¿Es posible batir a los índices de referencia si las compañías se centran en la transformación digital, la innovación sanitaria y la sostenibilidad?

¿Es posible batir a los índices de referencia si las compañías se centran en la transformación digital, la innovación sanitaria y la sostenibilidad?

Por lo general, los analistas de mercado reconocen que las tres grandes tendencias que afectan a todo el mundo (la transformación digital, la innovación sanitaria y la sostenibilidad) fomentarán unas elevadas tasas de crecimiento en aquellas empresas que logren sacar partido de estos avances.

De hecho, muchas compañías ya están registrando un crecimiento de los beneficios acorde con estas expectativas. Sin embargo, nosotros nos atrevemos a ir aún más lejos, ya que estamos convencidos de que los beneficiarios de las megatendencias no solo podrán seguir despuntando con respecto a sus competidores de crecimiento más lento, sino que además podrán superar las actuales previsiones del consenso.

En líneas generales, consideramos que las actuales estimaciones de beneficios todavía no reflejan el potencial alcista adicional que, a nuestro parecer, aportarán estas nuevas oportunidades de inversión conforme los nuevos flujos de ingresos pasan de la teoría a la práctica.

Más concretamente, creemos que los inversores subestiman el potencial que encierran los siguientes sectores:

  • Tecnología: el valor de los nuevos flujos de ingresos que ofrecen las redes 5G y la inteligencia artificial (IA). Ya se está constatando que la crisis del COVID-19 está acelerando la adopción de tecnologías clave, como la informática en la nube, lo que viene acompañado de la seguridad en la nube y la IA. En la actualidad, se prevé que el crecimiento de los beneficios del índice Nasdaq Computer ronde el 10% anualizado entre el 2019-2022. Ahora bien, en nuestra opinión, los precios de las acciones no descuentan (todavía) ni la oportunidad de ingresos de 700.000 millones de USD de las redes 5G ni la oportunidad de 16 billones de USD de la IA, que deberían comenzar a materializarse en los cinco próximos años.
  • Atención sanitaria: la confluencia de tecnologías basadas en la genética y los datos, así como el reciente repunte en la actividad de I+D en el sector biotecnológico, que podrían acelerar las aprobaciones de moléculas nuevas y, por tanto, fomentar el crecimiento de los beneficios. Si bien la innovación en materia de atención sanitaria no es ninguna novedad, la velocidad a la que se produce hoy en día no tiene precedente. Prevemos que el creciente ritmo de las aprobaciones de nuevos tratamientos en los cinco próximos años podría generar unos ingresos adicionales de 255.000 millones de USD de aquí a 2024. Si la mitad de esa cifra se atribuye a las compañías biotecnológicas, los ingresos del índice Nasdaq Biotech podrían casi duplicar los niveles actuales. Por lo tanto, si bien las previsiones del consenso apuntan a un crecimiento de los beneficios en la atención sanitaria del 27%, nosotros anticipamos un crecimiento más sustancial, puesto que, por lo general, los analistas no reconocen el pleno valor de las ventas futuras hasta que se convierten en realidad.
  • Sostenibilidad: la velocidad de la transición hacia economías sostenibles, dictada cada vez más por unas condiciones económicas favorables. Se prevé que los beneficios de las energías limpias registrarán un crecimiento del 17% entre 2019 y 2022. No obstante, como sucede en el caso de la transformación digital y la IA, la transición hacia las inversiones sostenibles todavía se encuentra en las primeras fases de su ciclo de vida. Además, aunque la inmensa oportunidad ha sido bien documentada, un análisis histórico de las previsiones demuestra que se han subestimado constantemente tanto el desarrollo como la generación de capacidades.

A nuestro parecer, el factor más importante que impulsa la rentabilidad superior con respecto al índice de referencia es la tasa de crecimiento prevista de los beneficios de un sector. Los sectores y los valores con las mayores tasas de crecimiento previstas fueron precisamente los que exhibieron un comportamiento superior en los 20 últimos años, pese a las fluctuaciones de valoración y las revisiones de beneficios.

Por ejemplo, desde 2001, la tecnología y la biotecnología (los sectores del índice S&P 500 responsables de una considerable parte de la innovación y cuyas tasas de crecimiento de los beneficios excedieron las del índice) han registrado, de manera acumulativa, una rentabilidad que supera a la del SPX en un 103% y un 357%, respectivamente1.

