Conectamos emprendedores sociales con el sector privado para resolver los problemas más apremiantes en comunidades de América Latina con ideas frescas e innovadoras.

Piense en las causas filantrópicas que más le interesan: ¿Disminuir la pobreza?  ¿Luchar contra el cambio climático? ¿Mejorar la educación primaria? Ahora imagine un mundo donde líderes de todos los sectores se unan para impulsar ese cambio social—desde inversionistas y filántropos, a incansables emprendedores sociales. 

Con el objetivo de conectar al sector privado con agentes de cambio, J.P. Morgan Private Bank se asoció a Ashoka,  la mayor organización global de emprendedores sociales, para crear el ASN Summit Latinoamérica (ASN – Ashoka Support Network).

El primer foro conjunto de ambas firmas se celebró el pasado septiembre en la ciudad de México. “Se presentaron ideas muy innovadoras, con potencial de impacto social muy alto en las áreas de salud, economía, y participación cívica, entre otras”, dice María José Céspedes, directora ejecutiva de Ashoka para México, Centroamérica y el Caribe.

Una red de innovadores

Ashoka se fundó hace más de 40 años con la visión de que la fuerza más poderosa para cambiar el mundo es un emprendedor social con una idea innovadora. Además de dar visibilidad a proyectos sociales o medioambientales, la educación es un pilar clave en la estrategia de Ashoka, especialmente durante las edades de 12 a 18 años. “Con la educación y recursos apropiados, cualquier niño o niña en el mundo puede ser un agente de cambio”, afirma Céspedes. Los proyectos educativos de Ashoka se enfocan en el fomento de la empatía, el trabajo en equipo, y una mentalidad orientada a la resolución de problemas.

La organización—cuyo nombre está inspirado por el Emperador Ashoka, gobernador pacifista y unificador de la India en siglo III A.C.—comenzó operaciones en Latinoamérica en Brasil, hace 35 años. Hoy en día, Ashoka tiene oficinas en cinco países de América Latina—México, Argentina, Chile, Brasil y Venezuela—y de los 3,800 emprendedores sociales que son miembros de la red global de Ashoka, más de 1,000 se ubican en nuestra región. 

 “En América Latina, estos emprendedores sociales han logrado cambios que impactan la sociedad en la que vivimos, a menudo en formas en las que ni nos damos cuenta”, afirma Céspedes. “Sus iniciativas han contribuido a resolver algunas de las problemáticas más urgentes en los países en los que operamos, como cambiar sistemas penitenciarios, potenciar el comercio justo, mejorar la calidad del agua, y alterar políticas públicas”.

Perfecta alianza

J.P. Morgan Private Bank se asoció con Ashoka para conectar emprendedores sociales entre ellos y acercarlos a líderes del sector privado. Pero la sinergia de esta asociación va más allá de la filantropía. “Los valores de nuestros clientes se alinean perfectamente con la disposición de los emprendedores sociales de Ashoka”, afirma Maria Alejandra Oltra, vice presidenta y asesora de filantropía para América Latina. 

“Muchas de las familias e individuos que asesoramos en la banca privada, son ellos mismos emprendedores en diversas áreas de negocio y, a menudo, el carácter emprendedor es un valor fundamental de la familia”. 

Otro valor que ambas firmas comparten es la búsqueda de soluciones sostenibles a largo plazo, algo que explica la inusual longevidad y efectividad de las iniciativas promovidas por Ashoka. “Más del 90% de los emprendedores continúan trabajando en sus proyectos tras cinco años de su fundación”, indica Céspedes. Comparado con la esperanza de vida media de un startup, que suele ser inferior a un año, el porcentaje de éxito de estas iniciativas sociales es excepcional. “Las soluciones que ofrecen están orientadas al mercado”, explica Oltra. “Se basan en una necesidad, y toman en consideración aspectos técnicos de cualquier empresa sostenible, como costos e ingresos, entre otros.”

El evento celebrado en México el pasado 10 y 11 de septiembre, destacó por ser una experiencia interactiva y más que teórica, práctica. El primer día se realizaron una serie de paneles y mesas de trabajo en la sede de IPADE, escuela de negocios de la Universidad Panamericana. En otra jornada, los asistentes al evento pudieron observar de primera mano el cambio sistémico causado por algunas iniciativas locales de la red Ashoka.  Entre los proyectos visitados en diversas ubicaciones de la capital mexicana, destacan iniciativas de sostenibilidad de recursos naturales, reinserción social de presos, inclusión de discapacitados y apoyo a comunidades excluidas mediante el comercio justo. “Se crearon conexiones muy valiosas entre líderes del sector privado y las asociaciones que apoyamos”, dice Céspedes sobre el evento en la ciudad de México. “Creo que el interés que están mostrando los clientes de J.P. Morgan, y el interés del banco en brindar estos servicios a sus clientes, habla mucho de la institución”.

Entre los viajes realizados por los asistentes al fórum de México, destacó una visita a las instalaciones y taller de cultura de Reinserta, una organización sin fines de lucro que busca romper el ciclo de delincuencia de jóvenes mediante la reinserción social. Las actividades desarrolladas por Reinserta involucran cuatro ejes: Habilitación laboral; justicia restaurativa; salud mental; y autocuidado y educación. Además de causar un impacto incalculable sobre las vidas de jóvenes que estuvieron privados de libertad, el directorio de Reinserta, constituido exclusivamente por mujeres, logró alterar el Código Nacional de Procedimientos Penales en México para mejorar las condiciones de menores encarcelados y de los hijos de padres presos. 

El trabajo en Ashoka, una red que engloba múltiples empresas de cambio social como Reinserta, puede resultar abrumador, al estar en contacto diario con problemáticas sociales y medioambientales de gran gravedad. Sin embargo, Céspedes declara ver el futuro con optimismo. “Estoy en un lugar muy privilegiado porque puedo ver mundo desde las lentes de las soluciones, no de los problemas”, afirma. “Aunque a veces me abruman las condiciones de algunas comunidades, sé de primera mano que hay gente muy talentosa trabajando en soluciones sostenibles”.

El próximo ASN Summit Latinoamérica tendrá lugar en Buenos Aires, Argentina, el 7 y 8 de noviembre de 2019. El evento incluye paneles, grupos de trabajo, networking y reflexión, así como visitas de campo a los lugares de trabajo de emprendedores sociales de la red. Si tiene interés en conocer más sobre la Red de Apoyo Ashoka o desea asistir a este evento, por favor póngase en contacto con su  asesor de J.P. Morgan.