con un mercado laboral muy ajustado, está forzando a la Reserva Federal a ajustar de forma agresiva las condiciones financieras. 

En términos generales, las condiciones financieras describen el entorno económico en el que se mueven ciudadanos y empresas. Unas condiciones más ajustadas reducen la probabilidad de que consumidores y empresas pidan dinero prestado o inviertan, lo que supondrá un descenso del crecimiento futuro y de la inflación. Salvo en tiempos de recesión, las condiciones financieras nunca han empeorado tanto en un período de seis meses como lo han hecho en la primera mitad del año 2022. Es el fin de la era de tipos de interés bajos vivida durante la pandemia.

Observamos esta nueva dinámica en tres áreas clave: los tipos de interés, la liquidez y la política fiscal, como aclaran los cinco gráficos siguientes.

Tipos de interés: un camino agresivo hacia tipos y rendimientos más altos

En todo el mundo, los bancos centrales están trazando hojas de ruta para subir de forma agresiva los tipos de interés. El mercado prevé que la Reserva Federal suba los tipos de interés al 3,5% antes del primer trimestre de 2023. Esto supondría la subida de tipos más rápida desde mediados de los 90, y llevaría al tipo de referencia a su nivel más alto en más de una década.

Es más, el mercado espera que la Reserva Federal mantenga el tipo de intervención cerca del 3% durante una década.

También se espera que el Banco Central Europeo (BCE) apruebe tipos de interés positivos por primera vez en 10 años.

La Reserva Federal ha lanzado su plan de subida de tipos; el BCE pronto le seguirá

Fuentes: Reserva Federal, Banco Central Europeo, Bloomberg Finance L.P., J.P. Morgan Banca Privada. Datos a 30 de junio de 2022. Las expectativas de mercado relativas a la Reserva Federal se determinan mediante los futuros del tipo de intervención de la Reserva Federal. Las expectativas relativas al BCE se representan mediante el ESTR a un día (el tipo de interés interbancario a un día de la Eurozona). Expectativas a 11 de julio de 2022.
Este gráfico muestra el tipo de intervención de la Reserva Federal y el tipo de depósitos del BCE de 2015 a 2022, y las subidas esperadas de los tipos de interés hasta 2024. En 2015, el tipo de intervención de la Reserva Federal y el tipo de depósitos del BCE estaban en torno al 0,125% y al -0,2%, respectivamente. En 2023, se espera que el tipo de intervención de la Reserva Federal y el tipo de depósitos del BCE suban al 3,5% y al 1,0%, respectivamente.

 

Aunque la Reserva Federal tan sólo acaba de empezar a subir los tipos, los estadounidenses ya sienten los efectos de las subidas de tipos esperadas:

  • La hipoteca a tipo fijo a 30 años ha subido a casi un 6%, desde tan solo un 3% a principios de año.
  • Los pagos mensuales de principal e intereses en una hipoteca a tipo fijo a 30 años en dólares estadounidenses de una vivienda de 510.000 dólares (último precio medio) subieron desde los 1.200 dólares hasta los 1.850 dólares.
  • La combinación de tipos hipotecarios al alza con precios de la vivienda que se mantienen elevados significa que la asequibilidad de la vivienda en Estados Unidos ha caído a niveles de 2006.  

La asequibilidad de la vivienda ha caído a niveles de 2006

Fuente: Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios /J.P. Morgan Banca Privada. Mayo de 2022.
Este gráfico muestra el índice de asequibilidad y el precio medio de venta de la vivienda nueva en Estados Unidos entre 2004 y 2022. En enero de 2004, el índice de asequibilidad comenzó en 124,65, y el precio medio de venta de la vivienda nueva estaba en torno a 250.000 dólares. Tras alcanzar una asequibilidad 200 en 2012, en el año 2022 el índice de asequibilidad se sitúa en 115. Con un precio medio de venta de vivienda nueva de unos 515.000 dólares, en 2022 la asequibilidad de la vivienda ha caído a niveles de 2006.

