Si recientemente ha pensado en los trabajadores esenciales, las cadenas de suministro de alimentos o la diversidad, entenderá por qué la inversión sostenible cobró más impulso durante la crisis del COVID-19.

Inversión sostenible es un término general para los enfoques de inversión que incorporan objetivos financieros, sociales y ambientales. A medida que comienza a vislumbrarse la recuperación económica de la recesión inducida por la pandemia, aumenta el interés de los inversores por estrategias que integren factores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés). Y una creciente evidencia demuestra que las empresas con perfiles ESG sólidos tienen el potencial de ser más resistentes en momentos de incertidumbre, así como de ofrecer rendimientos sólidos y ajustados al riesgo.

La inversión sostenible también se alinea con las megas tendencias mundiales a largo plazo. Aquí examinamos por qué identificar las empresas de alta calidad a través de una lente ESG puede ofrecer oportunidades duraderas para el inversor a largo plazo.

En los últimos años, la inversión sostenible ha ido creciendo en popularidad, pero el interés y la concienciación parecen haberse acelerado durante la pandemia. El COVID-19 dejó claro a los inversores que los factores ESG son relevantes, especialmente en tiempos de crisis.

  • Los recursos sostenibles han superado este año a las acciones tradicionales: Aunque algunas personas pueden haber considerado la inversión sostenible como un "lujo del mercado alcista", su fuerte impulso antes de la crisis de la pandemia no ha decaído. En cambio, las empresas con perfiles ESG más sólidos han sido recompensadas: Hasta la fecha, los índices de capital global ESG, compuestos por empresas con perfiles ESG sólidos, han superado los índices de mercado tradicionales. Vea la siguiente gráfica.

Los índices de líderes de ESG han superado al mercado en general

Fuente de la gráfica: Morningstar, al 30 de junio de 2020.

Mercado global = índice MSCI ACWI, Global ESG Leaders = índice MSCI ACWI ESG Leaders, mercados desarrollados = índice MSCI World, Developed ESG Leaders = índice MSCI World ESG Leaders , mercados emergentes = índice MSCI EM, Emerging Markets ESG Leaders = índice MSCI EM ESG Leaders, U.S. Market = índice MSCI USA, U.S. ESG Leaders = índice MSCI ESG Leaders. Por favor, vea DEFINICIONES DEL ÍNDICE. Los rendimientos pasados no garantizan resultados a futuro.

El gráfico muestra los rendimientos del año hasta el 30 de junio, 2020 de varios índices de renta variable, que representan los mercados mundiales, los mercados desarrollados, los mercados emergentes y el mercado de los EE.UU. El gráfico muestra que los índices de líderes de ESG han superado a los índices de mercado tradicionales más amplios en los cuatro mercados representados.
  • El sentimiento es positivo: Más de la mitad de los inversores institucionales mundiales encuestados por J.P. Morgan Investment Bank en marzo de 2020 dijeron que pensaban que la crisis tenía implicaciones positivas para el impulso de los ESG en los próximos tres años.1
  • Los flujos están aumentando en fondos sostenibles y de ESG: Después de dos años (2018 y 2019) que marcaron récord en cuanto a entradas, el dinero de los inversores volvió a crecer en fondos sostenibles en 2020, mientras que en el primer trimestre salió de los fondos convencionales.2 De hecho, hasta mayo no había habido ni una sola semana de salidas de las acciones indexadas y sectoriales (ETF, por sus siglas en inglés) sostenibles globales, ni siquiera durante la profunda venta generalizada de marzo.3 Algunos pronosticadores esperan que la fuerza de los flujos continúe.4

  • El COVID-19 ha intensificado el enfoque en lo "social" (S) y en la "gobernanza" (G) en ESG.5 La enfermedad ha afectado desproporcionadamente a las personas desfavorecidas y a los miembros de grupos minoritarios, poniendo el foco en las desigualdades sociales. La investigación periodística ha puesto el foco sobre el comportamiento corporativo relacionado con los despidos, las bajas por enfermedad, la seguridad de las condiciones de trabajo y si las empresas tenían relaciones justas con sus proveedores y clientes.

