Para familias globales, obtener una nueva nacionalidad o residencia puede ser de ayuda para proteger familia y patrimonio. Le podemos ayudar.

Hoy en día, muchas familias con los medios y la capacidad de ser globalmente móviles están adquiriendo una segunda ciudadanía o residencia en un nuevo país. Si bien los motivos de su elección de jurisdicción pueden variar, a menudo incluyen la exención de visado o un régimen fiscal o de presentación de informes más favorable. Quizás una razón aún más importante para tal esfuerzo es garantizar a una familia un "Plan B" en caso de disturbios políticos, económicos, legislativos, militares, medioambientales o de otro tipo que puedan surgir en su país de origen.

Existen dos caminos diferentes para seleccionar una jurisdicción, dependiendo de si se desea solo un pasaporte o si se busca trasladarse físicamente a ese nuevo país. Esa decisión en sí misma será impulsada por las necesidades de la familia en particular y lo que sea más importante para ella.  De cualquier manera, es necesario considerar una serie de factores (enumerados en la barra lateral) antes de dar ese paso.

FACTORES A CONSIDERAR AL DECIDIR SOBRE UNA NUEVA JURISDICCIÓN

  • Ubicación geográfica
  • Idioma oficial
  • Reputación
  • Sistema legal
  • Entorno bancario y empresarial
  • Estabilidad política, social y económica
  • Nivel de corrupción
  • Nivel de vidaImpuestos
  • Aspectos multiculturales
  • Facilidad de viaje/libre de visado desde la jurisdicción
  • Red de tratadosCosto y tiempo necesario para adquirir la ciudadanía o residencia

FORMAS DE ADQUIRIR LA CIUDADANÍA

  • Nacer en el país
  • Tener padres que sean ciudadanos del país
  • Tener un antepasado del país y poder optar por solicitar y obtener la ciudadanía
  • Casarse con un ciudadano del país
  • Obtener la naturalización a través del cumplimiento de los requisitos de residencia física

Una ventaja importante de adquirir una ciudadanía adicional es que se obtiene acceso a todos los derechos concedidos a otros ciudadanos de ese país. Estos derechos, una vez concedidos en su totalidad, solo se pueden revocar en circunstancias extremas. También se pueden heredar a los hijos, nietos o descendientes más lejanos. El derecho a viajar libremente por otros países sin necesidad de visa puede ser una ventaja adicional. La ciudadanía (como la de los países de la Unión Europea) puede incluso conceder a los titulares el derecho automático a vivir en múltiples jurisdicciones.

Hay muchas maneras de hacerse ciudadano de un país en particular (ver recuadro). Sin embargo, el camino más rápido hacia la ciudadanía puede ser a través de un programa de inversión, que puede no tener ningún requisito de residencia física. Estos programas se han convertido en una opción para que un país pueda recaudar ingresos al permitir a los individuos "comprar" la ciudadanía a través de una inversión o una adquisición de bienes raíces en el país. Por lo general, cuanto más movilidad proporciona un pasaporte, más caro resulta.

Desde el punto de vista fiscal, en la mayoría de los países, el mero hecho de ser ciudadano no hace que una persona se convierta en contribuyente.1 Dicho esto, una vez que una persona decide sacar provecho a su pasaporte y trasladarse realmente al país, debe pensar cuidadosamente en su régimen fiscal y en la forma en la que este puede diferir del de su país actual. Con tiempo suficiente, puede haber una oportunidad de planificar y reestructurar los activos antes de mudarse.

El Sr. y la Sra. Hernández son residentes fiscales y ciudadanos de Bolivia. Tienen una hija con un hijo recién nacido que está casada con un ciudadano estadounidense en Miami.El Sr. Hernández viaja constantemente por negocios a través de Europa y la Sra. Hernández desea viajar a los Estados Unidos para visitar a su hija y nieto. Sin embargo, los bolivianos solo tienen acceso "sin visa" o "con visa a la llegada" a 77 países, y los Estados Unidos y la mayoría de los países europeos no pertenecen a este grupo.

Los Hernández no desean mudarse a otro país, su negocio está en Bolivia y sus hijos menores aún están en la escuela, pero están interesados en obtener un pasaporte de un país que les ofrezca mayor movilidad y, si fuera necesario, un refugio seguro en caso de que Bolivia se vuelva insegura o inestable. Los Hernández pueden ser buenos candidatos para un programa de "ciudadanía a través de la inversión", ya que el simple hecho de obtener la residencia en otro lugar no cubriría la totalidad de sus necesidades potenciales.