 

Para los prestatarios, el coste de financiación se ha disparado. El año pasado había más de 18 billones de dólares de deuda con rentabilidades negativas a nivel global. Este glaciar se ha derretido, quedando la cifra actual en tan solo dos billones de dólares.

El glaciar de deuda con rendimientos negativos se ha derretido

Fuente: Bloomberg Finance L.P. datos a 30 de junio de 2022.
Este gráfico muestra la proporción del índice Bloomberg Global Aggregate Index que mantiene deuda con rentabilidades negativas entre 2014 y 2022. La proporción empieza en un 0%, subiendo al 7,4% en diciembre de 2014, y al 25,7% en junio de 2016. Cayó al 12,8% en septiembre de 2018, antes de volver a subir a un máximo de la serie, del 29,8%, en agosto de 2019. Desde aquí, cayó al 18,2% en marzo de 2020, y al 4,5% en abril de 2022.

Liquidez: los balances de los bancos centrales se contraen  

Durante la era de los tipos de interés bajos, los balances de los bancos centrales aumentaron de forma destacable —primero como consecuencia de la crisis financiera global y, más recientemente, como respuesta al COVID-19. El balance de la Reserva Federal aumentó desde unos 4 billones de dólares antes de la pandemia hasta los 9 billones de dólares de la actualidad, a medida que la Reserva Federal compraba bonos del Tesoro y valores de agencias con garantía hipotecaria, aportando abundante liquidez al sistema financiero y haciendo subir los precios de los activos.

Ahora, en un proceso conocido como quantitative tightening (QT), o ajuste cuantitativo, los balances podrían contraerse, drenando liquidez del sistema financiero.

Los inversores esperan que el balance de la Reserva Federal se reduzca hasta los 7 billones de dólares antes de 2025, lo que llevará su tamaño relativo respecto al PIB a niveles anteriores a la pandemia.

Durante la contracción cuantitativa, los balances se contraerán

Fuente: Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) y encuesta de la Reserva Federal a agencias de valores primarias en mayo de 2022.
Este gráfico muestra el balance de la Reserva Federal como porcentaje del PIB de Estados Unidos entre 1992 y 2022. Comenzó cerca del 5%, y aumentó al 15% en 2008. Subió hasta cerca del 25% en 2014, antes de caer al 18% en 2019. Desde aquí, subió hasta alcanzar un 37,9% en 2022. Se espera que caiga al 22,7% a finales de 2024.

 

En Europa, el ajuste cuantitativo significará que el BCE dejará de adquirir bonos corporativos. Este cambio es inminente, y su impacto podría ser significativo. En la actualidad, el BCE es titular de aproximadamente una tercera parte de los bonos corporativos existentes.

Política fiscal: Menos apoyo gubernamental y tasas de ahorro más bajas

La gran mayoría de Gobiernos a nivel global han aprobado medidas de política fiscal para mitigar el efecto de la pandemia. Países europeos como Italia y Alemania han introducido medidas de gasto para proteger a los consumidores del impacto total de la subida de los precios de la energía.

Estados Unidos es el país donde el apoyo fiscal ha sido más pronunciado. En el pico de los estímulos fiscales derivados de la pandemia, más de un tercio de la renta personal de los estadounidenses provenía de transferencias del Gobierno de Estados Unidos.

A medida que desaparece este apoyo, parece que los estadounidenses están gastando rápidamente todo su exceso de ahorro. Esto podría afectar al gasto global de los consumidores, y por ello al crecimiento económico.

A medida que desaparece el apoyo fiscal, los estadounidenses están gastando rápidamente su exceso de ahorro

Fuente: Haver. Datos hasta mayo de 2022.
Este gráfico muestra las transferencias gubernamentales como porcentaje de la renta personal en Estados Unidos entre 2011 y 2022. El porcentaje es bastante plano entre 2011 y 2019, en torno a un 17%, antes de dispararse hasta el 31% en abril de 2020. En noviembre de 2020 observamos cómo cae este porcentaje a cerca del 18,9%, para volver al 33,6% en 2021. Al final de mayo de 2022, el porcentaje es de un 18,1%.

