¿Vale la pena invertir durante repuntes históricos, o es mejor esperar que llegue la próxima corrección del mercado para hacerlo?

LOS PRODUCTOS DE INVERSIÓN NO ESTÁN ASEGURADOS POR LA FDIC, NO TIENEN GARANTÍA BANCARIA Y PUEDEN PERDER VALOR. Favor de leer otra información importante, que puede encontrarse en el enlace al final de la transmisión de audio.

Desde la perspectiva del mercado, los agostos tienden a ser muy poco trascendentales. Muchos operadores y gestores aprovechan el fin del verano para tomarse unas muy ansiadas vacaciones, inclusive en tiempos pandémicos, como los que vivimos hoy, y los mercados bursátiles tienden a generar retornos negativos. Es más, agosto es uno de solo dos meses del año—setiembre es el otro—en que los índices accionarios estadounidenses históricamente han arrojado pérdidas. Pero el mes pasado fue la excepción que confirma la regla, y fue el agosto con el mejor retorno en más de tres décadas. Desde 1986, el S&P 500 no subía tanto en agosto, algo que ha llevado a muchos inversionistas a preguntarse si ahora que el mercado ha recuperado todo el terreno perdido entre febrero y marzo y ha alcanzado nuevos máximos históricos todavía es buen momento para invertir.

Bienvenidos a una nueva presentación de audio de El Pulso de América Latina. Mi nombre es Franco Uccelli, y soy el Director Ejecutivo y Jefe de Estrategia de Inversiones de Clientes Latinoamericanos de J.P. Morgan Private Bank. Hoy, trataremos de responder una pregunta muy válida en el contexto de mercados accionarios que parecieran no tener límites. Específicamente, si vale la pena o no invertir durante repuntes históricos, o si es mejor esperar que llegue la próxima corrección del mercado para hacerlo.

Sin lugar a dudas, el mercado accionario estadounidense ha operado a gran intensidad y velocidad durante los últimos cinco meses, escalando alrededor de 60% desde la aparatosa caída que sufrió en marzo. Para muchos inversionistas que tenían dinero en efectivo, esta insólita situación generó una gran urgencia de invertir lo antes posible por el temor de que las mayores ganancias se estuviesen produciendo de forma casi instantánea y que de no invertir de inmediato perderían una oportunidad excepcional de acrecentar sus patrimonios personales. Pero la historia demuestra que periodos en los que los mercados bursátiles suben rápidamente son tan buen momento como cualquier otro para poner el efectivo a buen uso en el mercado, especialmente si el horizonte de inversión con el que se invierte es de largo plazo.

La evidencia histórica no es solamente convincente, es también contundente. Aquella persona que invirtió en el S&P 500 cualquier día al azar desde el inicio de 1988 y reinvirtió todos los dividendos, habría generado un retorno positivo en los doce meses posteriores a la inversión inicial un 83% de las veces y, en promedio, su retorno acumulado en esos doce meses habría sido de 11.7%. Pero si esa misma persona hubiese invertido cualquier día en que el S&P 500 alcanzó un nuevo nivel máximo histórico, su inversión habría generado un retorno positivo 88% de las veces y su retorno acumulado habría sido de 14.6%. Más aún, si observamos los retornos totales acumulados tres o cinco años después de que se hizo la inversión inicial, la conclusión sería exactamente la misma. Eso quiere decir que cualquier día es un buen día para invertir si se hace con una perspectiva de largo plazo, así sea un día en que el mercado bursátil alcanza un nuevo récord histórico.

Hay, y siempre habrá, razones para sentir ansiedad por las perspectivas de los mercados financieros, y es por eso sumamente importante mirar el panorama de forma amplia y con una visión a largo plazo. La economía de los Estados Unidos se encuentra actualmente en una fase de recuperación, lo que históricamente ha sido un buen augurio para la rentabilidad de los activos de riesgo. Además, uno no puede subestimar el poder de la política monetaria de la Reserva Federal para respaldar los mercados financieros, sobre todo si su intención explícita es seguir siendo flexible y solidaria en el futuro previsible. Y en términos de la incertidumbre que están produciendo las elecciones presidenciales del 3 de noviembre en Estados Unidos, nuestro riguroso análisis concluye que probablemente los mercados bursátiles continuarán subiendo gane quien gane la contienda electoral. 

Los mercados pueden tener semanas, meses o inclusive años malos, pero el valor de las inversiones en el S&P 500 siempre ha seguido la misma tendencia alcista a lo largo del tiempo. Cuando los riesgos aparentes suben, como cuando el mundo confronta una pandemia aterradora o un proceso electoral incierto, podría ser prudente ajustar las asignaciones de las carteras de inversión para inclinarse más hacia sectores del mercado que puedan beneficiarse de ciertas situaciones puntuales, o quizás recortar posiciones que estén expuestas a dinámicas negativas. Pero independientemente de las condiciones existentes, invertir y sobre todo mantenerse invertido es un paso relativamente sencillo que cualquier persona puede dar para aumentar su capital con el pasar del tiempo.

Muchas gracias por su atención y hasta pronto.

Este audio se ha preparado con fines informativos solamente, y es una comunicación en nombre de J.P. Morgan Secretees LLC, miembro de FINRA y de SIPC. Las visiones que se describen pueden no ser adecuadas para todos los inversionistas y no constituyen asesoría de inversión personal ni pretenden ser una invitación a ofertar, ni una recomendación. Las perspectivas y rentabilidades pasadas no son garantía de resultados futuros. Este no es un documento de análisis de inversiones. Favor de leer otra información importante, que puede encontrarse aquí: www.jpmorgan.com/LAPdisclosures

El mercado accionario estadounidense ha operado a gran intensidad y velocidad durante los últimos cinco meses, escalando alrededor de 60% desde la aparatosa caída que sufrió el pasado marzo.

Ante el dilema de muchos inversores con efectivo en las carteras, afirma Uccelli: “La historia demuestra que periodos en los que los mercados bursátiles suben rápidamente son tan buen momento como cualquier otro para poner el efectivo a buen uso en el mercado, especialmente si el horizonte de inversión es de largo plazo”.

Escuche el análisis completo en el audio de esta semana: “Invertir o no invertir, he ahí el dilema”. 

Suscríbase para recibir Perspectivas.