A diferencia de la ciudadanía a través de la inversión, el establecimiento de una nueva residencia a menudo requiere un compromiso sustancial de tiempo. Además, puede ser necesario rentar o comprar una casa, o invertir en un negocio. A medida que las leyes cambian, es posible retirar el permiso de residencia.

Establecer una residencia en un nuevo país puede dar como resultado que una persona se convierta en un contribuyente en ese lugar (mientras que la ciudadanía por sí sola es mucho menos probable que desencadene impuestos). Por esta razón, la persona debe revisar sus activos antes de establecer una nueva residencia fiscal para determinar si se debe hacer algún cambio para mejorar la eficiencia fiscal en el nuevo país. Algunos tipos de inversiones o estructuras pueden ya no ser apropiados. Por ejemplo, es posible que el nuevo país no reconozca ciertas estructuras, como los fideicomisos, lo que podría crear situaciones fiscales o de información inciertas para los fideicomitentes y beneficiarios (como en el caso de los países con derecho civil). Si emigra a un país con impuestos altos, una planificación cuidadosa antes de su llegada puede hacer posible mitigar dichos impuestos.

Es importante tener en cuenta que establecer la residencia en un nuevo país no significa que su "viejo" país ya no lo reconocerá como residente fiscal, y usted debe analizar ambas jurisdicciones para asegurarse de que sus acciones logren la meta deseada. Algunos países, como Canadá, requerirán que los residentes corten proactivamente su residencia para que ya no se les considere residentes fiscales.  Las personas con doble residencia deben tener cuidado de evitar la doble imposición si se considera que son residentes sujetos a impuestos en los dos países y, en particular, si no existe un tratado de doble imposición entre esos países. Por último, no se debe caer en la trampa de ser considerado un residente "accidental" en un país que opta por gravar a aquellos que han establecido allí un centro económico de interés o actividad, independientemente del tiempo que hayan pasado realmente en el país.

OBTENCIÓN DE UNA NUEVA RESIDENCIA:  ESTUDIO DE CASO

El Sr. Ferreira, un adinerado ejecutivo bancario que vive en Brasil con su familia, está muy preocupado por la creciente inestabilidad política y los delitos en el país, especialmente ahora que sus hijos están creciendo. Le gustaría mudarse a un lugar donde sus hijos puedan crecer con relativa seguridad.  Está explorando los diferentes programas de residencia disponibles en países políticamente estables con bajos índices de criminalidad.

No todos los programas de ciudadanía y residencia se crean igual, y algunas jurisdicciones son mucho más deseables que otras.

Algunos programas están siendo examinados por organizaciones como la Oficina de Cooperación Económica y Desarrollo (OCDE) y la Comisión Europea. En un reciente intento de tomar medidas drásticas para evitar el incumplimiento de la Norma Común de Información (SIR) a través de la ciudadanía y la residencia obtenida a través de planes de inversión, la OCDE analizó más de 100 planes ofrecidos por los países participantes en SIR y ha nombrado 21 jurisdicciones que considera de alto riesgo potencial y sujetas a la tergiversación de la residencia fiscal de una persona.

Actualmente, la Comisión Europea monitorea los programas de Ciudadanía por Inversión en los países de la UE que otorgan a los inversionistas la nacionalidad sin la obligación de tener conexiones significativas y genuinas con el país.2

Hay varias compañías que ofrecen servicios de "compras" de pasaportes y residencia donde se puede encontrar información sobre varios programas, y las nacionalidades son evaluadas según su conveniencia. Sin embargo, la pregunta es ¿"residencia o ciudadanía"? Esta solo puede responderse teniendo en cuenta los muchos factores diferentes y priorizando lo que es más importante. Ya sea que se trate de seguridad, minimización de impuestos o facilidad para viajar, necesitará orientación profesional, análisis de impuestos e introspección personal para determinar qué es lo correcto para su familia.

Como resultado de nuestro alcance global y a través de nuestros colegas en todo el mundo, J.P. Morgan puede proporcionar información valiosa sobre el impacto del cambio de nacionalidad o de residencia fiscal. Póngase en contacto con su inversor y asesor patrimonial de J.P. Morgan para revisar la idoneidad de las inversiones realizadas en sus carteras, así como cualquier estructura de planificación patrimonial que pueda tener en funcionamiento. Es importante que este análisis se lleve a cabo al considerar la obtención de un segundo pasaporte o residencia para determinar si estos activos continuarán teniendo sentido una vez que se obtenga un segundo pasaporte o país de residencia y para dar tiempo a cualquier reestructuración necesaria. Su asesor patrimonial puede ayudarle a coordinar con asesores legales y fiscales para asegurarse de que comprenda todos los impactos fiscales y regulatorios y, cuando sea posible, mitigarlos.