Así que después de años en los que el medio ambiente ("E") estuvo en primer plano, dadas las preocupaciones generalizadas sobre el planeta (que ciertamente permanecen), creemos que en adelante se prestará una atención más equilibrada a E, S y G.

S: El bienestar social pasa a primer plano: La creencia de los inversores de que los ESG serán aún más relevantes es particularmente cierta para el pilar social, que considera el capital humano como una de sus principales preocupaciones. Creemos que los inversores darán mayor consideración a que las empresas pongan atención en el bienestar de sus empleados, tanto durante como después de esta crisis. Es probable que también se examine más detenidamente el trato que las empresas dan a proveedores, clientes y comunidades, así como la resiliencia de las cadenas de suministro, en las que es probable que se produzca una tendencia a la reubicación.

G: La buena gobernanza podría pasar a ser aún más importante

La pandemia y la consiguiente agitación del mercado plantearon importantes riesgos operacionales para las empresas. Esto ha llevado a muchos inversores a centrarse en cuestiones de gobernanza, en base a expectativas de que las empresas bien gobernadas sean más resilientes en respuesta a los desafíos actuales y futuros. Frente al COVID-19, los inversores están prestando atención a la forma en que las empresas están asignando el capital. Por ejemplo, ¿la dirección está dando prioridad a la compensación de los ejecutivos, incluso en medio de despidos provocados por una pandemia? ¿Cómo se están manejando los dividendos y las recompras? También es probable que se preste mayor atención a la demografía de la dirección y de la administración, ya que la diversidad en el liderazgo tiende a aportar un conjunto más holístico de opiniones a la toma de decisiones empresariales.

El buen funcionamiento de todo este tipo de medidas puede indicar que una empresa está mejor posicionada para funcionar sin problemas y, con el tiempo, aumentar su valor mediante la adopción de decisiones estratégicas más prudentes.6

E: El factor ambiental

La demanda de combustibles fósiles disminuyó durante el primer trimestre. Al mismo tiempo, se mantuvo la demanda de combustible renovable, utilizado en gran parte para la generación de electricidad. Esto podría sugerir que los inversores están dispuestos a invertir en la transición energética de los combustibles fósiles a las energías renovables, una tendencia que presenta muchas oportunidades de inversión sostenible.7

La economía apoya este escenario: En 2019, la energía eólica y solar superó al carbón como fuente de generación de electricidad en la Unión Europea, y en lo que va de año en el Reino Unido y los Estados Unidos.8 Si bien históricamente las energías renovables no han sido competitivas en cuanto a costos con las fuentes de energía tradicionales, los costos de la energía renovable han disminuido entre el 70 % y el 90 % desde 2009.9

El gobierno debería dar más apoyo a la transición energética. El recientemente anunciado paquete de gastos de recuperación de la UE apoyará la infraestructura sostenible, la electrificación del transporte, el uso de recursos renovables y otros aspectos similares. En Asia, Corea ha anunciado un nuevo paquete de recuperación del acuerdo ecológico.

Consideramos que la sostenibilidad es un área de crecimiento potencial a largo plazo para las carteras porque se ajusta a lo que consideramos tendencias de crecimiento seculares: cambios a largo plazo en las sociedades y las economías. Algunas tendencias duraderas que potencialmente ofrecen oportunidades de inversión atractivas son la energía limpia (la transición a las energías renovables), los productos de consumo sostenibles y los vehículos eléctricos.

Tomemos como ejemplo la energía renovable: todavía se encuentra en una fase muy temprana y representa menos de una quinta parte de la matriz energética a nivel mundial. Las expectativas de los analistas de la industria son de un crecimiento significativo a nivel mundial: una participación del 40% en la generación de electricidad para 2030 y más del 60% para 2050.10

Los productos de consumo comercializados de forma sostenible ya están experimentando una fuerte demanda, pero representan menos del 20 % de todas las ventas en los Estados Unidos.11 Anticipamos que las empresas seguirán innovando y adaptándose a las cambiantes expectativas de los consumidores e inversores para no quedarse atrás.

