El lugar que llamamos “hogar” puede influir sobre las decisiones de inversión, pero esos sesgos de familiaridad conllevan serios riesgos. Aprenda a reconocerlos en favor de una cartera diversificada.

Por Xavier Vegas

Hogar, dulce hogar


El lugar al que llamamos hogar tiene una gran influencia sobre nosotros, desde los productos que compramos y los alimentos que comemos hasta los equipos deportivos que apoyamos, tendemos a gravitar hacia lo que es cercano y familiar. Esto también sucede con las inversiones, particularmente con las de renta fija.

A todos nos gusta invertir en lo que creemos saber, pues esto nos da la sensación de confianza de que, a pesar de la volatilidad del mercado, siempre nos irá bien. Desafortunadamente, varios ejemplos a lo largo del tiempo indican que los prejuicios cognitivos pueden jugarnos una mala pasada.

Las estadísticas muestran que los inversionistas estadounidenses tienen casi el 75% de sus inversiones en activos basados en los Estados Unidos, a pesar de que los Estados Unidos representan poco más del 35% de los mercados de capital del mundo. (Fuente: J.P. Morgan Asset Management Guide to the Markets, 2019.)

Asimismo, los inversores en ingresos fijos de los mercados emergentes con frecuencia prefieren invertir en empresas y créditos soberanos de los países en los que residen, basándose en la familiaridad y la expectativa de que comprenden mejor los riesgos crediticios y podrán recuperar los intereses más el capital independientemente de la volatilidad.

Este sesgo relacionado al país de origen crea al menos tres riesgos potenciales para las carteras de los clientes que podrían evitarse fácilmente si simplemente se reconocieran.

1) Riesgo de concentración

Como dice el viejo proverbio, "No hay que poner todos los huevos en una misma canasta". Si bien esto se puede aplicar a casi cualquier aspecto de nuestras vidas, es especialmente importante en lo que respecta a la estrategia de construcción de la cartera. Tener una sobreexposición a lo que es cercano y familiar podría significar tener una exposición considerable a activos altamente correlacionados. En otras palabras, grandes componentes de su cartera se moverán todos juntos en una dirección, lo que puede resultar particularmente perjudicial si esa dirección es negativa, y si no hay suficientes activos seguros o no correlacionados para proporcionar un amortiguador ante cualquier pérdida.

La concentración también se presenta en el riesgo de que los ahorros (balance) estén sujetos al mismo entorno de riesgo macro de las empresas en funcionamiento (creación de riqueza). Cuando los entornos económicos negativos afectan a un país, los ahorros de inversión que se ganaron con esfuerzo se someten a la volatilidad al mismo tiempo que las empresas en funcionamiento encuentran dificultades, a menudo en momentos en que los ahorros son más necesarios. El riesgo de concentración tiene ramificaciones impactantes porque limita la capacidad de aprovechar nuevas oportunidades de negocio o de sostener un período desafiante en cuanto a entorno de mercado.

2) Riesgo de familiaridad

La toma de una decisión basada en la familiaridad puede manifestarse de varias maneras. Por ejemplo, los empleados de las empresas de tecnología tienden a poseer carteras muy ponderadas en acciones de tecnología. No hay nada inherentemente erróneo en invertir en lo que nos es familiar. Sin embargo, es importante entender si esa decisión (tener inversiones en el mismo sector en el que se trabaja) es una decisión intencional, y las formas en que esa decisión podría afectar su futuro.

El sesgo de familiaridad geográfica también es muy común. Si estamos muy familiarizados con un país o región, tendemos a invertir con más fuerza en él. Esto se hace evidente cuando miramos carteras asociadas al lugar de residencia. El principio fundamental de este sesgo es que un negocio local que se conoce bien se siente más solvente que un negocio extranjero desconocido. Sin embargo, el hecho de que reconozcamos el nombre de una empresa o su ubicación no la convierte en una inversión más segura. Solo se siente así.

Es importante poder discernir entre lo que se siente arriesgado y lo que realmente es arriesgado. Un buen enfoque es profundizar en los números. La solvencia se deriva de dos factores: la capacidad para pagar (flujos de caja, tamaño de la carga de la deuda, costos de servicio de intereses, etc.), y la voluntad de hacerlo.

