LOS PRODUCTOS DE INVERSIÓN NO ESTÁN ASEGURADOS POR LA FDIC, NO TIENEN GARANTÍA BANCARIA Y PUEDEN PERDER VALOR.

 

Favor de leer otra información importante, que puede encontrarse en el enlace al final de la transmisión de audio.

 

En el 2018, la Reserva Federal de Estados Unidos, comúnmente conocida como “la Fed”, subió la tasa de interés de referencia 25 puntos básicos cuatro veces, hasta llegar a 2.5%, su nivel más alto en más de una década. Al cierre del año, es decir hace escasos dos meses, la expectativa era que la Fed mantendría la tendencia alcista y subiría la tasa dos veces más en el transcurso del 2019, hasta llevarla a un nivel terminal de 3.0%. Sin embargo, luego de la última reunión de su comité de política monetaria a fines de enero, la Fed anunció que optaría en vez por hacer una pausa, pero que se mantendría muy alerta y vigilante, antes de modificar nuevamente la tasa de referencia, algo que el mercado interpretó como una buena señal de que la fiesta que ha impulsado a los mercados accionarios de forma impresionante en lo que va de este año podría extenderse más allá de lo que se tenía inicialmente previsto.

 

Bienvenidos a una nueva presentación de audio de El Pulso de América Latina. Mi nombre es Franco Uccelli, y soy el Director Ejecutivo y Jefe de Estrategia de Inversiones de Clientes Latinoamericanos de J.P. Morgan Private Bank. Hoy, compartiremos con ustedes nuestra visión sobre los factores que han motivado a la Fed a subir la tasa de referencia nueve veces en los últimos tres años y sobre el impacto que tasas de interés más altas podrían tener sobre los países de América Latina.

 

Hace una década, en el contexto de la crisis global y la recesión en Estados Unidos, la Fed bajó la tasa de interés de referencia a niveles sin precedentes para estimular el crecimiento y prevenir una catástrofe económica de gran escala. Con el paso del tiempo, y conforme la economía doméstica se recuperó y la situación macro global se estabilizó, la necesidad de mantener la tasa de referencia a niveles históricamente bajos se redujo significativamente. Es así como a partir de fines del 2015 la Fed decidió iniciar el proceso de normalización de política monetaria, el cual llevaría a cabo a través de una subida gradual y ordenada de la tasa de referencia. A pesar de que desde entonces la Fed ha aumentado la tasa nueve veces, su nivel actual de 2.5% sigue siendo relativamente bajo, muy inferior al promedio cercano a 5% que tuvo durante los 20 años previos a la crisis. La decisión de aumentar la tasa de referencia una vez consolidada la recuperación económica se basó fundamentalmente en tres factores. El primer factor fue el simple hecho de que tasas de interés reales eran demasiado bajas y podrían generar desincentivos para que los bancos presten dinero y por ende podrían limitar el crecimiento de la economía, el segundo factor fue la necesidad de fortalecer el arsenal de política monetaria de la misma Fed para hacerle frente a la próxima crisis, llegue ésta cuando llegue, y el tercer factor fue la necesidad de llevar a la tasa de referencia a su nivel neutral, que no es ni expansivo ni restrictivo, una vez que la economía de Estados Unidos estuviese bien equilibrada.

 

La subida de las tasas de interés en los Estados Unidos, en particular en el último año, ha tenido algunas consecuencias desfavorables para América Latina. Por un lado, en la medida en que las decisiones de la Fed han generado mayor incertidumbre en los mercados internacionales, la volatilidad financiera ha incrementado, algo que después de un 2017 relativamente tranquilo generó mayor ansiedad en el 2018, impactando negativamente los retornos de las inversiones tanto a nivel global como regional. Por otro lado, la subida de tasas en Estados Unidos, y no así en los demás principales mercados del mundo, hizo que en términos generales el dólar se fortaleciera contra las monedas de América Latina, haciendo las inversiones en dólares algo más apetecible y afectando de forma directa la entrada de flujos financieros internacionales a la región. Finalmente, la subida de tasas de interés en los Estados Unidos restringió la liquidez global e incrementó el costo financiero de los gobiernos y compañías de América Latina, las cuales tienen ahora que financiar sus operaciones y déficits en dólares a tasas más altas.

 

Pero el impacto de la subida de tasas en los Estados Unidos en América Latina no es para nada uniforme. Mientras que los países con necesidades de financiamiento externo altas, es decir, aquellos cuya deuda dolarizada representa un porcentaje alto de su endeudamiento total, son sin duda los más vulnerables. Así mismo, aquellos países con desequilibrios importantes, tanto fiscales como externos, y con poco espacio de maniobra para implementar políticas de ajuste contra-cíclicas, son los más expuestos a una reducción en los niveles de liquidez que un aumento de tasas internacionales trae consigo. Utilizando estas métricas, mientras países como Ecuador y Argentina, con niveles de endeudamiento en dólares bastante altos y con desequilibrios económicos importantes, se ven particularmente vulnerables, países como Chile y Perú, con niveles de endeudamiento externo comparativamente bajos y con una disciplina fiscal ejemplar y cuentas externas relativamente balanceados, se ven aptos para sobrellevar de forma efectiva un entorno global adverso caracterizado por tasas más altas y liquidez financiera más baja.

 

Muchas gracias por su atención y hasta pronto.

 

Y ahora, escuchemos una información importante:

 

Este audio se ha preparado con fines informativos solamente, y es una comunicación en nombre de J.P. Morgan Securities LLC, miembro de FINRA y de SIPC. Las visiones que se describen pueden no ser adecuadas para todos los inversionistas y no constituyen asesoría de inversión personal ni pretenden ser una invitación a ofertar, ni una recomendación. Las perspectivas y rentabilidades pasadas no son garantía de resultados futuros. Este no es un documento de análisis de inversiones. Favor de leer otra información importante, que puede encontrarse aquí: www.jpmorgan.com/LAPdisclosures.

Escuche el audio con el episodio de esta semana, “¿Por qué importan las tasas de interés?”.

La reciente decisión respecto a tasas de interés de la Reserva Federal de EE.UU., conocida comúnmente como “la Fed”, de mantener la tendencia alcista de la última década, se interpretó en los mercados como una buena señal. “La fiesta que ha impulsado a los mercados accionarios de forma impresionante en lo que va de este año podría extenderse más allá de lo que se tenía inicialmente previsto”, explica Uccelli. Sin embargo, la subida de las tasas de interés en los EE.UU., en particular en el último año, ha tenido consecuencias desfavorables para nuestra región. 

“En términos generales, la subida hizo que el dólar se fortaleciera contra las monedas de América Latina, haciendo las inversiones en dólares algo más apetecible y afectando de forma directa la entrada de flujos financieros internacionales”, afirma Uccelli.

Sin embargo, el impacto de la subida de tasas en los EE.UU. sobre América Latina no es para nada uniforme. “Mientras países como Ecuador y Argentina, con niveles de endeudamiento en dólares bastante altos y con desequilibrios económicos importantes, se ven particularmente vulnerables, países como Chile y Perú, con niveles de endeudamiento externo comparativamente bajos, una disciplina fiscal ejemplar y cuentas externas relativamente balanceadas, se ven aptos para sobrellevar de forma efectiva un entorno global adverso”, concluye Uccelli.

Para obtener más información de nuestra perspectiva sobre  el panorama macroeconómico, le invitamos a contactar a su asesor de J.P. Morgan.