Consecuencias para las inversiones

¿Cómo analizar el efecto del fin de la era de tipos de interés bajos en su cartera y en sus objetivos familiares?

Debido al inicio del plan de incrementos de los tipos de interés, las rentabilidades de los bonos han aumentado, en algunos casos de manera significativa. Las rentabilidades más altas pueden suponer un buen punto de entrada para construir una posición en renta fija tradicional, que podría ofrecer un contrapeso valioso para las carteras. Si se intensifican los temores de recesión, las rentabilidades de los bonos probablemente caerían, mejorando las rentabilidades totales de las carteras de bonos existentes.

A medida que el final de esta etapa de tipos de interés bajos dé paso a un periodo de crecimiento económico más débil, los márgenes y los beneficios de las compañías probablemente se vean sometidos a cierta presión. En este entorno, las compañías de calidad (con balances sólidos y flujos de caja constantes) deberían proporcionar un crecimiento de los beneficios más consistente y fiable. En nuestra opinión, la renta variable de calidad debería obtener resultados superiores a la media del mercado.

Podemos ayudarle

A la hora de analizar las consecuencias del fin de la era de tipos de interés bajos, es importante valorar su aversión al riesgo y sus objetivos de inversión a la hora de tomar decisiones. Su equipo de J.P. Morgan puede ayudarle a diseñar una cartera orientada a lograr sus objetivos financieros.

Obtenga más información sobre cómo convertirse en cliente de J.P. Morgan Banca Privada.

Cuéntenos sobre usted y nuestro equipo se pondrá en contacto con usted.

*Campos obligatorios

Obtenga más información sobre cómo convertirse en cliente de J.P. Morgan Banca Privada.

Cuéntenos sobre usted y nuestro equipo se pondrá en contacto con usted.

Introduzca su nombre

> or < are not allowed

Only 40 characters allowed

Introduzca sus apellidos

> or < are not allowed

Only 40 characters allowed

Seleccione su país de residencia

Introduzca el prefijo de su país

Introduzca el prefijo de su país

> or < are not allowed

Introduzca su número de teléfono

El número de teléfono debe constar de 10 dígitos

Introduzca un número de teléfono válido

> or < are not allowed

Only 15 characters allowed

Introduzca su número de teléfono

Introduzca un número de teléfono válido

> or < are not allowed

Only 15 characters allowed

Introduzca una dirección postal válida

> or < are not allowed

Only 35 characters allowed

> or < are not allowed

Only 35 characters allowed

Introduzca su ciudad

> or < are not allowed

Only 35 characters allowed

Seleccione su estado

> or < are not allowed

Introduzca su código ZIP

Introduzca un código postal válido

> or < are not allowed

Only 9 characters allowed

Introduzca su código postal

Introduzca un código postal válido

> or < are not allowed

Only 9 characters allowed

Cuéntenos más acerca de usted

0/1000

Only 1000 characters allowed

La casilla no ha sido marcada

Su historia reciente

Información importante

RIESGOS PRINCIPALES.

Este documento es solo para fines informativos y puede orientarle acerca de determinados productos y servicios ofrecidos por los negocios de gestión de patrimonios de J.P. Morgan, que pertenece a JPMorgan Chase & Co. (“JPM”). Los productos y servicios descritos, así como las comisiones, los gastos y los tipos de interés asociados, pueden sufrir modificaciones de acuerdo con los contratos de cuenta aplicables, además de diferir entre ámbitos geográficos.

No todos los productos y servicios se ofrecen en todas las regiones. Si es una persona con discapacidad y necesita asistencia adicional para acceder a este documento, póngase en contacto con su equipo de J.P. Morgan o envíenos un correo electrónico a accessibility.support@jpmorgan.com para obtener ayuda. Lea íntegramente esta información importante.