3) Riesgo de retiro de fondos

Aunque los grados varíen, es probable que los mercados emergentes se vean afectados por la volatilidad asociada a fisuras en el estado de derecho. Es importante tener esto en cuenta cuando las carteras se invierten fuertemente en mercados emergentes que podrían sentirse física o emocionalmente cerca del inversor.

En los mercados propensos a la volatilidad, como los mercados emergentes, las grandes pérdidas individuales en los precios de ingreso fijo tienden a suceder de vez en cuando, en particular durante una recesión o períodos de disturbios sociales y políticos. Y las recuperaciones tienden a ser muy lentas, especialmente cuando un país carece de marcos justos de resolución de deuda como el estado de quiebra, donde los acreedores pueden hacer valer sus derechos y recurrir a los activos.

Además de los riesgos de impago y/o reestructuración, tenemos innumerables situaciones de "reajuste de precios" en las que la concentración de la exposición ha creado dolorosos retiros de fondos (pérdidas de mercado a mercado). Cuando se materializan estos riesgos de retiro de fondos, los inversores sobreexpuestos tienden a retractarse y a mantenerse alejados de esos mercados, lo que a su vez puede generar oportunidades perdidas y, en los peores casos, puede hacer que vendan cuando deberían estar invirtiendo.

 

Encontrar oportunidades para la generación y preservación de capital, mientras se gestiona la volatilidad

 

A pesar de los riesgos, la renta fija de los mercados emergentes ha ofrecido a lo largo de su historia atractivos rendimientos en términos ajustados al riesgo (volatilidad).¹ La pregunta es cómo lograr un resultado favorable en este ámbito de inversiones.

Los mercados emergentes pueden ofrecer tasas de crecimiento económico más rápidas que las del mundo desarrollado, ya que factores como la demografía, una clase media creciente y el desarrollo de la infraestructura pueden ayudar a generar riqueza y empresas dinámicas con un importante potencial de crecimiento. Para aprovechar estas oportunidades y al mismo tiempo mitigar la volatilidad, creemos que la diversificación en cuanto a países, junto con un sólido proceso de selección de crédito, proporciona resultados favorables.

De lo que se trata es de diversificar. Para ilustrar visualmente la importancia de tener fuentes de rendimiento diversificadas, consulte estos materiales:

Ratio de Sharpe de CEMBI y subíndices* vs. Retiro de fondos máximo**

*Ratio de Sharpe: (Rendimiento anual - Tasa libre de riesgo)/Volatilidad anual; Tasa libre de riesgo = rendimiento promedio a 10 años para el año. Periodo: 2010-2019. **Retiro de fondos máximo: máximo rendimiento negativo para el período de 12 meses rotatorios. Rendimientos pasados no son garantía de resultados futuros.

Fuente: Bloomberg and J.P. Morgan, al 29 noviembre de 2019.

 

El gráfico muestra el índice de Sharpe del CEMBI (Corporate Emerging Market Bond Index) y algunos subíndices. Como se puede ver, el índice general, así como casi todos los subíndices, muestran rendimientos superiores a la volatilidad (es decir, índice de Sharpe > 1). Sin embargo, el índice CEMBI, que se diversifica entre países, tiene una menor reducción que los componentes individuales de cada país, lo que refleja un mejor perfil de volatilidad del amplio grupo de bonos corporativos de países de mercados emergentes, y que puede dar lugar a rendimientos en exceso similares, si no superiores, a los de cualquier componente de un país.

No reconocer el sesgo relacionado con el país de origen, es solo un obstáculo más que hay que superar para formar una estrategia de inversión sólida. Aunque no hay nada sustancialmente negativo en invertir en los países y sectores que uno conoce y ama, un enfoque global y diversificado puede ayudar a los clientes a alcanzar sus objetivos de inversión mediante la reducción de la concentración de factores de riesgo y la construcción de una cartera potencialmente más resistente. 

 

¹ Emerging Market Corporates Sharpe Ratio 1.5 vs. U.S. HY 1.4, U.S. IG 1.3, S&P 500 0.9, a noviembre de 2019. Fuente: J.P. Morgan Research.