En Abril llovieron eventos insólitos en abundancia y los vaivenes del mercado no fueron simples lloviznas, sino lluvias torrenciales.

LOS PRODUCTOS DE INVERSIÓN NO ESTÁN ASEGURADOS POR LA FDIC, NO TIENEN GARANTÍA BANCARIA Y PUEDEN PERDER VALOR. Favor de leer otra información importante, que puede encontrarse en el enlace al final de la transmisión de audio.

Abril fue un mes en el que se marcaron varios hitos en la historia de los mercados. Fue un mes convulsionado en el que, azotados por una vil y despiadada pandemia, llovieron eventos insólitos en abundancia y en el que los vaivenes del mercado no fueron simples lloviznas, sino más bien lluvias torrenciales. Para muchos, abril fue el peor de los meses, pero para otros fue el mes que apartó claramente lo que fue de lo que será. El mes en el que lo normal dejó de serlo y en el que una nueva normalidad empezó a ser.

Bienvenidos a una nueva presentación de audio de El Pulso de América Latina. Mi nombre es Franco Uccelli, y soy el Director Ejecutivo y Jefe de Estrategia de Inversiones de Clientes Latinoamericanos de J.P. Morgan Private Bank. Hoy, haremos un repaso de los principales eventos que harán de abril uno de los meses más memorables de la historia, tanto de la economía global como de los mercados financieros internacionales.

Abril fue el mes en el que el S&P500 tuvo su mayor repunte desde 1987, generando un retorno de más de 12%. Pero a pesar de que el índice accionario por excelencia tuvo una escalada impresionante, algunos de los más importantes índices de los mercados emergentes—como los de Taiwán, Sudáfrica y la India—subieron aún más. Abril fue también el mes en el que los bonos con grado de inversión tuvieron su mejor mes desde el 2008. Retornaron 5.7% tras la reactivación de la Reserva Federal de varios programas de la era de la gran crisis financiera de hace poco más de una década, y algunos de nueva creación diseñados para inyectarle liquidez a mercados afligidos por la iliquidez y hacer que el crédito fluya con facilidad a la economía.

Abril fue el mes en el que la Reserva Federal, a través de su cuarto programa de expansión cuantitativa, o quantitative easing, como se le conoce en inglés, compró más bonos del Tesoro de los Estados Unidos como porcentaje del PIB que durante los tres programas previos. El objetivo de la estrategia fue reducir la alta volatilidad que azotaba a los mercados de bonos del Tesoro y su éxito fue innegable. Esa volatilidad disminuyó a los niveles en que se encontraba cuando la pandemia afectaba solamente a la región china de Hubei.

Abril fue el mes en el que el precio del petróleo por primera vez en la historia cruzó a territorio negativo. Algunos contratos de venta del hidrocarburo a futuro cayeron brevemente debajo de cero por una simple razón: ¡hay demasiado petróleo en el mundo! Dadas las cuarentenas y los protocolos de distanciamiento social, la gente no está movilizándose en avión, tren o automóvil como lo hacía antes de la pandemia, y los proveedores de petróleo no han recortado la producción lo suficiente para mantener el suministro en equilibrio con la deprimida demanda. Sin embargo, podrían estar surgiendo buenas noticias para el sector petrolero. El uso de aplicativos para obtener direcciones por carretera está en aumento, lo que implica que la gente empieza a viajar más, y todo indica que la demanda de gasolina podría haber tocado fondo.

Abril fue un mes en el que el mercado produjo claros ganadores y perdedores. Mientras que las acciones de compañías de software, biotecnología y semiconductores se acercaron a sus niveles más altos de los últimos 12 meses, los cruceros, las aerolíneas, las compañías productoras de petróleo y gas, los hoteles, y los bancos estuvieron más de 40% por debajo de su nivel más alto de los últimos 12 meses. Aunque los mercados accionarios de países como Nueva Zelanda, Dinamarca, China, Taiwán y los Estados Unidos mostraron relativa fortaleza en medio de la crisis, recuperando gran parte del espacio perdido, los índices bursátiles de Brasil, Grecia, Austria, Rusia y la periferia europea operaron muy por debajo de sus niveles máximos de los últimos 12 meses.

Finalmente, abril fue un mes en el que los grandes crecieron y se hicieron aún más grandes. Los inversionistas fueron cautivados en masa por el bajo riesgo que aparentemente ofrecen las más grandes empresas medidas por su capitalización de mercado. Las acciones de los cinco colosos del mercado, Microsoft, Apple, Amazon, Alphabet y Facebook, ganaron $640 mil millones en capitalización de mercado en abril. Esa cantidad es más que suficiente para comprar las 100 compañías más pequeñas del S&P500 a precios actuales. El 30 de abril produjo una extraña ocurrencia: aunque las acciones de los cinco gigantes del mercado terminaron en territorio positivo, el índice en su totalidad terminó a la baja. Eso solo ha sucedido 15 veces desde que Facebook empezó a cotizarse en la bolsa en 2012, lo cual quiere decir que sucede en menos de 1% de las sesiones de negociación del mercado.

Lo que sucedió en abril es parte ya de la historia. Lo que importa es hacia dónde se dirige el mercado ahora. En otras palabras, si las lluvias de abril nos traerán flores en mayo. En gran medida, será la dirección que siga el virus lo que decidirá. Sin embargo, entre el apoyo de las enormes políticas monetarias y fiscales ya anunciadas y señales incipientes de que podríamos haber superado el pico de contagio de la pandemia, lo cual está animando a las autoridades a reabrir las economías, nos encontramos cautelosamente optimistas sobre el futuro, incluso si el mercado tuviese que digerir el tórrido repunte de abril en el corto plazo.

Muchas gracias por su atención y hasta pronto.    

Este audio se ha preparado con fines informativos solamente, y es una comunicación en nombre de J.P. Morgan Secretees LLC, miembro de FINRA y de SIPC. Las visiones que se describen pueden no ser adecuadas para todos los inversionistas y no constituyen asesoría de inversión personal ni pretenden ser una invitación a ofertar, ni una recomendación. Las perspectivas y rentabilidades pasadas no son garantía de resultados futuros. Este no es un documento de análisis de inversiones. Favor de leer otra información importante, que puede encontrarse aquí: jpmorgan.com/lapdisclosures

Hoy haremos un repaso de los principales eventos que harán de abril 2020 uno de los meses más memorables de la historia, tanto a nivel humano, como económico y en lo referente a los mercados financieros internacionales.

Analizamos las fluctuaciones del mercado, las acciones de las políticas públicas sin precedentes, la tendencia a la concentración de activos y el establecimiento de lo que se vislumbra como una nueva normalidad. Escuche el análisis completo en el audio de esta semana, “Lluvias de abril”.

Suscríbase para recibir Perspectivas.