Por último, es probable que las inversiones en vehículos eléctricos (EV por sus siglas en inglés) y su infraestructura de apoyo se vean recompensadas, ya que se espera que los EV representen alrededor del 58% de las ventas de vehículos y constituyan aproximadamente un tercio de todos los vehículos de pasajeros en circulación para 2040.12 Los inversores con visión de futuro pueden encontrar oportunidades para capitalizar estas tendencias.

La inversión sostenible como una estrategia de inversión inteligente a largo plazo

La integración de las consideraciones de ESG en el análisis de la cartera puede destacar información importante de la empresa que tiene un impacto financiero real. Las empresas con perfiles ESG superiores tienden a ser más competitivas, más rentables y a tener mejores controles de riesgo, lo que les permite obtener fuertes rendimientos.

Al mirar hacia el futuro más allá del COVID-19, vemos que los factores ESG son cada vez más relevantes para el análisis de las inversiones, mientras que los inversores pueden considerar las tendencias de sostenibilidad a largo plazo como un área de mayor crecimiento. Hable con su equipo de J.P. Morgan sobre lo que la inversión sostenible podría significar para su cartera y sus objetivos a largo plazo.

 

 

1 Stay safe and think long term—Investor Survey on the impact of COVID-19 on ESG investing,” J.P. Morgan Cazenove, Marzo de 2020. J.P. Morgan encuestó a los inversores de 50 instituciones mundiales, que representan un total de 12,9 billones de dólares estadounidenses en activos bajo gestión, sobre cómo esperan que el COVID-19 impacte su inversión en ESG a futuro.

2 “Global Sustainable Fund Flows,” Morningstar (Mayo 2020). En el primer trimestre de 2020, los flujos de fondos de ESG aumentaron en 45,6 mil millones de dólares estadounidenses, mientras que los fondos tradicionales experimentaron 384,7 mil millones de dólares estadounidenses de salidas.

3 “Equity and FI U.S. and Europe-based ETF flows January 6 to May 8, 2020,” Bloomberg, Mayo de 2020.

4 Para más información sobre los flujos de fondos ESG, que se cuadruplicaron de 2018 a 2019, véase Jon Hale, "Sustainable Funds U.S. Landscape Report Record flows and strong fund performance in 2019,” Morningstar Research, 14 de febrero de 2020.

5 Jean-Xavier Hecker et al., “COVID-19 likely to be a long-term catalyst for more balanced ESG investing,” ESG & Sustainability Research, J.P. Morgan Cazenove, 30 de marzo de 2020. 

6 Hale, 2020.

7 “Global Energy Review 2020,” Agencia internacional energética, Abril de 2020, https://www.iea.org/reports/global-energy-review-2020.

8 Según la Administración de información energética de los Estados Unidos; “UK Electricity January to March 2020,” Servicio de publicaciones del Gobierno del Reino Unido, junio de 2020, https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/894953/Electricity_June_2020.pdf;
​ Agora Energiewende, 2019 y la Agencia energética internacional (2020).

9 “Lazard’s Levelized Cost of Energy Analysis 12.0,” noviembre de 2018. Representa el LCOE medio, medido en dólares estadounidenses por megavatio hora. LCOE: costo nivelado de la energía, el valor actual neto del costo unitario de la electricidad durante la vida útil de un activo generado, una aproximación al precio medio que debe recibir un activo generador para alcanzar el punto de equilibrio durante su vida útil.

10 “New Energy Outlook 2019,” BloombergNEF, septiembre de 2019.

11 “Research on IRI Purchasing Data (2013–2018),” Centro Stern de NYU para Negocios Sostenibles, 11 de marzo de 2019. El valor total de los productos comercializados de manera sostenible se estima con base a las ventas de 36 categorías de productos.

12 “Electric Vehicle Outlook,” BloombergNEF, 2020.