Antes de que se dé cuenta, sus hijos habrán terminado la escuela y estarán de vacaciones de verano. Aunque gran parte de su tiempo pueden estar ocupados con pasatiempos, deportes, campamentos, trabajos de medio tiempo y cosas por el estilo, también pueden pasar más tiempo en familia. Esa podría ser la oportunidad perfecta para enseñarles una de las lecciones más esenciales de su vida financiera: cómo ahorrar eficazmente.

Por supuesto, como padre, está constantemente enseñando con el ejemplo. Cuando sale a cenar, al supermercado o simplemente compra en línea, sus hijos están observando y aprendiendo. Ser consciente de sus actitudes y comportamientos podría ayudar mucho a moldear sus percepciones sobre el ahorro.

Pero también puede enseñar comportamientos financieros claves intencionalmente con actividades específicas.  Ofrecemos aquí algunas actividades que ayudan a los niños de 3 a 22 años a aprender a ahorrar. Desarrolladas por nuestros asesores y educadores financieros líderes, estas actividades se complementan entre sí para ayudar a los niños a dominar conceptos y capacidades claves a lo largo de los años.

Los niños a partir de los 3 años pueden empezar a construir su músculo del ahorro simplemente guardando dinero en una alcancía. De vez en cuando, puede dejar que gasten parte de los ahorros. De esta manera, usted les ayudará a experimentar un sentido de logro en los ahorros, gratificación retrasada y recompensa por su disciplina de ahorro.

Cuando los niños cumplen 6 o 7 años, los padres pueden reemplazar la alcancía por tres frascos de vidrio etiquetados como Ahorro, Gasto y Compartir. Este ejercicio puede desencadenar algunas discusiones interesantes con base en los valores, ya que el niño debe decidir ahora entre tres objetivos opuestos.

No existe una "proporción áurea": la división entre Ahorrar, Gastar y Compartir depende totalmente de su familia. Por ejemplo, usted puede ver la cantidad que el niño pone en el frasco de Compartir (piense en la filantropía) como una expresión de los valores y prioridades de la familia.

Con los adolescentes, considere la posibilidad de involucrarlos en la planificación y construcción de su fondo para la universidad. Incluso si las finanzas de su familia no requieren que contribuyan al pago de su educación universitaria o de posgrado, considere:

  1. Hacer que ayuden a identificar todos sus gastos potenciales (matrícula, alojamiento y comida, libros, aparatos electrónicos, viajes, etc.).
  2. Discutir con ellos cuáles de esos gastos espera que paguen.
  3. Establecer objetivos de ahorro y luego ayudarles a desarrollar un plan para alcanzarlos, mediante trabajos de verano u otras actividades paralelas que no impidan su rendimiento académico.

Empodere a sus hijos 

Nunca es demasiado tarde para empezar a enseñar a sus hijos sobre el dinero y la riqueza. Haga clic aquí para descargar las Actividades de Ahorro para niños de 3 a 22 años de edad.

Hable con su asesor de J.P. Morgan para abrir una cuenta de ahorros a nombre de su hijo.

También siéntase libre de pedirle a su asesor de J.P. Morgan su copia de Teaching children about wealth—A guide for parents and grandparents.

Ahorrar es una de las siete habilidades funcionales que los niños deben dominar para apoyar el objetivo más importante: Tomar decisiones informadas y acordes con los valores familiares.

Siete habilidades para manejar la riqueza

Siete habilidades fundamentales para apoyar decisiones bien fundamentadas en línea con los valores de su familia.