RIESGOS Y CONSIDERACIONES GENERALES. Las opiniones, las estrategias y los productos que se describen en este documento pueden no ser adecuados para todas las personas y comportan riesgos. Los inversores podrían recuperar menos del importe invertido y la rentabilidad histórica no es un indicador fiable de resultados futuros. La asignación/diversificación de activos no garantiza beneficios o protección contra pérdidas. Nada de lo incluido en este documento debe utilizarse como único elemento de juicio para tomar una decisión de inversión. Se le insta a analizar minuciosamente si los servicios, los productos, las clases de activos (por ejemplo, renta variable, renta fija, inversiones alterativas y materias primas) o las estrategias que se abordan resultan adecuados en vista de sus necesidades. También debe tener en cuenta los objetivos, los riesgos, las comisiones y los gastos asociados al servicio, el producto o la estrategia de inversión antes de tomar una decisión de inversión. Para ello y para obtener información más completa, así como para abordar sus objetivos y su situación, póngase en contacto con su equipo de J.P. Morgan.

FIABILIDAD DE LA INFORMACIÓN AQUÍ INCLUIDA. Ciertos datos incluidos en este documento se consideran fiables; sin embargo, JPM no declara ni garantiza su precisión, su fiabilidad o su integridad y excluye cualquier responsabilidad por pérdidas o daños (directos o indirectos) derivados de la utilización, total o parcial, de este documento. JPM no formula declaraciones o garantías con respecto a los cálculos, los gráficos, las tablas, los diagramas o los comentarios que pueda contener este documento, cuya finalidad es meramente ilustrativa/orientativa. Las perspectivas, las opiniones, las estimaciones y las estrategias que se abordan en este documento constituyen nuestro juicio con base en las condiciones actuales del mercado y pueden cambiar sin previo aviso. JPM no asume obligación alguna de actualizar la información que se recoge en este documento en caso de que se produzcan cambios en ella. Las perspectivas, las opiniones, las estimaciones y las estrategias que aquí se abordan pueden diferir de las expresadas por otras áreas de JPM y de las opiniones expresadas con otros propósitos o en otros contextos; este documento no debe considerarse un informe de análisis. Los resultados y los riesgos proyectados se basan únicamente en los ejemplos hipotéticos citados y los resultados y los riesgos reales variarán según circunstancias específicas. Las declaraciones prospectivas no deben considerarse garantías o predicciones de eventos futuros.

Nada de lo indicado en este documento se entenderá que da lugar a obligación de asistencia o relación de asesoramiento alguna hacia usted o un tercero. Nada de lo indicado en este documento debe considerarse oferta, invitación, recomendación o asesoramiento (de carácter financiero, contable, jurídico, fiscal o de otro tipo) por parte de J.P. Morgan y/o sus equipos o empleados, con independencia de que dicha comunicación haya sido facilitada a petición suya o no. J.P. Morgan y sus filiales y empleados no prestan servicios de asesoramiento fiscal, jurídico o contable. Consulte a sus propios asesores fiscales, jurídicos y contables antes de realizar operaciones financieras.

