UN CLIENTE COMPARTIÓ ESTA HISTORIA

Mientras mi familia y yo estábamos de vacaciones en Europa, los ladrones atacaron nuestra oficina de gestión de fortuna familiar. El director financiero autorizó por error una transferencia de $250.000 a una cuenta bancaria fraudulenta. Aunque normalmente apruebo verbalmente cualquier movimiento de dinero, el estafador (o estafadores) conocían los detalles de nuestro viaje familiar (incluidos los horarios de vuelo y el itinerario) lo suficientemente bien como para hacerse pasar por mí, y lograron convencer al director financiero de que enviara la solicitud de transferencia.

Cuando descubrimos el fraude, inmediatamente llamamos a nuestro equipo de servicio al cliente en J.P. Morgan e iniciamos una investigación. Nuestra familia se sintió vulnerada por lo mucho que estos criminales sabían de nuestros planes de viaje. Pronto se hizo evidente que el estafador no nos hackeaba, ni leía nuestros correos; simplemente descubrió nuestros planes de viaje a través del perfil público en las redes sociales de nuestro hijo. Mientras esperábamos nuestro vuelo de salida, nuestro hijo publicó una foto de la puerta del aeropuerto con la descripción: "¡A París con la familia! ¡Nos vemos en dos semanas!".

Este incidente llevó a nuestra familia a instituir una nueva regla: ninguno publica fotos o información sobre las vacaciones en las redes sociales hasta que termina un viaje, ni tampoco hacemos "check in" en redes sociales durante un viaje. Este evento también nos obligó a ver detalladamente los protocolos de transferencias de nuestra oficina de gestión de fortuna familiar, y añadimos un nivel adicional de aprobación, así como un requisito de confirmación telefónica para transacciones grandes.

NUESTROS CIBERESPECIALISTAS PROPORCIONAN ESTOS CONSEJOS DE VIAJE

"Esta historia muestra cómo la riqueza y la seguridad de una familia pueden verse comprometidas por los niños, que pueden no darse cuenta de las grandes implicaciones de sus acciones", dice Gary Sorrentino, Director Global de Gestión de Activos y Patrimonio, Concienciación y Educación Cibernética de J.P. Morgan. "En este caso, la familia reaccionó estableciendo mejores controles y reglas sobre las redes sociales para protegerse a futuro".

Mientras viaja, considere pedirle a sus hijos, a todos los miembros de la familia, amigos y compañeros de viaje que: 

  • Mantengan en privado su ubicación actual y sus planes de viaje— Una abogada que recientemente viajó con su esposo y sus amigos tuvo una desagradable sorpresa al enterarse de que sus compañeros de viaje los estaban "etiquetando" en las fotos de sus redes sociales públicas, revelando así el hecho de que no estaban en casa o en la oficina, cosa que los hacía más vulnerables.  
  • Eviten el uso del wi-fi público disponible en hoteles, aeropuertos y aviones— Es sorprendentemente fácil para los hackers "falsificar", es decir, imitar, esos nombres de red; por lo tanto, mientras que usted puede pensar que está en el wi-fi legítimo del hotel, en realidad puede iniciar sesión en el wi-fi de un hacker y exponer su información personal.
  • Esperen hasta que haya terminado su viaje para publicar fotos y descripciones del mismo Aun así, considere que compartir menos información online es probablemente lo más sabio.    

Para más información sobre cómo proteger la ciberseguridad de sus hijos y educarlos sobre las finanzas, pida a sus representantes de J.P. Morgan una copia de nuestra guía, Teaching your children about wealth (Enseñando a sus hijos sobre el patrimonio). Si usted viaja con frecuencia, pida una copia de nuestra hoja de consejos cibernéticos: Protéjase mientras viaja.