La tecnología y la biotecnología han despuntado, de forma acumulativa (aunque no siempre de manera constante), en los dos últimos decenios

Fuente: Bloomberg Finance L.P., FactSet, a 5/1/2020.
Los índices se definen de la siguiente forma: SPX - índice S&P 500; tecnología - índice S&P 500 Information Technology Sector; biotecnología - índice S&P 500 Biotechnology Industry. Las rentabilidades pasadas no garantizan los resultados futuros. No es posible invertir directamente en un índice.
El gráfico de barras muestra una comparación de la rentabilidad media anual durante una serie de intervalos temporales en los dos últimos decenios para el SPX, la tecnología y la biotecnología. El gráfico ilustra que la tecnología y la biotecnología han superado, de forma acumulativa, la rentabilidad del SPX en los 20 últimos años, aunque no lo han hecho en todos los intervalos temporales.
Otro factor determinante parece ser el grado de disposición de los inversores para pagar (en múltiplos) por las expectativas de crecimiento de beneficios. Cuando dicha disposición varía, la rentabilidad podría verse penalizada. Con todo, el factor determinante de la rentabilidad superior ha sido un elevado punto de partida de los beneficios. Así pues, merece la pena centrarse en los sectores, subsectores y compañías que presentan unas elevadas tasas de crecimiento. Lo que descubrimos es que el crecimiento previsto de los beneficios de los índices de tecnología, biotecnología y energías limpias alcanza los dos dígitos, un ritmo que supera con creces el del índice S&P 500. Véase a continuación.

Elevadas expectativas para la tecnología, la biotecnología y las energías limpias

Fuente: Bloomberg Finance L.P., FactSet, a 5/1/2020. Los datos de las energías limpias mundiales corresponden a los del iShares Global Clean Energy ETF. Téngase en cuenta que utilizamos la media de la tasa anual de crecimiento compuesto (CAGR) para el periodo 2019-2022 excluyendo los valores con unos beneficios por acción (BPA) negativos, o los BPA disponibles de otro modo para las energías limpias mundiales.
Los índices se definen de la siguiente forma: SPX - índice S&P 500; Nasdaq Computer - índice NASDAQ Computer; energías limpias mundiales - iShares Global Clean Energy ETF; Nasdaq Biotech - NASDAQ Biotechnology. Las rentabilidades pasadas no garantizan los resultados futuros. No es posible invertir directamente en un índice.
El gráfico de barras muestra los datos de CAGR de los BPA para 2019-2022 del SPX, el índice Nasdaq Computer, las energías limpias mundiales y el índice Nasdaq Biotech. El SPX presenta el menor dato de CAGR de los BPA para este intervalo temporal, lo que pone de relieve las elevadas expectativas para la tecnología, la biotecnología y las energías limpias.

Habida cuenta de nuestras elevadas expectativas de rentabilidad, ¿cómo proponemos identificar las inversiones que podrían beneficiarse de las megatendencias? En nuestra opinión, existen tres alternativas:

  1. Sector — Identificar las tendencias emergentes dentro de cada sector con potencial para registrar una tasa de crecimiento de los beneficios superior a la media.
  2. Compañía — Analizar los fundamentales y los motores de crecimiento de las compañías con el fin de seleccionar aquellas que puedan sorprender al alza.
  3. Oportunidad privada — Invertir en empresas privadas apenas conocidas antes de que comiencen a cotizar y sean ampliamente reconocidas.

Mantenerse al corriente de las megatendencias e identificar las compañías adecuadas exigirá una elevada dosis de investigación, análisis y supervisión. Le invitamos a que se ponga en contacto con su equipo de J. P. Morgan si desea conocer nuestras últimas opiniones sobre las oportunidades existentes y examinar cómo la inversión en megatendencias podría encajar en su plan patrimonial general.


También le recomendamos que consulte con detenimiento nuestras conclusiones. Si desea leer el informe completo sobre la rentabilidad superior de los beneficiarios de las megatendencias, haga clic aquí.

1 Entre 2001 y 2005, la rentabilidad media anual de la tecnología quedó a la zaga de la del SPX. Sin embargo, la tecnología ha registrado sistemáticamente una rentabilidad superior desde 2006. En concreto, ha incrementado sustancialmente su ventaja desde 2016. La biotecnología presenta un historial más irregular. Si bien ha mostrado una rentabilidad superior en promedio, gran parte de esa rentabilidad superior se concentró entre 2011 y 2015. Desde 2016, sus rentabilidades medias han sido deslucidas.