INFORMACIÓN IMPORTANTE ACERCA DE SUS INVERSIONES Y POSIBLES CONFLICTOS DE INTERESES

Surgirán conflictos de interés cuando JPMorgan Chase Bank, N.A. o cualquiera de sus filiales (conjuntamente, “J.P. Morgan”) tengan un incentivo real o supuesto, de índole económica o de otro tipo, en la gestión de las carteras de nuestros clientes para actuar de un modo que beneficie a J.P. Morgan. Surgirán conflictos, por ejemplo (en la medida en que las siguientes actividades estén autorizadas en su cuenta): (1) cuando J.P. Morgan invierta en un producto de inversión, como un fondo de inversión, un producto estructurado, una cuenta de gestión separada o un hedge fund que emita o gestione JPMorgan Chase Bank, N.A. o una filial, como J.P. Morgan Investment Management Inc.; (2) cuando una entidad de J.P. Morgan obtenga servicios, incluidas la ejecución y la compensación de operaciones, de una filial; (3) cuando J.P. Morgan reciba un pago como resultado de la compra de un producto de inversión por cuenta de un cliente; o (4) cuando J.P. Morgan reciba un pago por la prestación de servicios (incluidos servicios a accionistas, mantenimiento de registros o custodia) con respecto a productos de inversión adquiridos para la cartera de un cliente. Otros conflictos surgirán por las relaciones que J.P. Morgan mantenga con otros clientes o cuando J.P. Morgan actúe por cuenta propia.

Las estrategias de inversión se seleccionan entre las de los gestores de J.P. Morgan y otros externos y son objeto de un proceso de revisión por parte de nuestros equipos de análisis de gestores. De ese grupo de estrategias, nuestros equipos de elaboración de carteras seleccionan aquellas que consideramos adecuadas conforme a nuestros objetivos de asignación de activos y previsiones a fin de cumplir el objetivo de inversión de la cartera.

Por lo general, preferimos las estrategias gestionadas por J.P. Morgan. Esperamos que el porcentaje de estrategias gestionadas por J.P. Morgan sea alto (de hecho, hasta de un 100%) en estrategias como, por ejemplo, de liquidez y renta fija de alta calidad, con supeditación a la legislación vigente y a cualesquiera consideraciones específicas de la cuenta.

Si bien nuestras estrategias de gestión interna suelen estar bien alineadas con nuestras previsiones y estamos familiarizados con los procesos de inversión y con la filosofía de riesgos y cumplimiento de la firma, debemos señalar que J.P. Morgan percibe en conjunto más comisiones cuando se incluyen estrategias gestionadas internamente. Ofrecemos la opción de excluir estrategias gestionadas por J.P. Morgan (que no sean productos de efectivo y liquidez) en determinadas carteras.

Six Circles Funds son fondos de inversión inscritos en Estados Unidos gestionados por J.P. Morgan y que cuentan con el asesoramiento de terceros. Aunque se consideran estrategias gestionadas a escala interna, JPMC no cobra comisiones por gestionar los fondos o prestar otros servicios conexos.

PERSONAS JURÍDICAS, MARCAS E INFORMACIÓN REGULATORIA

En Estados Unidos, los depósitos bancarios y los servicios relacionados, incluidas las cuentas corrientes, las cuentas de ahorro y los préstamos bancarios, los ofrece JPMorgan Chase Bank, N.A. Miembro de la FDIC.

JPMorgan Chase Bank, N.A. y sus filiales (conjuntamente, “JPMCB”) ofrecen productos de inversión, que pueden incluir cuentas bancarias de inversión gestionadas y de custodia, en el marco de sus servicios fiduciarios y de administración. Otros productos y servicios de inversión, tales como las cuentas de intermediación y asesoramiento, se ofrecen a través de J.P. Morgan Securities LLC (“JPMS”), miembro de la FINRA y la SIPC. Las rentas vitalicias están disponibles a través de Chase Insurance Agency, Inc. (CIA), agencia de seguros con licencia, que lleva a cabo su actividad como Chase Insurance Agency Services, Inc. en Florida. JPMCB, JPMS y CIA son sociedades filiales bajo el control común de JPM. Productos no disponibles en todos los estados.

En Alemania, este documento lo emite J.P. Morgan SE, con domicilio social en Taunustor 1 (TaunusTurm), 60310 Fráncfort (Alemania), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE). En Luxemburgo, este documento lo emite J.P. Morgan SE – Luxembourg Branch, con domicilio social en European Bank and Business Centre, 6 route de Trèves, L-2633 Senningerberg (Luxemburgo), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Luxembourg Branch también está supervisada por la Commission de Surveillance du Secteur Financier (CSSF); inscrita en el Registro mercantil de Luxemburgo con el número B255938. En el Reino Unido, este documento lo emite J.P. Morgan SE – London Branch, con domicilio social en 25 Bank Street, Canary Wharf, Londres E14 5JP, autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – London Branch también está supervisada por la Autoridad de Conducta Financiera y la Autoridad de Regulación Prudencial. En España, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE, Sucursal en España, con domicilio social en Paseo de la Castellana 31, 28046 Madrid (España), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE, Sucursal en España también está supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV); inscrita en el Banco de España como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 1567. En Italia, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Milan Branch, con domicilio social en Via Cordusio, n.3, 20123 Milán (Italia), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Milan Branch también está supervisada por el Banco de Italia y la Commissione Nazionale per le Società e la Borsa (CONSOB); inscrita en el Banco de Italia como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 8076; número de registro de la Cámara de Comercio de Milán: REA MI - 2536325. En los Países Bajos, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Amsterdam Branch, con domicilio social en World Trade Centre, Tower B, Strawinskylaan 1135, 1077 XX, Ámsterdam (Países Bajos), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Amsterdam Branch también está autorizada y supervisada por De Nederlandsche Bank (DNB) y la Autoriteit Financiële Markten (AFM) en los Países Bajos. Inscrita en la Kamer van Koophandel como sucursal de J.P. Morgan SE con el número de registro 72610220. En Dinamarca, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Copenhagen Branch, filial de J.P. Morgan SE, Tyskland, con domicilio social en Kalvebod Brygge 39-41, 1560 København V (Dinamarca), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Copenhagen Branch, filial de J.P. Morgan SE, Tyskland también está sujeta a la supervisión de la Finanstilsynet (la autoridad danesa de supervisión financiera) e inscrita en la Finanstilsynet como sucursal de J.P. Morgan SE con el código 29010. En Suecia, este documento lo distribuye J.P. Morgan SE – Stockholm Bankfilial, con domicilio social en Hamngatan 15, 11147 Estocolmo (Suecia), autorizada por la Bundesanstalt für Finanzdienstleistungsaufsicht (BaFin) y supervisada conjuntamente por la BaFin, el Banco Central de Alemania (Deutsche Bundesbank) y el Banco Central Europeo (BCE); J.P. Morgan SE – Stockholm Bankfilial también está sujeta a la supervisión de Finansinspektionen (la autoridad sueca de supervisión financiera); inscrita en Finansinspektionen como sucursal de J.P. Morgan SE. En Francia, este documento lo distribuye JPMorgan Chase Bank, N.A. – Paris Branch, con domicilio social en 14, Place Vendôme, París 75001 (Francia), inscrita en el Registro del Tribunal mercantil de París con el número 712 041 334, titular de licencia concedida por la Autoridad bancaria francesa, la Autorité de Contrôle Prudentiel et de Résolution, y supervisada por la Autorité des Marchés Financiers para prestar servicios de inversión en territorio francés. En Suiza, este documento lo distribuye J.P. Morgan (Suisse) SA, regulada en Suiza por la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero de Suiza (FINMA).

J.P. Morgan (Suisse) SA, con domicilio social en rue du Rhône, 35, 1204, Ginebra (Suiza), autorizada y supervisada por la Autoridad Supervisora del Mercado Financiero de Suiza (FINMA), como banco y agente de valores en Suiza.  

Esta comunicación constituye publicidad a efectos de la Directiva relativa a los Mercados de Instrumentos Financieros (MiFID II), y la Ley de Servicios Financieros de Suiza (FinsA). Los inversores no deben suscribir ni comprar ningún instrumento financiero mencionado en este documento publicitario si no es basándose en la información incluida en cualquier documento legal aplicable que se esté o vaya a estar disponible en las jurisdicciones relevantes (según se requiera).

Nota: ÚNICAMENTE utilice las oraciones anteriores si anuncia un instrumento o un servicio financiero - EMEA (resulta de aplicación MiFID II) + GVA (resulta de aplicación la FinsA)

En Hong Kong, este documento lo distribuye JPMCB, Hong Kong Branch. JPMCB, sucursal de Hong Kong está regulada por la Autoridad Monetaria de Hong Kong y la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En Hong Kong, dejaremos de utilizar sus datos personales para fines de marketing sin cargo alguno si así lo solicita. En Singapur, este documento lo distribuye JPMCB, Singapore Branch. JPMCB, sucursal de Singapur está regulada por la Autoridad Monetaria de Singapur. Los servicios de negociación y asesoramiento, así como los de gestión discrecional de inversiones, se los presta JPMCB, sucursal de Hong Kong/Singapur (según se le notifique). Los servicios bancarios y de custodia se los presta JPMCB Singapore Branch. El contenido de este documento no lo ha revisado ninguna autoridad reguladora de Hong Kong, Singapur ni de ninguna otra jurisdicción. Le recomendamos que actúe con precaución en lo que respecta a este documento. Si tiene alguna duda sobre algo de lo que se indica en este documento, le recomendamos que solicite asesoramiento profesional independiente. En el caso de los documentos que constituyen publicidad de productos con arreglo a la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act) y la Ley de asesores financieros (Financial Advisers Act), se hace constar que dicha publicidad no la ha revisado la Autoridad Monetaria de Singapur. JPMorgan Chase Bank, N.A. es una sociedad bancaria nacional constituida con arreglo a las leyes de Estados Unidos y, como persona jurídica, la responsabilidad de sus accionistas es limitada.

En lo concerniente a los países latinoamericanos, puede que la distribución de este documento esté restringida en ciertas jurisdicciones. Es posible que le ofrezcamos y/o le vendamos valores u otros instrumentos financieros que no puedan registrarse y no sean objeto de una oferta pública en virtud de la legislación de valores u otras normativas financieras vigentes en su país de origen. Le ofrecemos y/o vendemos dichos valores o instrumentos exclusivamente de forma privada. Las comunicaciones que le enviemos con respecto a dichos valores o instrumentos —incluidos, entre otros, un folleto, un pliego de condiciones u otro documento de oferta— no tienen como fin constituir oferta de venta o invitación para comprar valores o instrumentos en ninguna jurisdicción en la que dicha oferta o invitación sea ilegal. Además, la transferencia posterior por su parte de dichos valores o instrumentos puede estar sujeta a ciertas restricciones regulatorias y/o contractuales, siendo usted el único responsable de verificarlas y cumplirlas. En la medida en que el contenido de este documento haga referencia a un fondo, el fondo no podrá ofrecerse públicamente en ningún país de América Latina sin antes registrar los títulos del fondo de acuerdo con las leyes de la jurisdicción correspondiente. Queda terminantemente prohibida la oferta pública de cualquier valor, incluidas las participaciones del fondo, que no se haya inscrito previamente en la Comisión de Valores y Mercados (CVM) de Brasil. Es posible que las plataformas de Brasil y de México no ofrezcan actualmente algunos de los productos o servicios incluidos en este documento.

Las referencias a “J.P. Morgan” remiten a JPM, sus sociedades dependientes y sus filiales de todo el mundo. “J.P. Morgan Private Bank” es el nombre comercial de la división de banca privada de JPM. Este documento tiene como fin su uso personal y no debe distribuirse a, ni ser utilizado por, otras personas, ni ser copiado para fines no personales sin nuestro permiso. Si tiene alguna pregunta o no desea continuar recibiendo estas comunicaciones, no dude en ponerse en contacto con su equipo de J.P. Morgan. 

© 2022 JPMorgan Chase & Co. Todos los derechos reservados

JPMorgan Chase Bank, N.A. (JPMCBNA) (ABN 43 074 112 011/n.º de licencia de AFS: 238367) está regulada por la Comisión de Inversiones y Valores de Australia y la Autoridad de Regulación Prudencial de Australia. El documento proporcionado por JPMCBNA en Australia se dirige solamente a “clientes mayoristas”. A los efectos de este párrafo, el término “cliente mayorista” tiene el significado que se le otorga en el artículo 761G de la Ley de sociedades (Corporations Act) de 2001 (Cth). Le rogamos nos informe si no es un cliente mayorista en la actualidad o si deja de ser un cliente mayorista en cualquier momento en el futuro.

JPMS es una sociedad extranjera inscrita (exterior) (ARBN 109293610) constituida en Delaware, Estados Unidos. Con arreglo a los requisitos de licencia que regulan los servicios financieros en Australia, llevar a cabo un negocio de servicios financieros en Australia exige que el proveedor de servicios financieros, como J.P. Morgan Securities LLC (JPMS), posea una licencia australiana de servicios financieros (AFSL), a menos que se aplique una exención. JPMS está exenta del requisito de poseer una AFSL conforme a la Ley de sociedades (Corporations Act) de 2001 (Cth) (la “Ley”) en relación con los servicios financieros que le presta y se encuentra regulada por la SEC, la FINRA y la CFTC según las leyes de Estados Unidos, que difieren de las leyes australianas. El documento proporcionado por JPMS en Australia se dirige solamente a “clientes mayoristas”. La información incluida en este documento no tiene como fin, ni deberá, distribuirse o transmitirse, directa o indirectamente, a cualquier otra clase de personas de Australia. A los efectos de este párrafo, el término “cliente mayorista” tiene el significado que se le otorga en el artículo 761G de la Ley. Le rogamos nos informe de inmediato si no es un cliente mayorista en la actualidad o si deja de ser un cliente mayorista en cualquier momento en el futuro.

Este documento no ha sido elaborado específicamente para inversores australianos. Este documento:

  • puede incluir referencias a importes en dólares distintos de dólares australianos;
  • puede incluir información financiera no elaborada con arreglo a las leyes o las prácticas australianas;
  • puede no tratar riesgos asociados a la inversión en instrumentos denominados en monedas extranjeras; y
  • no aborda cuestiones relacionadas con la fiscalidad australiana.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE NUESTRA FIRMA Y NUESTROS PROFESIONALES DE LA INVERSIÓN EN LA HERRAMIENTA BROKERCHECK DE LA FINRA

JPMorgan Chase Bank, N.A. y sus filiales (conjuntamente, “JPMCB”) ofrecen productos de inversión, que pueden incluir cuentas bancarias y de custodia, como parte de sus servicios fiduciarios y de administración. Otros productos y servicios de inversión, tales como las cuentas de intermediación y asesoramiento, se ofrecen a través de J.P. Morgan Securities LLC(“JPMS”), miembro de FINRA SIPC. JPMCB y JPMS son filiales que se encuentran bajo el control de JPMorgan Chase & Co. Productos no disponibles en todos los estados.

Lea el Aviso de limitación de responsabilidad junto con estas páginas.

LOS PRODUCTOS DE INVERSIÓN: • NO SE ENCUENTRAN ASEGURADOS POR LA FDIC • NO SON DEPÓSITOS NI CONSTITUYEN OBLIGACIÓN OTRA DE, NI ESTÁN GARANTIZADOS POR, JPMORGAN CHASE BANK, N.A. O CUALQUIERA DE SUS FILIALES • ENTRAÑAN RIESGOS DE INVERSIÓN, INCLUIDA LA POSIBLE PÉRDIDA DEL CAPITAL PRINCIPAL INVERTIDO

ehl image JPMorgan Chase Bank, N.A. ofrece productos de depósito, como cuentas corrientes, cuentas de ahorros y servicios de préstamo bancario y otros conexos. Miembro de la FDIC. No es un compromiso de préstamo. Todas las ampliaciones de crédito están sujetas a aprobación.